Los pun­tos des­ta­ca­dos de la re­for­ma pe­da­gó­gi­ca que co­men­za­rá el pró­xi­mo año

Perfil (Domingo) - - SOCIEDAD - MAXIMO CA­VAZ­ZA­NI J.H.

ha­cer una red pa­ra que el se­cun­da­rio no que­de des­col­ga­do del mer­ca­do la­bo­ral”, di­ce.

Lo mis­mo le pa­só a Die­go Leu­co, tam­bién pe­rio­dis­ta: “Si me hu­bie­sen di­cho de ir a una ra­dio de ver­dad en mi úl­ti­mo año, hu­bie­se da­do la vi­da por eso. Apo­yo las ex­pe­rien­cias la­bo­ra­les, pe­ro pa­ra los chi­cos que ten­gan ga­nas de ha­cer­las, no obli­ga­to­rias pa­ra to­dos”. El rol de los do­cen­tes. “El apren­di­za­je es uno de los sucesos más im­por­tan­tes y cen­tra­les de nues­tras vi­das. Por eso es pri­mor­dial tra­tar de co­no­cer­lo, com­pren­der­lo y es­tu­diar có­mo po­de­mos me­jo­rar los pro­ce­sos que in­vo­lu­cra. En es­te sen­ti­do, los avan­ces de la cien­cia en el co­no­ci­mien­to de la con­duc­ta hu­ma­na y el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral pue­den brin­dar in­for­ma­ción va­lio­sa so­bre có­mo en­se­ña­mos y apren­de­mos, y así te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en las teo­rías y prác­ti­cas de la edu­ca­ción”, di­ce Fa­cun­do Manes, neu­ró­lo­go y neu­ro­cien­tí­fi­co.

Y des­ta­ca el pa­pel de los maes­tros co­mo ac­to­res claves a la ho­ra de pen­sar cam­bios que sur­jan de la re­fle­xión crí­ti­ca y la ela­bo­ra­ción in­ter­dis­ci­pli­na­ria, por ser “quie­nes co­no­cen co­mo na­die la reali­dad de las au­las y cons­tru­yen día a día los puen­tes en­tre la teo­ría y la prác­ti­ca del mun­do de la en­se­ñan­za y el apren­di­za­je”.

Ba­sa­do en su pro­pia ex­pe­rien­cia al fren­te de las au­las, el es­cri­tor e his­to­ria­dor Eduar­do Sa­che­ri cree que se­ría fun­da­men­tal mo­di­fi­car la for­ma­ción do­cen­te, bus­car una vin­cu­la­ción ma­yor con una es­cue­la y je­rar­qui­zar su la­bor con me­jo­ras sa­la­ria­les. “Me pa­re­ce que la for­ma­ción de quie­nes dan cla­ses en se­cun­da­ria tie­ne que ser uni­ver­si­ta­ria. Y por el otro la­do, hay que bus­car una vin­cu­la­ción más fuer­te con una es­cue­la de­ter­mi­na­da y evi­tar que ro­ten por un sin­nú­me­ro de es­cue­las dis­tin­tas”.

“Pa­ra mí lo más im­por­tan­te es el uno a uno con los chi­cos, cap­tar sus de­seos y su vo­ca­ción, una ta­rea pa­ra na­da fá­cil pe­ro que en ca­sos co­mo el mío lo­gra­ron los do­cen­tes”, di­ce Ja­vier Daulte, guio­nis­ta y dra­ma­tur­go. “Creo que pa­ra eso de­be­rían bus­car­se pro­fe­so­res que ade­más de te­ner su tí­tu­lo tam­bién ejer­zan esa ma­te­ria en sus tra­ba­jos dia­rios. Por ejem­plo, que Li­te­ra­tu­ra la dic­te un es­cri­tor. O Tea­tro, un ac­tor. De esa ma­ne­ra se pue­de trans­mi­tir la pa­sión por la dis­ci­pli­na”, apor­ta. “Se­cun­da­ria del Fu­tu­ro”. Así de­fi­ne el go­bierno por­te­ño el pro­yec­to que bus­ca re­for­mar la en­se­ñan­za se­cun­da­ria en las es­cue­las de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, y que se pon­drá en mar­cha el año que vie­ne.

Con una prue­ba pi­lo­to que se rea­li­za­rá pri­me­ro en 17 co­le­gios, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción por­te­ño di­se­ñó un plan que si bien no mo­di­fi­ca la cu­rrí­cu­la, sí plan­tea un es­que­ma de cam­bios don­de, en­tre otros sig­ni­fi­ca­ti­vos, en el úl­ti­mo año los alum­nos ten­drán prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les y po­drán ade­lan­tar dos ma­te­rias del CBC o de al­gu­na for­ma­ción ter­cia­ria.

Así, en­tre las prin­ci­pa­les mo­di­fi­ca­cio­nes que se ha­rán a la se­cun­da­ria tal co­mo se la co­no­ce se des­ta­ca que su or­ga­ni­za­ción es­ta­rá di­vi­di­da en tres ci­clos, los dos pri­me­ros de dos años ca­da uno, que se­rán un ci­clo bá­si­co y orien­ta­ti­vo, y un ter­ce­ro en el que se bus­ca­rá una for­ma­ción más in­te­gra­do­ra y for­ma­ti­va con lo que pa­sa­rá más allá de la es­cue­la.

Por eso, las prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les for­ma­rán par­te del 50% del con­te­ni­do de ese año pa­ra que los es­tu­dian­tes lo­gren “apli­car los apren­di­za­jes en em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes se­gún los ta­len­tos e in­tere­ses de ca­da uno”, tal co­mo se ex­pli­có. Ese año tam­bién se bus­ca­rá tra­ba­jar en el au­la con las ha­bi­li­da­des y los pro­yec­tos pro­pios de los alum­nos.

Pa­ra eso, el rol de los do­cen­tes tam­bién cam­bia, ya que se apun­ta­rá a un tra­ba­jo más co­la­bo­ra­ti­vo en cla­se, y que ten­gan un rol de guía y me­nos ex­po­si­ción. Tam­bién ha­brá tu­to­res y ma­yor uso de la tec­no­lo­gía. En ese con­tex­to, só­lo el 30% de la cla­se se­rá pa­ra in­tro­du­cir los con­te­ni­dos, mien­tras que el 70% res­tan­te apun­ta­rá al “tra­ba­jo au­tó­no­mo y co­la­bo­ra­ti­vo”.

Si­guien­do el es­que­ma del mo­de­lo edu­ca­ti­vo fin­lan­dés, los con­te­ni­dos de las ma­te­rias pa­sa­rán a es­tar or­ga­ni­za­dos en áreas de co­no­ci­mien­to: en lu­gar de ser asig­na­tu­ras suel­tas, se or­ga­ni­za­rán e in­te­gra­rán. En es­te ca­so, una es­ta­rá vin­cu­la­da a Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­ni­da­des; otra, a Cien­cia y Tec­no­lo­gía, y otra, a Co­mu­ni­ca­ción y Ex­pre­sión.

De­jar atrás la me­mo­ri­za­ción y el exa­men tra­di­cio­nal. A mí me hu­bie­se gus­ta­do te­ner pro­gra­ma­ción.

A la ho­ra de eva­luar, des­apa­re­cen las no­tas nu­mé­ri­cas y se re­em­pla­zan por un sis­te­ma de cré­di­tos que los es­tu­dian­tes irán acu­mu­lan­do acor­de a su ren­di­mien­to y sus lo­gros aca­dé­mi­cos. Ha­brá un mí­ni­mo de cré­di­tos pa­ra apro­bar por ca­da área de co­no­ci­mien­to. Tam­bién se eli­mi­na la re­pi­ten­cia, ya que quie­nes no lo­gren re­unir los cré­di­tos ne­ce­sa­rios al fi­na­li­zar el año ten­drán cla­ses de apo­yo del área en la que ha­yan pre­sen­ta­do las di­fi­cul­ta­des.

La re­for­ma co­men­za­rá el año que vie­ne en 17 es­cue­las de la Ciu­dad y al­can­za­rá a ca­si 2.500 chi­cos. Lue­go se su­ma­rán las de­más, gra­dual­men­te. Una vez co­no­ci­da la pro­pues­ta, se ma­ni­fes­ta­ron vo­ces a fa­vor y en con­tra. In­clu­so hu­bo to­mas en al­gu­nas es­cue­las pa­ra ma­ni­fes­tar su re­cha­zo.

CEDOC PER­FIL

NUE­VO. No se re­pe­ti­rá y ha­brá cré­di­tos en lu­gar de no­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.