El en­tre­na­dor más bus­ca­do por po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios

Ja­vier Va­len­cia tie­ne 60 años, em­pe­zó hace 30 co­mo per­so­nal trai­ner de Ama­li­ta For­ta­bat; lue­go su­mó a Awa­da. Tra­ta de evi­tar a fi­gu­ras de la tV.

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - JU­LIE­TA MONDET

le “Es­tás gor­da, ba­já 5 kilos y des­pués ve­ní”, y “Si no quie­ren ha­cer­se pis cuan­do se rían con­trai­gan el pe­ri­neo ¡va­mos!”, son al­gu­nas de las frases que se le sue­len es­cu­char du­ran­te sus cla­ses. En su círcu­lo lo lla­man “Hitler”, pe­ro él ase­gu­ra que to­das v uel­ven. Em­pe­zó es­tu­dian­do in­ge­nier ía agró­no­ma, pa­só por ki­ne­sio­lo­gía y has­ta fue DJ y em­plea­do de una me­ta­lúr­gi­ca has­ta que en­con­tró su vo­ca­ción. Lle­gó a dar 17 cla­ses par­ti­cu­la­res en una se­ma­na y ca­da vez que se cam­bia de gim­na­sio ellas lo si­guen. En­tre sus alum­nas, que lle­van has­ta vein­te y trein­ta años con él, es­tán Ca­ro­li­na Stan­ley, Agus­ti­na Ay­llon, la hi- ja de Ama­li­ta For­ta­bat, Bar­bi Ben­go­lea, Evan­ge­li­na Bom­pa­ro­la, y has­ta la pri­me­ra da­ma, Jua­lia­na Awa­da, fue par­te de lo que él lla­ma su “fra­ter­ni­dad”. In­clu­so, mu­chos po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios co­mo Fe­de­ri­co Sal­vai, Fran­cis­co y Fe­de­ri­co de Narváez fue­ron a bus­car­lo. Ja­vier Va len­cia, afín al mé­to­do de la ca­lis­te­nia, se con­vir­tió en el en­tre­na­dor más bus­ca­do. Em­pe­zó co­mo per­so­nal trai­ner y hoy da cla­ses en Pa­tio Bull­rich “por­que la cla­ve es­tá en la mo­ti­va­ción gru­pal”.

—¿Có­mo hace pa­ra que no lo aban­do­nen?

—Pa­ra mí la gim­na­sia tie­ne que ser di­ver­ti­da. No só­lo efec­ti­va. Pe­ro co­mo yo no soy ni sim­pá­ti­co ni pa­ya­so, más bien exi­gen­te y di­rec­to, uso otra es­tra­te­gia: bai­lo, y lo ha­go muy mal. En­ton­ces ellas me co­pian y les sa­le me­jor y eso hace que se di­vier­tan y ga- nen con­fian­za en sí mis­mas. ¡Y en mí! Por­que sa­ben que no les mien­to. Así se ge­ne­ra una amis­tad en­tre to­dos. El se­cre­to es te­ner­las mo­ti­va­das. So- mos una fra­ter­ni­dad ya.

—¿Có­mo es eso?

—Pa­ra que te des una idea, cuan­do Mau­ri­cio se pos­tu­la­ba co­mo je­fe de Go­bierno, Ju­lia­na di­jo que no iba a po­der ve­nir más, en­ton­ces cuan­do caía las chi­cas la aplau­dían y la mo­ti­va­ban pa­ra se­guir. Bom­pa­ro­la vie­ne y les pi­de opi­nión a to­das so­bre sus co­sas. Se ge­ne­ra una ener­gía muy po­si­ti­va. Sa­li­mos del gim­na­sio y nos va­mos a un ca­fé o a al­gu­na ca­sa. Cuan­do le to­có a Ju­lia­na le pi­dió a la co­ci­ne­ra que ha­ga en­sa­la­das y co­sas ára­bes muy sa­nas con ver­du­ras. Se cui­dan mu­cho por­que yo las vuel­vo lo­cas. Ca­paz que des­pués co­men mal, pe­ro ade­lan­te mío nin­gu­na se

“las acom­pa­ño en el pa­so del tiem­po y voy adap­tan­do los ejer­ci­cios a to­das las eda­des.”

MAR­CE­LO ABALLAY

LA CLA­VE. Ja­vier hace ca­lis­te­nia y di­ce que el se­cre­to pa­ra man­te­ner a sus alum­nos es la exi­gen­cia, la mo­ti­va­ción gru­pal y acom­pa­ñar el pa­so del tiem­po.

Ju­lia­na Awa­da, Fe­de­ri­co Sal­vai (tam­bién su mu­jer la mi­nis­tra Ca­ro­li­na Stan­ley) , Agus­ti­na Ay­llon,

HAY EQUI­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.