La ru­ti­na de Ju­lia­na

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS -

—Sí, yo la lle­va­ba a ese gym y él sen­ta­do en la bi­ci fi­ja la mi­ra­ba de reojo por de­trás del dia­rio. Pe­ro no aus­pi­cié de ce­les­tino.

—¿Le dio cla­ses a Ma­cri?

—Al­gu­na vez sí, pe­ro na­da im­por­tan­te por­que no en­treno a pa­re­jas por­que si se se­pa­ran, uno que­da en el me­dio.

—¿Có­mo lo ve fí­si­ca­men­te?

—Se man­tie­ne por­que es de­por­tis­ta, le gus­ta ha­cer bi­ci, jue­ga al tenis y al fútbol, no fu­ma ni to­ma. Aun­que... tie­ne mu­chos pro­ble­mas con la ro­di­lla. Esas son co­sas de de­por­tis­ta. Por eso, yo en­treno a la gen­te pa­ra que cuan­do ha­ga de­por­te no se las­ti­me. Pe­ro Mau­ri­cio hace la su­ya, es de esos ca­sos que no to­ma­ría por­que son ca­pri­cho­sos.

—¿Có­mo lle­ga a te­ner clien­tas co­mo Awa­da?

—Yo tra­ba­ja­ba en Body Gym y un día una ami­ga en co­mún me lle­va con Ama­lia For­ta­bat y de ahí a su hi­ja Bar­bi Ben­go­lea, y se fue­ron su­man­do Ju­lia­na, Agus­ti­na Ay­llon, Stan­ley... Era un gru­po tre­men­do. Po­dría es­cri­bir un li­bro y me ten­dría que ir del país.

—¿Có­mo fue en­tre­nar a Ama­lia For­ta­bat?

—Yo es­ta­ba re­cién em­pe­zan­do mi ca­rre­ra y cuan­do lle­gué a su ca­sa es­ta­ba ella, un En su última eta­pa de en­tre­nam ien­to con Va­len­cia, Ju­lia­na iba tres ve­ces por se­ma­na al gim­na­sio pa­ra ha­cer ca­lis­te­nia en gru­po, con­cien­ti­zar ca­da múscu­lo y mol­dear. Mu­cho glú­teo y hom­bros. A lo que le su­ma­ba dos días de en­tre­na­mien­to per­so­nal con lo que hoy se cono- ce co­mo Fun­cio­nal. Man­cuer­nas, sal­to con so­ga, pe­lo­ta sue­ca y ab­do­mi­na­les eran la ba­se de sie­te ejer­ci­cios dis­tin­tos y con­ti­nuos de 10 re­pet icio­nes ca­da uno. Y una vez fi­na­li­za­das se vol­vía a em­pe­zar pe­ro su­man­do cin­co re­pe­ti­cio­nes más a ca­da uno. Una vez ter­mi­na­do ese cir­cui­to, se car­dió­lo­go, un mé­di­co clí­ni­co, y un ki­ne­sió­lo­go. Di la cla­se, y me di­je­ron que vuel­va. Pa­ra la ter­ce­ra vez ya no es­ta­ban. Des­pués me re­ve­ló que los es­pe­cia­lis­tas me ha­bían da­do el ok. Yo iba muer­to de mie­do. A ella le da­ba otro pro­fe y co­me­tió un error: le pa­só fo­tos del in­te­rior de su ca­sa a una re­vis- ta, ella se enojó y lo des­pi­dió.

—¿Le pi­den con­fi­den­cia­li­dad?

—Soy re­ser­va­do. Voy y ha­go mi tra­ba­jo. Y ellos me di­cen que me pro­te­gen al no dar­me cier­ta in­fo.

—¿Cuál es su alum­na más dis­ci­pli­na­da?

—¡To­das! Ju­lia­na es in­creí- volv ía em­pe­za r pe­ro com­bi­nan­do los ejer­ci­cios. La última par­te de la cla­se cons­ta­ba de mo­vi­mien­tos de des­tre­za y sal­tos de des­pla­za­mien­to sin mu­cho im­pac­to. De­bi­do a sus obli­ga­cio­nes, Ju­lia­na hoy ya no pue­de se­guir ese rit­mo por lo cual hace na­do y yo­ga­te­nis y se man­tie­ne ac­ti­va. ble có­mo se po­ne las pi­las y no le hace as­co a na­da. Le de­cís que ha­ga la vuel­ta car­ne­ro do­ble y te la hace.

—¿Por qué si­guen yen­do?

—Por­que soy lo úni­co que les hace efec­to, y me­jo­ra su cuer­po y sa­lud. Ade­más, nun­ca ha­ce­mos lo mis­mo y to­do va acor­de a la edad.

—¿Les im­por­ta mu­cho el pa­so del tiem­po?

—Mi ne­go­cio es acom­pa­ñar ese pa­so y que en­ve­jez­can lo me­jor po­si­ble y na­tu­ral­men­te. Pa­ra ellas es im­por­tan­tí­si­mo por­que quie­ren “ci­ru­jear­se” lo me­nos po­si­ble. A al­gu­nas les pre­gun­tan si se hi­cie­ron una li­po. En ocho me­ses las trans­for­mo.

—¿Eli­ge a quién en­tre­nar?

—Si es par­ti­cu­lar, sí. Cuan­do vie­nen in­ves­ti­go ca­da ca­so, to­mo por­cen­ta­jes de gra­sa y múscu­lo... y si su pro­ble­ma es psi­co­ló­gi­co, “an­dá al con­sul­to­rio, yo no soy psi­có­lo­go”. Pe­ro doy cla­ses to­dos los días pa­ra cual­quier so­cio en Li­fe Cen­ter Ele­gan­ce Gym.

—¿Cuál es la alum­na más di­fí­cil?

—Las de la te­le, por eso no las to­mo. Por­que vie­ne por can­je, no se com­pro­me­te y yo no vi­vo de eso.

—¿Y los hom­bres po­lí­ti­cos?

—No vie­nen pa­ra es­tar lin­dos, sino pa­ra sen­tir­se sa­nos por­que en­ve­je­cen mu­cho en cor­to tiem­po. Mu­cho ae­ró­bi­co, for­ta­le­ci­mien­to y equi­li­brio.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

Fran­cis­co de Narváez, Ted Tur­ner y Ama­li­ta For­ta­bat son al­gu­nos de los que lo tu­vie­ron co­mo en­tre­na­dor.

VIA­JE­RO. Va­len­cia na­ció en Ni­ca­ra­gua y es­tu­dió en EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.