“se pue­de ma­ni­pu­lar”

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR - PA­BLO HELMAN

Sergio Za­bal­za es psi­coa­na­lis­ta, ma­gís­ter en Clí­ni­ca Psi­coa­na­lí­ti­ca (Un­sam), Li­cen­cia­do en Psi­co­lo­gía (UBA) y ac­tual doc­to­ran­do en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Es de esos ana­lis­tas que no du­da ex­pre­sar en dis­tin­tos me­dios su opi­nión so­bre los te­mas de ac­tua­li­dad.

—¿Qué le pue­de de­cir el psi­coa­ná­li­sis –en su mo­men­to ac­tual– a la po­lí­ti­ca?

—El ana­lis­ta in­ci­de en la vi­da de la po­lis por­que su in­ter­ven­ción cues­tio­na el efec­to de las sig­ni­fi­ca­cio­nes co­mu­nes de una co­mu­ni­dad so­bre un cuer­po de de­seo, más allá de quién ocu­pe un go­bierno. Por ejem­plo, el só­lo he­cho de in­te­rro­gar la frase “me co­mí un pi­be” en un su­je­to anoré­xi­co hace que los im­pe­ra­ti­vos de go­ce de una épo­ca –cul­to a la es­té­ti­ca, re­cha­zo a la fi­ni­tud, de­gra­da­ción amo­ro­sa a cam­bio de sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta, etc;– sean de por sí cues­tio­na­dos. El ana­lis­ta ne­ce­si­ta co­no­cer los tra­zos grue­sos de la sub­je­ti­vi­dad en que rea­li­za su prác­ti­ca por­que la sin­gu­la­ri­dad de quien con­sul­ta ha­bi­ta en lo que hace di­fe­ren­cia res­pec­to a esos de­ter­mi­nan­tes so­cia­les. El cul­to al in­di­vi­dua­lis­mo pro­pio de la sub­je­ti­vi­dad neo­li­be­ral que hoy im­pe­ra en el mun­do oc­ci­den­tal es­tá pre­sen­te en el su­fri­mien­to de los pa­cien­tes que con­sul­tan. Los ata­ques de pá­ni­co, el ais­la­mien­to, las adic­cio­nes, la de­pre­sión o la me­di­ca­li­za­ción in­dis­cri­mi­na­da tes­ti­mo­nian el de­te­rio­ro de la pa­la­bra co­mo me­dio pri­vi­le­gia­do pa­ra tra­mi­tar los ava­ta­res aními­cos. La me­ri­to­cra­cia ali­men­ta la ilu­sión de un su­je­to au­to­su­fi­cien­te cu­ya ne­fas­ta im­pron­ta se tra­du­ce en la es­tig­ma­ti­za­ción del se­me­jan­te. Una mi­se­ria eró­ti­ca que Mau­ri­cio Kar­tun de­nun­cia en su ge­nial Te­rre­nal cuan­do el Ta­ti­ta Dios le di­ce a Caín: “Ama­rás más a los in­mue­bles que a los hom­bres. Y lle­va­rás aden­tro el peor de los cas­ti­gos que al­guien pue­de lle­var. Pe­ro el peor de to­dos: no que­rrás que te va­ya me­jor. Que­rrás que a los otros les va­ya peor”.

—¿Es re­co­men­da­ble la par­ti­ci­pa­ción de psi­có­lo­gos en los equi­pos de los po­lí­ti­cos?

—La “psi­co­lo­gía” con­tie­ne múl­ti­ples es­cue­las con pun­tos de vista muy di­fe­ren­tes so­bre el abor­da­je de la psi­que. De ma­ne­ra que, si se tra­ta de fa­ci­li­tar la in­ter­pre­ta­ción de las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos en los asun­tos de la po­lis, to­do de­pen­de­rá de la éti­ca con que un psi­có­lo­go su­gie­re de­ter­mi­na­dos rum­bos a un po­lí­ti­co.

—¿Có­mo ve el acer­ca­mien­to de Jor­ge Ale­mán a Cristina? ¿Qué opi­nión tie­ne de su obra? ¿En qué pue­de ase­so­rar­la a Cristina?

—A par­tir de al­gu­nas ela­bo­ra­cio­nes teó­ri­cas de La­can, con su­mo ri­gor con­cep­tual Jor­ge Ale­mán ha fa­ci­li­ta­do el abor­da­je de la po­lí­ti­ca me­dian­te he­rra­mien­tas psi­coa­na­lí­ti­cas. Por lo de­más, ten­go en­ten­di­do que sus diá­lo­gos con la ex pre­si­den­ta han si­do cir­cuns­tan­cia­les y no obe­de­cen a nin­gún tra­ba­jo de co­la­bo­ra­ción es­ta­ble.

—Des­de el mun­do más afín a lo que fue el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria exis­ten al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes "psi­co­ló­gi­cas" so­bre el vo­to a Cam­bie­mos. ¿Qué opi­na so­bre ta­les jui­cios? ¿Hay al­gún víncu­lo en­tre abu­so y ma­cris­mo? ¿Có­mo se da a su jui­cio?

—No es­toy en con­tac­to con miem­bros de esa fuer­za po­lí­ti­ca por lo que des­co­noz­co si en ese ám­bi­to se re­cu­rre a ese ti­po de ex­pli­ca­cio­nes. Más allá de es­to, la his­to­ria uni­ver­sal tes­ti­mo­nia que no son po­cas las ve­ces que las ca­pas vul­ne­ra­bles de una so­cie­dad op­tan por vías con­tra­rias a sus pro­pios in­tere­ses. Pa­ra elu­ci­dar es­te com­ple­jo me­ca­nis­mo psí­qui­co con­vie­ne to­mar no­ta que, si de man­da­tos in­cons­cien­tes se tra­ta, lo de­ter­mi­nan­te es el re­co­no­ci­mien­to del ser ad­mi­ra­do. Freud se sir­ve de un per­so­na­je de la An­ti­güe­dad pa­ra ilus­trar el pun­to. De­cía: “Ca­yo es un mí­se­ro ple­be­yo ago­bia­do por los tri­bu­tos y las pres­ta­cio­nes per­so­na­les, pe­ro es tam­bién un ro­mano, y par­ti­ci­pa co­mo tal en la mag­na em­pre­sa de do­mi­nar a otras na­cio­nes e im­po­ner­les le­yes. Es­ta iden­ti­fi­ca­ción de los opri­mi­dos con la cla­se que los opri­me y los ex­plo­ta no es, sin em­bar­go, más que un frag­men­to de una más am­plia to­ta­li­dad, pues, ade­más, los opri­mi­dos pue­den sen­tir­se afec­ti­va­men­te li­ga­dos a los opre­so­res y, a pe­sar de su hos­ti­li­dad, ver en sus amos su ideal”.

—¿Se pue­de des­de la psi­co­lo­gía ma­ni­pu­lar a los vo­tan­tes? ¿Al­guno lo hi­zo en la cam­pa­ña?

—Sí, a tra­vés de la ma­ni­pu-

la­ción emo­cio­nal que re­dun­da en esa suer­te de abis­mo en­tre las pa­la­bras y las co­sas que hoy lla­man pos­ver­dad. La mis­ma ter­mi­na por re­sul­tar en un ci­nis­mo que en­fer­ma y so­ca­va la ca­pa­ci­dad re­fe­ren­cial del len­gua­je, por lo que el in­ter­lo­cu­tor co­mien­za por que­dar des­co­lo­ca­do pa­ra ter­mi­nar des­cre­yen­do de sí mis­mo. No se tra­ta de la iro­nía pro­pia de la ma­yéu­ti­ca so­crá­ti­ca que pro­pi­cia la no­ve­dad y quie­bra los es­te­reo­ti­pos, sino de la ma­nio­bra que sus­trae al in­ter­lo­cu­tor su ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir. Al con­sul­to­rio sue­len lle­gar mu­chas per­so­nas ator­men­ta­das por es­te ejer­ci­cio de po­der en­lo­que­ce­dor. El ci­nis­mo co­rrom­pe el len­gua­je, que es la tra­ma del la­zo so­cial. Si los to­ta­li­ta­ris­mos de an­ta­ño te prohi­bían ha­blar, hoy el neo­to­ta­li­ta­ris­mo li­be­ral te ordena ha­blar pa­ra que no di­gas na­da. Pa­re­cie­ra que el cuer­po se ha des­anu­da­do de los pro­ble­mas del al­ma.

LA VI­DA POR LACLAU. Jac­ques La­can ha­bló del "dis­cur­so ca­pi­ta­lis­ta",

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.