“A ve­ces ter­mi­nan alia­dos con la ul­tra­de­re­cha ran­cia”

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR - P.H.

El co­di­rec­tor de la re­vis­ta To­pía tie­ne una mi­ra­da dis­tin­ta: pre­vie­ne con­tra el psi­coa­ná­li­sis co­mo cos­mo­vi­sión.

—¿Cuál es su vi­sión acer­ca de la teo­ría de Jor­ge Ale­mán?

—Mi mi­ra­da es des­de otro lu­gar. Jor­ge Ale­mán, co­mo dis­cí­pu­lo de Er­nes­to Laclau, a par­tir de las ideas del la­ca­nis­mo, lle­van­do a al­go que no es­tá muy di­cho, que es trans­for­mar el psi­coa­ná­li­sis en una cos­mo­vi­sión: tra­tar to­dos los fe­nó­me­nos, so­cia­les, po­lí­ti­cos, ge­ne­ra­les de la vi­da des­de un mar­co con­cep­tual la­ca­neano. Es­to afir­ma, co­mo di­ce el mis­mo Ale­mán en un li­bro, que la iz­quier­da mar­xis­ta de­be ela­bo­rar un due­lo, el del fin del mar­xis­mo, vía La­can. Es­to im­pli­ca pen­sar que el ca­pi­ta­lis­mo no es una for­ma de re­la­cio­nes so­cia­les, sino que se trans­for­ma en un dis­cur­so, lo que po­dría­mos lla­mar al día del hoy, re­la­to. Lo que im­por­ta son los re­la­tos, lo que se di­ce, no los he­chos. La mía es otra tra­di­ción, des­de la iz­quier­da freu­dea­na, ana­lis­tas que no coin­ci­dían con la po­si­ción po­lí­ti­ca de de­re­cha de Freud y que eran mar­xis­tas y psi­coa­na­lis­tas, in­tere­sa­dos en la pra­xis. Per­so­na­jes co­mo Wil­heim Reich. Mu­chas de sus su­ge­ren­cias po­lí­ti­cas, al día de hoy, si­guen te­nien­do va­li­dez. Los que ha­ce­mos la re­vis­ta To­pía con­si­de­ra­mos que la sub­je­ti­vi­dad es com­ple­ja, que no se pue­de con­si­de­rar to­do des­de una cos­mo­vi­sión.

—El psi­coa­ná­li­sis co­mo una fi­lo­so­fía.

—Acep­tar que to­do es re­la­to es lo que lle­va a pen­sar que di­rec­ta­men­te es im­po­si­ble el to­do de la re­vo­lu­ción, en­ton­ces hay que apo­yar a mo­vi­mien­tos co­mo Po­de­mos o el kirch­ne­ris­mo en la Ar­gen­ti­na. Eso se­ría lo po­si­ble, mien­tras lo otro es una ilu­sión.

—Pa­ra el neó­fi­to, las teo­rías de La­can pa­re­cen más vin­cu­la­das a lo in­di­vi­dual que a lo so­cial...

—Es una lec­tu­ra que ha­cen al­gu­nos psi­coa­na­lis­tas la­ca­nea­nos. La­can, en al­guno de sus Se­mi­na­rios, co­men­zó a tra­tar al ca­pi­ta­lis­mo co­mo uno de los dis­cur­sos. To­dos se­rían fe­nó­me­nos de pa­la­bra. A par­tir de ahí, se pue­de ti­rar del hi­lo, co­mo hace Laclau. Pe­ro la ba­se es al­go que ya es­ta­ba en La­can, que pen­sa­ba que iba a ar­mar una teo­ría con la cual se pue­den en­ten­der to­dos los fe­nó­me­nos hu­ma­nos.

—¿Los psi­có­lo­gos tie­nen una mi­sión en las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas? Más allá de Ale­mán ase­so­ran­do a Cristina, ¿Cuál se­ría ese rol?

—Wil­heim Reich tra­ba­ja­ba con la­bo­ra­to­rios so­cia­les en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Des­pués lo echa­ron. Pe­ro fue un ca­mino que in­clu­yó lo que se lla­mó el Sex Pol, en re­la­ción a lo que era la se­xua­li­dad, la se­xua­li­dad pro­le­ta­ria. El ries­go es psi­co­lo­gi­zar la po­lí­ti­ca. Por­que de al­gún mo­do, si vos ves lo que es la teo­ría de la pro­pa­gan­da, to­do el tra­ba­jo so­bre los fe­nó­me­nos in­cons­cien­tes fue tra­ba­ja­do por la pu­bli­ci­dad. Hay cua­dros téc­ni­cos pu­bli­cis­tas en to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es un he­cho, no es que me pa­rez­ca ni bien ni mal. Otra co­sa son las in­ter­pre­ta­cio­nes seu­do­psi­co­ló­gi­cas o seu­do­psi­coa­na­lí­ti­cos so­bre lo so­cial, co­mo el ar­tícu­lo de Pá­gi­na/12 so­bre el ma­so­quis­mo anal: las tras­po­la­cio­nes, que son bar­ba­ri­da­des que in­clu­yan el pa­so de si­tua­cio­nes clí­ni­cas a in­fe­rir que to­do eso es lo de los vo­tan­tes de tal par­ti­do, eso es seu­do­psi­coa­ná­li­sis o seu­do­psi­co­lo­gía. Es una ma­ne­ra en la que se uti­li­za el psi­coa­ná­li­sis.

— Ser ía co­mo cor rer el eje...

—Le voy a dar un ejem­plo que no es de la Ar­gen­ti­na, qui­zás no tan co­no­ci­do. En Fran­cia, los la­ca­nea­nos, par­ti­ci­pa­ron de un de­ba­te so­bre el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Mu­chos de ellos es­ta­ban en con­tra so­bre la adop­ción de pa­re­jas del mis­mo se­xo, usan­do el con­cep­to que era re­ne­gar la di­fe­ren­cia que te­nía que ha­ber en­tre pa­dre y ma­dre.

—En Ar­gen­ti­na no fal­tan quie­nes pien­san así.

—Lo cier­to es que es­tos la­ca­nea­nos es­tu­vie­ron jun­to a lo más ran­cio de la de­re­cha fran­ce­sa. No­so­tros pu­bli­ca­mos in­ves­ti­ga­cio­nes en To­pía que de­mues­tra que no es así, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Si se ha­cen es­tu­dios de ca­sos lon­gi­tu­di­na­les, se lle­ga a la con­clu­sión de que no afec­ta en ab­so­lu­to ha­ber te­ni­do pa­dres del mis­mo se­xo. Es más, los que sa­len me­jor po­si­cio­na­dos son los hi­jos de pa­re­jas de les­bia­nas, lue­go los hi­jos de pa­dres gays, y fi­nal­men­te los he­te­ro­se­xua­les. Es el re­sul­ta­do de usar po­lí­ti­ca­men­te ideas, de ac­tuar con pre­jui­cios, y ade­más, ha­cien­do po­lí­ti­ca: de­cir co­sas que se su­po­nen co­mo vá­li­das por­que las di­ce un psi­coa­na­lis­ta. Me pa­re­ce que hay que ha­blar con ri­gu­ro­si­dad y no lle­gar al ex­tre­mo de de­cir que to­dos los vo­tan­tes de Ma­cri tie­nen ma­so­quis­mo anal, lo cual es una ge­ne­ra­li­za­ción que no tie­ne na­da que ver. Y con la cual, Freud no es­ta­ría pa­ra na­da de acuer­do. Es más, Freud es­ta­ba to­tal­men­te en con­tra de la pos­tu­ra en ge­ne­ral: no creía pa­ra na­da que el psi­coa­ná­li­sis fue­ra una cos­mo­vi­sión. Quie­nes lo ha­cen trans­for­man a un sa­ber en una re­li­gión. Creer que to­do pa­sa por el de­seo, por cier­to ero­tis­mo es achi­car la pers­pec­ti­va. Pa­san mu­chas más co­sas en la vi­da.

IMA­GEN: JOAQUINTEMES

Cristina to­mó el pen­sa­mien­to de Er­nes­to Laclau, va­lo­ra­do por Ale­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.