Des­apa­re­cer, ver­bo ar­gen­tino

Perfil (Domingo) - - PERFIL - JOR­GE FONTEVECCHIA

Cuan­do des­apa­re­ció Jor­ge Ju­lio López, Mau­ri­cio Ma­cri era can­di­da­to a je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res (asu­mió a fi­nes de 2007) y dipu­tado na­cio­nal. La des­apa­ri­ción de López creó una jus­ti­fi­ca­da con­mo­ción por­que se tra­ta­ba de un tes­ti­go que aca­ba­ba de de­cla­rar con­tra un ex re­pre­sor de la dic­ta­du­ra en el con­tex­to de la reaper­tu­ra de esos jui­cios em­ble­má­ti­cos. Mien­tras to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas pro­du­cían de­cla­ra­cio­nes, se mo­vi­li­za­ban y bus­ca­ban la me­jor for­ma de trans­mi­tir su cons­ter­na­ción, el can­di­da­to Ma­cri se ha­bía ido a des­can­sar a Punta del Es­te. Eso mo­ti­vó la ta­pa de la re­vis­ta No­ti­cias que ilus­tra es­ta co­lum­na cu­yo tí­tu­lo era “El can­di­da­to ha­ra­gán”, y que lue­go me­re­ció una se­rie de ré­pli­cas y con­tra­rré- pli­cas por­que Ma­cri pi­dió un de­ba­te por es­cri­to que du­ró va­rias se­ma­nas.

Aquel Ma­cri to­da­vía jo­ven y he­dó­ni­co de hace on­ce años en po­co se pa­re­ce al de hoy, pe­ro la di­fi­cul­tad pa­ra com­pren­der la con­no­ta­ción que tie­ne en la Ar­gen­ti­na el ver­bo “des­apa­re­cer” se man­tie­ne. Es una pa­la­bra que por sí so­la ge­ne­ra elec­tri­ci­dad en el cuer­po de la so­cie­dad. Tres años des­pués, cuan­do el kirch­ne­ris­mo dis­cu­tía la Ley de Me­dios ha­cien­do fo­co en su ata­que al Gru­po Cla­rín, su se­ñal de no­ti­cias hi­zo una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria di­cien­do que si se apro­ba­ba la ley TN iba a “des­apa­re­cer” y se ar­mó un re­vue­lo por el uso del ver- bo por aque­llos que, su­pues­ta­men­te, eran quie­nes me­nos te­nían de­re­cho a in­vo­car­lo.

Ya sien­do pre­si­den­te, otra vez Ma­cri cho­có con el mis­mo pro­ble­ma al res­pon­der con des­dén en un re­por­ta­je a un me­dio ex­tran­je­ro que no te­nía ni idea de cuán­tos eran los des­apa­re­ci­dos. El en­ton­ces se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra por­te­ño, Darío Lo­pér­fi­do, qui­so sa­lir en su de­fen­sa dis­cu­tien­do la can­ti­dad de des­apa­re­ci­dos que se men­cio­na que hu­bo y ter­mi­nó elec­tro­cu­ta­do (tu­vo que re­nun­ciar) por no com­pren­der que cier­tas emo­cio­nes no en­tien­den de ra­zo­nes.

Lo mis­mo les su­ce­de al Go­bierno y a sus co­mu­ni­ca­do­res más afi­nes hoy con la des­apa­ri­ción de Maldonado cuan­do tra­tan de ar­gu­men­tar que no hay prue­bas de que se lo ha­ya lle­va­do la Gen­dar­me­ría. Es co­mo si hu­bie­ran he­cho fal­ta prue­bas de que a Jor­ge Ju­lio López se lo chu­pó real­men­te una or­ga­ni­za­ción pa­ra­po­li­cial cer­ca­na a los ex re­pre­so­res pa­ra re­cién en­ton­ces po­der creer­lo cier­to. Es no com­pren­der que en es­tos ca­sos se in­vier­te la car­ga de la prue­ba.

La mis­ma mio­pía con­sis­te en ar­gu­men­tar a pos­te­rio­ri de una des­apa­ri­ción que los ma­pu­ches son vio­len­tos o irra­cio­na­les: es tan con­tra­pro­du­cen­te co­mo sa­lir a ex­pli­car que los mon­to­ne­ros tam­bién eran ase­si­nos tras la des­apa­ri­ción de Jor­ge Ju­lio López, co­mo si fue­ra una jus­ti­fi­ca­ción au­to­in­cul­pa­to­ria.

Des­apa­re­cer en ar­gen­tino es mo­rir de la peor ma­ne­ra, a ma­nos de una fuer­za de se­gu­ri­dad ofi­cial o re­la­cio­na­da con ellas de al­gu­na ma­ne­ra. Tam­po­co hace fal­ta que se tra­te de un plan sis­te­má­ti­co pa­ra Ma­cri se ha­bía ido a Punta del Es­te. que se ca­li­fi­que de “for­za­da” a la des­apa­ri­ción, co­mo se la pa­sa­ron dis­cu­tien­do se­gún el len­gua­je téc­ni­co ju­rí­di­co (otra vez el ra­cio­na­lis­mo) re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno y co­mu­ni­ca­do­res afi­nes. Si des­apa­ri­ción en el sen­ti­do que se usa po­lí­ti­ca­men­te es si­nó­ni­mo de muer­te por ase­si­na­to, no po­dría no ser for­za­da. Son dis­cu­sio­nes es­té­ri­les; ade­más, un so­lo ca­so en una fuer­za de se­gu­ri­dad al­can­za pa­ra que la me­mo­ria co­lec­ti­va lo en­he­bre al con­no­ta­do sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra “des­apa­re­ci­do”. Por­que des­apa­re­ci­dos con esa con­no­ta­ción sim­bó­li­ca tam­bién lo fue­ron Omar Ca­rras­co, Jo­sé Luis Ca­be­zas, Ma­xi­mi­li­ano Kos­te­ki y Darío San­ti­llán, y Ma­riano Fe­rrey­ra ade­más de Jor­ge Ju­lio López y San­tia­go Maldonado.

Ca­rras­co obli­gó en 1994 a Me­nem a abo­lir el ser­vi­cio mi­li­tar; Jo­sé Luis Ca­be­zas, en 1997, a Me­nem a desis­tir de la re-re­elec­ción; Kos­te­ki y San­ti­llán, en 2002, a Duhal­de a lla­mar a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das; y Ma­riano Fe­rrey­ra –el mi­li­tan­te del Par­ti­do Obre­ro ase­si­na­do por una pa­to­ta de un gre­mio cer­cano al go­bierno– le cos­tó a Nés­tor Kirch­ner un dis­gus­to que, se­gún su hi­jo Má­xi­mo, le pro­du­jo el in­far­to por el que fa­lle­ció sie­te días des­pués.

Es que des­apa­re­ci­do/ase­si­na­do por fuer­za de se­gu­ri­dad del Es­ta­do o por gru­pos cer­ca­nos al go­bierno de turno es tra­du­ci­do en el in­cons­cien­te so­cial co­mo go­bierno ma­lo. “Ma­cri, ba­su­ra, vos sos la dic­ta­du­ra” no tie­ne ex­pli­ca­ción ló­gi­ca, pe­ro sí la tie­ne si se ape­la al len­gua­je de con­den­sa­ción y des­pla­za­mien­to, que es co­mo los se­res hu­ma­nos pro­ce­sa­mos las emo­cio­nes en el in­cons­cien­te.

Un go­bierno co­mo el ac­tual, que ha da­do mues­tras de de­sin­te­rés por “el cu­rro de los de­re­chos hu­ma­nos”, co­mo lo de­fi­nió el pro­pio Ma­cri, y que a la vez pre­ci­sa que las fuer­zas de se­gu­ri­dad ten­gan un pro­ta- go­nis­mo ma­yor en la lu­cha con­tra el de­li­to, no de­be­ría es­con­der la ca­be­za co­mo el ñan­dú ni tra­tar de es­ca­par­se del te­ma ig­no­rán­do­lo o mos­tran­do de­sin­te­rés sino to­do lo con­tra­rio, so­bre­ac­tuan­do an­te el me­nor in­di­cio de ex­ce­so de una fuer­za de se­gu­ri­dad. Con la mis­ma de­ter­mi­na­ción con que lo hace cuan­do des­cu­bre que un po­li­cía de la Bo­nae­ren­se y aho­ra de la Me­tro­po­li­ta­na es co­rrup­to o es­tá en con­ni­ven­cia con el de­li­to.

Es cier to que es­ta­mos en me­dio de una cam­pa­ña elec­to­ral que agi­ta los te­mas con fi­nes po­lí­ti­cos, pe­ro el go­bierno de Ma­cri no de­be­ría ol­vi­dar que tam­bién con­tri­bu­yó a su triun­fo elec­to­ral en 2015 la jus­ti­fi­ca­da agi­ta­ción po­lí­ti­ca que ge­ne­ró la muer­te del fis­cal Nis­man, so­bre quien tam­po­co se pu­do pro­bar

Ma­cri tie­ne un ta­bú con la dic­ta­du­ra co­mo sig­ni­fi­can­te de la de­re­cha vie­ja y an­ti­po­pu­lar Los co­mu­ni­ca­do­res que sa­len a con­fron­tar re­pi­ten el error de Lo­pér­fi­do de dis­cu­tir el nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos

que ha­ya si­do ase­si­na­do, pe­ro esa fal­ta de prue­bas con­tun­den­tes no im­pi­dió que la enor­me ma­yo­ría de la so­cie­dad cre­ye­ra que fue ase­si­na­do por quie­nes tra­ba­ja­ban o ha­bían tra­ba­ja­do pa­ra el kirch­ne­ris­mo.

El Go­bierno ne­ce­si­ta cam­biar de es­tra­te­gia in­cor­po­ran­do el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos a su agen­da, co­mo lo hi­zo al su­mar a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les sin im­por­tar­le que ha­yan si­do kirch­ne­ris­tas. Ne­gar el sen­ti­mien­to que pro­du­ce la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra es co­mo si Al­fon­sín hu­bie­ra dis­con­ti­nua­do el re­cla­mo por las is­las Mal­vi­nas adu­cien­do que ha­bían si­do usa­das por Gal­tie­ri y la dic­ta­du­ra. Patricia Bull­rich - Su­sa­na Gi­mé­nez

REPRODUCCION

NEGADORAS. Una re­cha­za res­pon­sa­bi­li­dad de Gen­dar­me­ría. La otra no quie­re en­tre­vis­tar a CFK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.