Ha­ble­mos de dro­gas

Atre­ver­se a un de­ba­te ca­da vez más ne­ce­sa­rio

Perfil (Domingo) - - LIBRO -

In­de­pen­dien­te­men­te de las ra­zo­nes mo­ra­les, re­li­gio­sas y po­lí­ti­cas que con­tri­bu­ye­ron a la ge­ne­ra­ción de las po­lí­ti­cas prohi­bi­cio­nis­tas, és­tas se cons­tru­ye­ron ba­jo la creen­cia de que con­tro­lan­do la ofer­ta de dro­gas, se con­tro­la­ría tam­bién su de­man­da, li­mi­tan­do su uso a fi­nes mé­di­cos y/o cien­tí­fi­cos. Evi­den­te­men­te, es­to no ocu­rrió co­mo se es­pe­ra­ba.

Uno de los in­di­ca­do­res prin­ci­pa­les pa­ra eva­luar có­mo va el par­ti­do de la “gue­rra con­tra las dro­gas” es el del pre­cio de la sus­tan­cia en la ca­lle. La hi­pó­te­sis ini­cial era que la per­se­cu­ción de la ofer­ta (y su dis­mi­nu­ción en la ca­lle) se tra­du­ci­ría en un au­men­to del pre­cio que el con­su­mi­dor no es­ta-

Pa­ra eva­luar có­mo va el par­ti­do de la “gue­rra con­tra las dro­gas” hay que ver el pre­cio de la sus­tan­cia en la ca­lle

ría dis­pues­to a pa­gar, des­alen­tan­do de es­ta for­ma la ca­de­na de pro­duc­ción y ven­ta, y así se ga­na­ría la gue­rra en cues­tión. Sin em­bar­go, el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos fue to­tal­men­te el con­tra­rio. A co­mien­zos de los 80, un gra­mo de co­caí­na en Es­ta­dos Uni­dos cos­ta­ba a al­re­de­dor de US$ 800, mien­tras que a fi­nes del 2013 su pre­cio en las ca­lles era de me­nos de US$ 100 (Agui­lar Va­len­zue­la, 2013). (...)

Si bien es im­po­si­ble de­ter­mi­nar si la au­sen­cia de per­se­cu­ción del nar­co­trá­fi­co hu­bie­se ge­ne­ra­do una caí­da ma­yor en los pre­cios de las dro­gas, sí po­de­mos afir­mar que la “gue­rra con­tra las dro­gas” no fue ca­paz de evi­tar su des­cen­so (y mu­cho me­nos de lo­grar el tan desea­do in­cre­men­to). Por lo tan­to, te­ner en cuen­ta los cos­tos y múl­ti­ples con­se­cuen­cias que ha ge­ne­ra­do, más su in­ca­pa­ci­dad pa­ra di­fi­cul­tar el ac­ce­so al con­su­mo (me­dian­te al­tos pre­cios), nos lle­va inevi­ta­ble­men­te a cues­tio­nar la efec­ti­vi­dad de es­ta es­tra­te­gia.

En 2006, el Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo de Dro­gas y To­xi­co­ma­nías afir­mó que la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en Eu­ro­pa so­bre el pre­cio fi­nal de las dro­gas ile­ga­les mos­tró que “ha ido dis­mi­nu­yen­do a lo lar­go de los úl­ti­mos cin­co años y es pro­ba­ble que, en la ac­tua­li­dad, la dro­ga sea más ba­ra­ta que nun­ca” (OEDT, 2006). (...)

¿Cuá­les se­rían las ra­zo­nes de es­te

fe­nó­meno? Es que a pe­sar de los di­ver­sos es­fuer­zos pa­ra re­du­cir la ofer­ta, és­ta con­ti­nuó ex­pan­dién­do­se. Co­mo con­se­cuen­cia, el in­cre­men­to en la dis­po­ni­bi­li­dad de dro­gas re­du­jo los pre­cios mu­cho más de lo que los ele­vó la “gue­rra con­tra las dro­gas”. ¿Có­mo se ex­pli­ca un cre­ci­mien­to tan enor­me del ne­go­cio a pe­sar de las con­di­cio­nes de ile­ga­li­dad y los es­fuer­zos de per­se­cu­ción? El gru­po de ex­per­tos eco­no­mis­tas que in­te­gran la Es­cue­la Lon­di­nen­se de Eco­no­mía y Cien­cias Po­lí­ti­cas ex­pli­ca que los fac­to­res son va­rios y ade­más se­ña­la la re­le­van­cia de un im­pul­so cla­ve, que es la al­ta ren­ta­bi­li­dad aso­cia­da a es­te ne­go­cio y la dis­po­ni­bi­li­dad de una de­man­da ase­gu­ra­da. En pri­mer lu­gar, la pro­duc­ción de las sus­tan­cias es un pro­ce­so ex­tre­ma­da­men­te ba­ra­to y los pre­cios au­men­tan enor­me­men­te a me­di­da que és­tas avan­zan en la ca­de­na de su­mi­nis­tros (au­men­to que avan­za ex­po­nen­cial­men­te con­for­me nos acer­ca­mos al pun­to de dis­tri­bu­ción en un país de in­gre­sos al­tos). En se­gun­do lu­gar, la eco­no­mía des­cri­be a las dro­gas co­mo un bien con una de­man­da inelás­ti­ca, lo que sig­ni­fi­ca que en­tre sus con­su­mi­do­res hay un por­cen­ta­je que, a cau­sa de su pa­trón de con­su­mo abu­si­vo o adic­ti­vo, tien­de a ad­qui­rir el pro­duc­to in­de­pen­dien­te­men­te de su pre­cio. En ter­cer lu­gar, por el la­do de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos so­bre la re­duc­ción de la ofer­ta, se ve­ri­fi­ca una muy li­mi­ta­da efec­ti­vi­dad de me­di­das co­mo la erra­di­ca­ción de plan­ta­cio­nes en los paí­ses pro­duc­to­res de ma­te­ria pri­ma (co­mo Co­lom­bia, Bo­li­via y Pe­rú en el ca­so de la co­ca), y la prohi­bi­ción de sus­tan­cias ya pro­ce­sa­das o ne­ce­sa­rias pa­ra la sín­te­sis en los paí­ses por don­de tran­si­ta ini­cial­men­te, así co­mo de los ope­ra­ti­vos de in­cau­ta­ción de sus­tan­cias.

Por tra­tar­se de un mer­ca­do ile­gal y per­se­gui­do, la par­ti­ci­pa­ción en cual­quie­ra de sus fa­ses im­pli­ca los ries­gos que, en de­fi­ni­ti­va, son los que le dan va­lor al pro­duc­to. Por ejem­plo, la pas­ta ba­se o la co­caí­na en reali­dad no de­be­rían ser sus­tan­cias cos­to­sas en tér­mi­nos de pro­duc­ción; su va­lor agre-

El ne­go­cio de las dro­gas cre­ce por su al­ta ren­ta­bi­li­dad y la dis­po­ni­bi­li­dad de una de­man­da ase­gu­ra­da

ga­do no es­tá en su cons­ti­tu­ción co­mo mer­can­cía, sino en la car­ga eco­nó­mi­ca que le aña­de el ries­go de par­ti­ci­par en la ca­de­na de dis­tri­bu­ción. Por en­de, lo que en reali­dad tie­ne va­lor eco­nó­mi­co no es tan­to la dro­ga en sí mis­ma, sino el pre­cio del ries­go de la ca­de­na “pro­duc­ción-ven­ta al me­nu­deo”, que es al­to co­mo con­se­cuen­cia de la prohi­bi­ción. (...) El trá­fi­co de dro­gas es un ne­go­cio con al­tí­si­ma ren­ta­bi­li­dad, al uti­li­zar ma­te­ria pri­ma de ba­jo cos­to y mano de obra in­for­mal, ma­yo­ri­ta­ria­men­te pro­ve­nien­te de sec­to­res de ba­jos re­cur­sos. No por na­da se le lla­ma cri­men or­ga­ni­za­do. Es­ta si­tua­ción tra­jo co­mo re­sul­ta­do una his­to­ria don­de se dis­tin­guen por lo me­nos dos gran­des fa­ses. La pri­me­ra es la re­fe­ri­da a la eta­pa de los gran­des car­te­les, es­pe­cies de mo­no­po­lios pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de dro­gas a los gran­des mer­ca­dos con­su­mi­do­res, es de­cir, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Fue­ron los 80 la épo­ca que se ca­rac­te­ri­zó por ese ti­po de apa­ri­cio­nes, sien­do el nar­co­tra­fi­can­te Pa­blo Es­co­bar Ga­vi­ria de Co­lom­bia el ca­so más fa­mo­so. A par­tir de fi­na­les de los 90, el nar­co­trá­fi­co se mul­ti­pli­có a tra­vés de con­ti­nuas frag­men­ta­cio­nes, pe­ne­tran­do ca­da vez más en dis­tin­tas re­gio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca y aso­cián­do­se con otras for­mas de cri­mi­na­li­dad, co­mo lo es el trá­fi­co de per­so­nas y de ar­mas. Es­ta in­cur­sión no se res­trin­gió al aso­cia­cio­nis­mo con los ti­pos de cri­mi­na­li­dad des­crip­tos, sino que avan­zó en la in­fil­tra­ción de ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, ge­ne­ran­do co­rrup­ción y vio­len­cia, y lle­gan­do a po­ner en ries- go el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co de dis­tin­tos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

An­te el au­men­to de la in­ci­den­cia del nar­co­trá­fi­co en Amé­ri­ca La­ti­na, el pa­ra­dig­ma prohi­bi­cio­nis­ta ofre­ció co­mo res­pues­ta un au­men­to de la in­fluen­cia bé­li­ca es­ta­dou­ni­den­se en la re­gión, am­pa­rán­do­se en la idea de que así se ayu­da­ba a los go­bier­nos lo­ca­les a dar su ba­ta­lla con­tra el nar­co­trá­fi­co.

La lla­ma­da “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co” tie­ne tam­bién mu­cho de “gue­rra en­tre el nar­co­trá­fi­co”. Son las ten­sio­nes en­tre ban­das ar­ma­das que dispu­tan te­rri­to­rio las que lle­van con­ta­bi­li­za­das de­ce­nas de mi­les de víc­ti­mas en La­ti­noa­mé­ri­ca. Cuan­do a es­to se le su­ma la ac­ción del Es­ta­do só­lo des­de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, pe­ro sin nin­gu­na es­tra­te­gia po­lí­ti­ca fuer­te de in­te­gra­ción y desa­rro­llo so­cial, la co­sa em­peo­ra, lle­gan­do a con­fun­dir­se el rol de los ac­to­res al ge­ne­rar­se los “nar­co-Es­ta­dos”. (...)

La op­ción al prohi­bi­cio­nis­mo con fuer­te in­ter­ven­ción es­ta­tal no es la de “de­jar­le ha­cer lo que quie­ra” al nar­co­trá­fi­co con la in­ge­nua pre­ten­sión

La prohi­bi­ción vuel­ve im­po­si­ble el con­trol de ca­li­dad. El “paco” no se sa­be bien qué con­tie­ne

de que, de esa ma­ne­ra, la vio­len­cia dis­mi­nui­rá. No se tra­ta de re­ti­rar al Es­ta­do ni de de­bi­li­tar su res­pues­ta. Al con­tra­rio, la al­ter­na­ti­va más cla­ra es aque­lla que abor­da al po­ten­cial mi­cro­tra­fi­can­te vul­ne­ra­ble so­cial­men­te co­mo un tra­ba­ja­dor in­for­mal, al cual se lo de­be re­di­ri­gir ha­cia al­ter­na­ti­vas le­ga­les de tra­ba­jo y desa­rro­llo so­cial. (...

a prohi­bi­ción vuel­ve im­po­si­ble el con­trol de ca­li­dad del pro­duc­to. En la ciu­dad de Córdoba, por ejem­plo, se es­ti­ma que en­tre el 8 y 12% de lo que se ven­de co­mo “co­caí­na” es en reali­dad clor­hi­dra­to de co­caí­na. Es de­cir que al­re­de­dor del 90% de la sus­tan­cia que se con­su­me ba­jo el nom­bre de “co­caí­na” tie­ne otros com­po­nen­tes quí­mi­cos des­co­no­ci­dos pa­ra el con­su­mi­dor. Lo que se lla­ma “paco” en Ar­gen­ti­na, en reali­dad no se sa­be bien qué es lo que con­tie­ne, ya que eso de­pen­de­rá de los pre­cur­so­res quí­mi­cos que se uti­li­cen en la fa­bri­ca­ción de la co­caí­na y en las sus­tan­cias de cor­te que se agre­guen. Un es­tu­dio re­cien­te de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra el Con­trol del Abu­so de Dro­gas de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (Ci­cad-OEA) so­bre el con­su­mo de pas­ta ba­se y co­caí­na en Amé­ri­ca del Sur alerta so­bre las dis­tin­tas com- pli­ca­cio­nes or­gá­ni­cas de su con­su­mo, de­bi­do a que su com­po­si­ción va­ría de acuer­do con la re­gión don­de cir­cu­le, pu­dien­do con­te­ner áci­do de ba­te­rías, bron­co­di­la­ta­do­res, ca­feí­na, sol­ven­tes, amo­nía­co, que­ro­sén y cal, en­tre otras sus­tan­cias.

Pa­re­ce­ría que la prohi­bi­ción ha des­pla­za­do el con­su­mo de dro­gas clá­si­cas y co­no­ci­das ha­cia otras de com­po­nen­tes no­ve­do­sos no siem­pre co­no­ci­dos o iden­ti­fi­ca­bles. Así, el opio ha si­do re­em­pla­za­do por la he­roí­na in­yec­ta­ble, la co­caí­na de­ge­ne­ró ha­cia el crack, la ma­rihua­na na­tu­ral es­tá sien­do sus­ti­tui­da po­co a po­co −so­bre to­do en Eu­ro­pa− por va­rie­da­des de ma­rihua­na de ma­yor po­ten­cia y THC sin­té­ti­co cau­san­te de dis­tin­tos da­ños. Es­to hace que las per­so­nas nun­ca se­pan lo que en reali­dad es­tán con­su­mien­do, aña­dien­do vul­ne­ra­bi­li­dad a una si­tua­ción ya de por sí vul­ne­ra­ble.

Otro efec­to no desea­do del prohi­bi­cio­nis­mo es la es­tig­ma­ti­za­ción del con­su­mi­dor y la cons­truc­ción de “adic­to” que se es­ta­ble­ció en es­te pro­ce­so. La prohi­bi­ción pu­so inevi­ta­ble­men­te al con­su­mi­dor de dro­gas en el lu­gar de de­lin­cuen­te. En el ca­so de la Ley de dro­gas de Ar­gen­ti­na, el con­su­mi­dor de sus­tan­cias ile­ga­les, al trans­gre­dir di­cha ley, es­tá obli­ga­do a ha­cer al­gún ti­po de tra­ta­mien­to o pro­ce­so psi­coe­du­ca­ti­vo. Nó­te­se que acla­ro “ile­ga­les”, por­que es­to mis­mo no pa­sa con el al­cohó­li­co, el de­pen­dien­te de ni­co­ti­na o de adic­cio­nes “no tó­xi­cas” co­mo el jue­go, el se­xo, el tra­ba­jo o las com­pras.

¿Va­mos a con­ti­nuar in­sis­tien­do, du­ran­te cien años más, en la idea de “un mun­do li­bre de dro­gas”? El 70% de las in­ter­ven­cio­nes fe­de­ra­les re­la­cio­na­das con dro­gas se orien­tan a los con­su­mi­do­res

El abo­ga­do ar­gen­tino e in­ves­ti­ga­dor so­bre las con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas del con­su­mo de dro­gas ile­ga­les, Ale­jan­dro Cor­da, reali­zó un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el año 2011 so­bre el en­car­ce­la­mien­to vin­cu­la­do a es­tu­pe­fa­cien­tes en nues­tro país. Se­gún su in­ves­ti­ga­ción, la apli­ca­ción de la Ley de Dro­gas en Ar­gen­ti­na, re­dac­ta­da en con­so­nan­cia con los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les so­bre dro­gas, im­pli­có que las fuer­zas po­li­cia­les ope­ra­ran so­bre los con­su­mi­do­res de sus­tan­cias, lo cual lle­vó a que el 70% de las in­ter­ven­cio­nes fe­de­ra­les re­la­cio­na­das con las dro­gas se orien­ta­ran ha­cia esa po­bla­ción.

¿Qué ha­cer en­ton­ces an­te el he­cho de que la prohi­bi­ción de dro­gas creó un pro­ble­ma que aho­ra la li­be­ra­li­za­ción no po­dría re­sol­ver del to­do?

Per­so­nal­men­te considero que se tra­ta de ofre­cer al­ter­na­ti­vas lo más sim­ples po­si­ble a un pro­ble­ma com­ple­jo. En pri­mer lu­gar, de­be­mos re­de­fi­nir lla­ma­mos “dro­gas”, ya que tie­nen la ca­pa­ci­dad de in­du­cir cam­bios en el ce­re­bro y al­te­rar la con­cien­cia, así co­mo de pro­du­cir adic­ción y otros efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la sa­lud? ¿O ese es­ce­na­rio se­gui­rá res­trin­gi­do só­lo a al­gu­nas sus­tan­cias? ¿Cuál es el mé­to­do que va­mos a uti­li­zar pa­ra de­fi­nir la cla­si­fi­ca­ción de “es­tas dro­gas se per­mi­ten” y “es­tas dro­gas no se per­mi­ten”? ¿Ese cri­te­rio es­tá ba­sa­do en la me­jor evi­den­cia o, en cam­bio, se ri­ge por la brú­ju­la mo­ral de un gru­po de per­so­nas que no re­pre­sen­tan ni al to­tal de la po­bla­ción ni al con­sen­so de los ex­per­tos?

Si la op­ción a se­guir es la de pre­ten­der un mun­do li­bre de dro­gas, la evi­den­cia de los he­chos his­tó­ri­cos que ro­dea­ron el prohi­bi­cio­nis­mo y que in­ten­ta­mos de al­gu­na ma­ne­ra com­pi­lar en es­te li­bro nos per­mi­ten, sin re­cu­rrir a una bo­la de cris­tal, pre­de­cir un fra­ca­so ro­tun­do.

En la se­sión es­pe­cial de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das de abril del 2016 –lla­ma­da “Un­gass 2016”–, fue­ron nu­me­ro­sos los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que apo­ya­ron es­ta di­rec­ción, en­tre los que se en­con­tró la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to y la Agen­cia de De­re­chos Hu­ma­nos de las Na­cio­nes Uni­das, en­tre otros. En es­te even­to, mu­chos paí­ses so­li­ci­ta­ron prio­ri­zar la Sa­lud Pú­bli­ca y los De­re­chos Hu­ma­nos por so­bre los en­fo­ques pu­ni­ti­vos.

En una re­cien­te re­vi­sión ex­haus­ti­va de la evi­den­cia ela­bo­ra­da por un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res aglo­me­ra­dos ba­jo el nom­bre de “Co­mi­sión Lan­cet so­bre Sa­lud Pú­bli­ca y Po­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal de Dro­gas” (Cse­te y otros, 2016), emer­gie­ron las si­guien­tes su­ge­ren­cias:

Des­cri­mi­na­li­zar los de­li­tos me­no­res re­la­cio­na­dos con las dro­gas (uso, po-

In­cre­men­tar la in­ver­sión en pro­gra­mas efec­ti­vos y ba­sa­dos en evi­den­cia de tra­ta­mien­to de las adic­cio­nes, vih/si­da, he­pa­ti­tis C y tu­bercu­losis.

Ase­gu­rar el ac­ce­so a sus­tan­cias de uso me­di­ci­nal (co­mo los opioi­des).

Rea­li­zar una apro­xi­ma­ción cien­tí­fi­ca en los ex­pe­ri­men­tos de re­gu­la­ción de sus­tan­cias.

Ins­tar a to­dos los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud a in­for­mar­se, ca­pa­ci­tar­se y unir­se a los de­ba­tes en to­dos los ni­ve­les. (...) La so­lu­ción al pro­ble­ma no es im­por­tar po­lí­ti­cas de dro­gas me­dian­te un sim­ple copy-pas­te. Le­jos de eso, ca­da país y te­rri­to­rio de­be­ría di­se­ñar sus po­lí­ti­cas te­nien­do en cuen­ta sus par­ti­cu­la­ri­da­des his­tó­ri­cas, idio­sin­crá­ti­cas y cul­tu­ra­les, así co­mo su pro­pio con­tex­to y pro­ble­má­ti­cas. Di­fe­ren­tes dro­gas que ge­ne­ran di­fe­ren­tes da­ños en di­fe­ren­tes con­tex­tos se­gu­ra­men­te el con­cep­to de “gue­rra con­tra las dro­gas” y cam­biar­lo por “per­se­cu­ción del nar­co­trá­fi­co ile­gal”. (...)

No se tra­ta só­lo de dis­tin­guir al con­su­mi­dor, al cual se lo de­be abor­dar des­de una pers­pec­ti­va edu­ca­ti­va, sa­ni­ta­ria y so­cial, sino tam­bién di­fe­ren­ciar los es­la­bo­nes más vul­ne­ra­bles de la ca­de­na, que tam­bién son víc­ti­mas de la com­ple­ja tra­ma del cri­men or­ga­ni­za­do. (...)

En­tre la mon­ta­ña de pre­gun­tas que de­be­mos in­ten­tar res­pon­der pa­ra co­men­zar es­ta con­ver­sa­ción se en­cuen­tra una en par­ti­cu­lar que mar­ca la grie­ta en el di­se­ño de po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre dro­gas: ¿Va­mos a con­ti­nuar in­sis­tien­do, du­ran­te cien años más, en la idea de “un mun­do li­bre de dro­gas”?

En ca­so afir­ma­ti­vo, ¿se ten­drá en cuen­ta que el al­cohol, los an­sio­lí­ti­cos y el ta­ba­co, por ejem­plo, for­man par­te de la bol­sa de sus­tan­cias que

Ba­jo el pa­ra­dig­ma ac­tual, po­de­mos pro­yec­tar con al­ta con­fian­za có­mo el cri­men or­ga­ni­za­do se­gui­rá vién­do­se fa­vo­re­ci­do y có­mo se­gui­rá in­cre­men­tan­do sus in­gre­sos a cos­ta de muer­tes, co­rrup­ción po­lí­ti­ca y otras for­mas de vio­len­cia, que re­caen es­pe­cial­men­te so­bre aque­llos gru­pos a los que, por el azar de la vi­da, les ha to­ca­do vi­vir en con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas des­fa­vo­ra­bles, con es­ca­sas opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas y la­bo­ra­les pa­ra desa­rro­llar­se. Es­tas per­so­nas se­gui­rán sien­do im­pul­sa­das a par­ti­ci­par del ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co por­que el Es­ta­do de­ci­dió mi­rar ha­cia otro la­do. Es­ta es una vio­len­cia que se des­nu­da en ca­pri­cho ma­ni­fies­to cuan­do des­car­ta­mos la evi­den­cia co­mo sus­tra­to del desa­rro­llo de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y de­ja­mos que, en su lu­gar, nos guíen el mie­do, los pre­jui­cios y la iner­cia cul­tu­ral. (...) se­sión y nar­co­me­nu­deo).

In­cluir la Sa­lud Pú­bli­ca, los De­re­chos Hu­ma­nos y el desa­rro­llo so­cial a la ho­ra de ela­bo­rar mé­tri­cas que juz­guen el éxi­to de las po­lí­ti­cas de dro­gas.

Desa­rro­llar es­fuer­zos pa­ra in­cre­men­tar las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de aque­llos que par­ti­ci­pan en al­gún es­la­bón de la ca­de­na de su­mi­nis­tro de dro­gas (me­di­das an­ti­po­bre­za).

Eli­mi­nar la me­ta irreal de “un mun­do li­bre de dro­gas” (abs­ten­cio­nis­mo) y con­ver­tir la re­duc­ción de da­ños en un pi­lar cen­tral de los sis­te­mas de sa­lud y de las po­lí­ti­cas de dro­gas.

Aca­bar con la de­ten­ción in­vo­lun­ta­ria, la vio­len­cia y el tra­ba­jo for­za­do en nom­bre de la “re­cu­pe­ra­ción”.

Re­du­cir la vio­len­cia y otros da­ños aso­cia­dos a la in­ter­ven­ción po­li­cial y de fuer­zas mi­li­ta­res y pa­ra­mi­li­ta­res. re­que­ri­rán di­fe­ren­tes en­fo­ques. Sin lu­gar a du­das, cual­quier cam­bio en la po­lí­ti­ca lo­cal de­be­ría ser apo­ya­do por la in­ver­sión en edu­ca­ción, con­se­je­ría y ser­vi­cios de tra­ta­mien­to pa­ra pre­ve­nir el uso de sus­tan­cias (con én­fa­sis en ni­ños y ado­les­cen­tes), y en pro­gra­mas efec­ti­vos de re­duc­ción de ries­gos y da­ños orien­ta­dos a aque­llos usua­rios que no desean o no pue­den aban­do­nar el con­su­mo.

Que­re­mos ha­cer pú­bli­cas es­tas pre­gun­tas de la mis­ma ma­ne­ra que que­re­mos que otros pue­dan ha­cér­se­las, tan­to a sí mis­mos co­mo a sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos y le­gis­la­ti­vos. Que es­te ma­te­rial se con­vier­ta en la aper­tu­ra de una con­ver­sa­ción pro­fun­da, pro­po­si­ti­va y ba­sa­da en el co­no­ci­mien­to so­bre có­mo tras­cen­der el pre­jui­cio y la vio­len­cia que ca­rac­te­ri­zan nues­tra for­ma ac­tual de li­diar con un pro­ble­ma gra­ve que ne­ce­si­ta una so­lu­ción ur­gen­te.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

DE­TE­NI­DOS. Las ban­das ar­ma­das que dispu­tan te­rri­to­rio han pro­vo­ca­do de­ce­nas de mi­les de víc­ti­mas en Amé­ri­ca La­ti­na.

OPE­RA­TI­VO. An­te el prohi­bi­cio­nis­mo la op­ción no es de­jar en paz a los nar­cos.

IMA­GEN: JOAQUIN TEMES

Es­te li­bro bus­ca re­ver­tir la di­so­nan­cia en­tre el en­fo­que de la prohi­bi­ción (que só­lo ve la se­gu­ri­dad) y el pro­pues­to por ex­per­tos y apo­ya­do en evi­den­cia cien­tí­fi­ca, que en­tien­de que el “pro­ble­ma de las dro­gas” de­be ser abor­da­do des­de la Sa­lud Pú­bli­ca y...

La per­se­cu­ción a las dro­gas au­men­ta el ries­go y, al mis­mo tiem­po, las ga­nan­cias. La cla­ve es apun­tar a los es­la­bo­nes más vul­ne­ra­bles del nar­co­trá­fi­co.

CON­TRAS­TES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.