Jerry le­wis, can­tan­te

Perfil (Domingo) - - CULTURA / ARTE Y ACTUALIDAD - RAUL H. AL­VA­REZ

El re­cien­te fa­lle­ci­mien­to de Jerry Le­wis re­per­cu­tió en múl­ti­ples no­tas pe­rio­dís­ti­cas en­fo­ca­das prin­ci­pal­men­te en su exi­to­sa fil­mo­gra­fía y en re­tros­pec­ti­vas. Va­le la pe­na re­cor­dar una fa­ce­ta de Le­wis me­nos di­fun­di­da: sus in­cur­sio­nes co­mo can­tan­te. En 1931, cuan­do te­nía ape­nas 5 años, hi­zo su de­but en un ho­tel del cir­cui­to Borscht Belt, una zo­na tu­rís­ti­ca de las Cats­kill Moun­tains. Allí, el pe­que­ño Jerry can­tó Her­mano, ¿te so­bre una mo­ne­da? y re­ci­bió su pri­mer aplau­so. A los quin­ce años ya ha­bía adop­ta­do una ru­ti­na que con­sis­tía en pa­ro­diar con hu­mor a los gran­des te­no­res o a los can­tan­tes po­pu­la­res con fo­no­mí­mi­ca. Re­co­rrió agen­cias tea­tra­les ofre­cien­do su nú­me­ro has­ta que con­si­guió co­lo­car­lo en un tea­tro de bur­les­que de Buf­fa­lo, con po­ca re­per­cu­sión. En el ve­rano lo ofre­ció en el Ho­tel Browns de Cats­kill y el pú­bli­co fue más en­tu­sias­ta. La re­co­men­da­ción del có­mi­co Ir­ving Ka­ye le sir­vió pa­ra pre­sen­tar­lo en otros lu­ga­res. La du­pla con Dean Mar­tin se ori­gi­nó en el Club 500 de Atlan­tic City, cuan­do a Jerry, que ha­bía tra­ba­ja­do con Dean en el Glass Hat de New York, se le ocu­rrió que po­día re­em­pla­zar a un can­tan­te que se re­ti­ró ines­pe­ra­da­men­te del es­pec­tácu­lo. Ini­cial­men­te ha­cían sus ru­ti­nas por se­pa­ra­do, pe­ro lue­go em­pe­za­ron a in­ter­cam­biar bro­mas y chis­tes y lo­gra­ron una exi­to­sa quí­mi­ca que pue­de apre­ciar­se en las die­ci­séis pe­lí­cu­las que fil­ma­ron jun­tos y que du­ró has­ta que se se­pa­ra­ron en ju­lio de 1956. Fue ese año en que Jerry tu­vo una ofer­ta del se­llo Dec­ca pa­ra gra­bar un disco y de­mos­trar que él tam­bién te­nía con­di­cio­nes pa­ra el can­to. En un long play ti­tu­la­do Jerry Le­wis Just Sings! reunió do­ce can­cio­nes que ha­bían he­cho fa­mo­sas otros ar­tis­tas co­mo Fred As­tai­re, Al Jol­son y Judy Gar­land, y el disco ocu­pó el ter­cer pues­to en ven­tas. En 1957 le si­guió el disco Mo­re Jerry Le­wis con más es­tán­da­res del jazz, y lue­go una co­lec­ción de can­cio­nes in­fan­ti­les ti­tu­la­da Big Songs for Little Peo­ple.

Jerry Le­wis tu­vo dos in­cur­sio­nes en la co­me­dia mu­si­cal. En 1976 re­flo­tó Hell­za­pop­pin con Lynn Red­gra­ve en una gi­ra, pe­ro la obra no al­can­zó a lle­gar a Broad­way. Esa me­ta la cum­plió en 1995 cuan­do en una nue­va ver­sión de Damn Yan­kees en el tea­tro Mar­quis com­pu­so el per­so­na­je de Ap­ple­ga­te que sim­bo­li­za­ba al dia­blo.

Aca­so una de los ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes de Jerry Le­wis en su ca­rre­ra fue el ha­ber si­do pro­pues­to por el con­gre­sis­ta Les As­pin en 1977 al Pre­mio No­bel de la Paz por su con­tri­bu­ción a la ar­mo­nía mun­dial a tra­vés de sus pe­lí­cu­las. Aun­que ese año el pre­mio fue pa­ra Am­nesty In­ter­na­tio­nal.

CEDOC PER­FIL

Jerry Le­wis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.