Una pla­ta­for­ma ri­zo­má­ti­ca

Sur­gi­da por ini­cia­ti­va del rec­tor de la Un­tref, Aní­bal Jo­za­mi, la se­ma­na pa­sa­da arran­có en Mon­te­vi­deo la I Bie­nal In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Amé­ri­ca del Sur, Bie­nal­sur. Ya pue­den ver­se en dis­tin­tos pun­tos de Bue­nos Ai­res y Rosario obras e inst

Perfil (Domingo) - - CULTURA / ARTE -

La I Bie­nal In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de A mé­ri­ca del Su r, Bie­na lsu r, se pro­po­ne co­mo una pla­ta­for­ma que in­vi­ta a re­pen­sar el ar­te con­tem­po­rá­neo, pe­ro tam­bién, y tal vez so­bre to­do, las nor­mas de fun­cio­na­mien­to del cam­po ar­tís­ti­co a tra­vés de una di­ná­mi­ca que bus­ca rom­per la ló­gi­ca cen­tro-pe­ri­fe­ria y es­ta­ble­cer, co­mo di­cen los or­ga­ni­za­do­res, “un diá­lo­go en con­di­cio­nes de pa­ri­dad que se ori­gi­ne des­de el sur”.

Por eso, a di­fe­ren­cia de las bie­na­les tra­di­cio­na­les, que si­guen una es­truc­tu­ra ar­bo­res­cen­te, je­rár­qui­ca, cu­ya raíz o cen­tro es una úni­ca ciu­dad, en es­te ca­so se re­pro­du­ce una es­truc­tu­ra en cier­to mo­do ri­zo­má­ti­ca en un sen­ti­do de­leu­zeano, ya que ha­brá 350 ar­tis­tas que desa­rro­lla­rán sus obras en 16 paí­ses y 32 ciu­da­des, la ma­yor par­te de ellas su­da­me­ri­ca­nas, pe­ro tam­bién de otras la­ti­tu­des co­mo Pa­rís, Madrid e in­clu­so To­kio, ciu­da­des en­tre las cua­les se bus­ca es­ta­ble­cer un la­zo de ho­ri­zon­ta­li­dad.

Es­ta configuración o di­se­ño, se­gún ex­pli­ca Dia­na Wechs­ler, di­rec­to­ra ar­tís­ti­caa­ca­dé­mi­ca de la Bie­nal, res­pon­de a “un es­pí­ri­tu mul­ti­po­lar, po­li­fó­ni­co, des­cen­tra­do, que hace de ca­da se­de un cen­tro que irra­dia a los de­más, y a su vez es­tá cons­trui­do por una su­ma de pie­zas co­mo un gran rom­pe­ca­be­zas que se va ar­man­do a me­di­da que uno lo va tran­si­tan­do, lo va le­yen­do, lo va ex­pe­ri­men­tan­do”. La ini­cia­ti­va sur­gió del rec­tor de la Un­tref, el so­ció­lo­go Aní­bal Jo­za­mi, quien en su mo­men­to, hace dos años, con­tó con el apo­yo de 12 mi­nis­tros de Cul­tu­ra que se ha­bían reuni­do en Mon­te­vi­deo, mo­ti­vo por el cual, se­gún ex­pli­ca, fue es­ta ciu­dad la que se eli­gió co­mo pun­to de par­ti­da de la bie­nal.

Allí, la se­ma­na pa­sa­da tu­vo lu­gar la inau­gu­ra­ción. En el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les (MNAV) se pre­sen­tó la mues­tra, cu­ra­da por Wechs­ler, Pró­lo­go con­tem­po­rá­neo pa­ra una co­lec­ción mo­der­na, des­de la que se ha in­ten­ta­do es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre el ar­te con­tem­po­rá­neo y el ar­te mo­derno a tra­vés de la in­clu­sión de dis­tin­tas obras de co­lec­cio­nes pri­va­das que dis­cu­ten de al­gún mo­do –co­mo ci­ta, co­mo ale­go­ría– con aque­llos pa­ra­dig­mas que atra­vie­san las obras de la mues­tra per­ma­nen­te del mu­seo.

Pe­ro qui­zás la pro­pues­ta más im­pac­tan­te, en par­te por el lu­gar es­co­gi­do, ha si­do la de Eugenia Cal­vo, que pre­sen­tó un ra­to más tar­de Don­de apa­re­cen las dis­tan­cias, una in­ter­ven­ción en el Es­pa­cio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo (EAC), que fun­cio­na en lo que fue uno de los pa­be­llo­nes de la ex cár­cel de Mi­gue­le­te. Allí, al es­pa­cio pan­óp­ti­co de la to­rre de con­trol, des­ti­na­do a ob­ser­var o vi­gi­lar, lo hi­zo re­na­cer co­mo es­pa­cio a ser ob­ser­va­do a tra­vés de una ilu­mi­na­ción in­ter­mi­ten­te cu­yo rit­mo re­pro­du­ce el de la re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar y a tra­vés tam­bién de la re­mo­ción de es­com­bros. “Yo siem­pre tra­ba­jo po­nien­do co­sas... pe­ro di­je: ‘¿qué voy a agre­gar acá?’. Hay lu­ga­res que tie­nen de­ma­sia­da in­for­ma­ción”, ex­pli­ca Cal­vo.

En otros lu­ga­res, en cam­bio, lo que hay es de­ma­sia­da gen­te: el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña, ya en­tra­da la no­che, se vio col­ma­do de jó­ve­nes y fa­mi- lias, a tal pun­to que ape­nas se po­día ca­mi­nar. Al pa­re­cer no fal­tó na­die, ni na­da: tam­po­co el olor a can­na­bis le­gal. En es­ta se­de ex­pu­sie­ron sus obras los ar­tis­tas del co­lec­ti­vo Kios­co, Ana Ga­llar­do y Re­gi­na de Miguel, que tra­ba­jó en un do­cu­men­tal so­bre el pro­yec­to Cy­bersyn del go­bierno de Sal­va­dor Allen­de, una suer­te de “in­ter­net so­cia­lis­ta” que per­mi­tía que las em­pre­sas del Es­ta­do se in­ter­co­nec­ta­ran a tra­vés de te­le­ti­pos: ca­si una uto­pía fan­ta­cien­tí­fi­ca de esas que po­dría ha­ber ima­gi­na­do Ed­ward Be­llamy.

En Bie­nal­sur, por cier­to, y se­gún ex­pli­có Jo­za­mi, tam­bién se tra­ba­ja­rá en red: to­das las se­des –en to­tal su­man 84– es­ta­rán in­ter­co­nec­ta­das a tra­vés de pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas por me­dio de las que el vi­si­tan­te “va a sen­tir que es par­te de un mis­mo cir­cui­to, par­te de una mis­ma uni­dad cul­tu­ral”. Tam­bién se po­drán des­car­gar apli­ca­cio­nes de reali­dad au­men­ta­da, en­tre ellas Wi­lli­tu – “sur” en ma­pu­che–, un vi­deo­jue­go que per­mi­te des­cu­brir obras de ar­te en las ciu­da­des, y cu­yo ob­je­ti­vo pa­re­ce ser el de “atraer al pú­bli­co jo­ven”, de ma­ne­ra que en lu­gar de ca­zar po­ke­mo­nes pue­dan ca­zar –a lo me­jor les da lo mis­mo– un León Fe­rra­ri o un Pe­dro Ca­bri­ta Reis, co­mo por cier­to va a te­ner que ha­cer –si no quie­re via­jar tan­to– Ed­gar­do Co­za­rinsky, ya que, se­gún ade­lan­tó Aní­bal Jo­za­mi, el au­tor de Ma­nio­bras noc­tur­nas se com­pro­me­tió a es­cri­bir “la no­ve­la de la Bie­nal”.

Va­le re­cor­dar, por úl­ti­mo, que ade­más de las obras e ins­ta­la­cio­nes de Mon­te­vi­deo, des­de el vier­nes pa­sa­do y has­ta fin de año ya se pue­den vi­si­tar tam­bién las in­ter­ven­cio­nes rea­li­za­das en va­rios pun­tos de Bue­nos Ai­res: el Mu­seo de Ar­qui­tec­tu­ra, el Pa­lais de Gla­ce, el Par­que de la Me­mo­ria, la pla­za Ru­bén Darío, la Fun­da­ción PROA, el Cen­tro Cul­tu­ral Re­co­le­ta y va­rias ins­ti­tu­cio­nes más a las que a par­tir de ma­ña­na se su­ma­rán la Ca­sa do Po­vo, en San Pa­blo, los cam­pus de la Uni­ver­si­dad de Rio Gran­de do Sul y, más ade­lan­te, el Mu­seo Rei­na So­fía en Madrid, la Jeu de Pau­me en Pa­rís, el Mu­seo Pro­vin­cial de Be­llas Ar­tes en Tu­cu­mán o el Ba­rrio 21 de CA­BA, en­tre mu­chos otros.

GENTILEZA BIE­NAL­SUR

APER­TU­RA Y RES­PUES­TA. La inau­gu­ra­ción se reali­zó en el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña. Col­ma­do.

obra de Joa­quín Aras, y la ins­ta­la­ción de Eugenia Cal­vo en el Cen­tro de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, ex cár­cel de Mi­gue­le­te.

CEDOC PER­FIL

COM­BI­NA­DO. La obra de San­tia­go Ve­laz­co; Ale­go­ría,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.