Tra­ba­ja­do­res de una in­dus­tria

Perfil (Domingo) - - CULTURA / NOTA DE TAPA - EN­ZO MAQUEIRA

To­do em­pe­zó con un post en Fa­ce­book. Uno de no­so­tros se atre­vió a cues­tio­nar el víncu­lo en­tre las editoriales y los au­to­res. Ya se sa­be có­mo son de im­pre­vi­si­bles las re­des so­cia­les. La me­cha se pren­dió en­se­gui­da. Lo que si­guió fue un lar­go de­ba­te que in­clu­yó acu­sa­cio­nes, opi­nio­nes coin­ci­den­tes, un men­ti­ro­so “es­cri­to­res vs. edi­to­res” y una cer­te­za: el pro­ble­ma exis­te. El li­bro es el úni­co pro­duc­to de un mer­ca­do pe­que­ño y di­fí­cil, pe­ro mer­ca­do al fin. Los au­to­res so­mos la pie­dra fun­da­men­tal de una in­dus­tria que da tra­ba­jo a mu­cha gen­te y ge­ne­ra ma­yo­res o me­no­res in­gre­sos, pe­ro los ge­ne­ra. Sin em­bar­go, nues­tra par­ti­ci­pa­ción en las ga­nan­cias es ín­fi­ma y mu­chas ve­ces inexis­ten­te. Tam­po­co nues­tra opi­nión sue­le ser te­ni­da en cuen­ta a la ho­ra de­ba­tir, pla­ni­fi­car, pro­yec­tar, de­ci­dir so­bre nues­tro sec­tor. No me re­fie­ro só­lo a los au­to­res de li­te­ra­tu­ra o los poe­tas in­com­pren­di­dos. Cual­quie­ra de los que com­bi­na­mos las pa­la­bras pa­ra cons­truir un tex­to que lue­go se­rá con­ver­ti­do en li­bro su­fri­mos el des­tra­to por par­te de la in­dus­tria a la cual per­te­ne­ce­mos. No im­por­ta qué es­tan­te de la li­bre­ría nos to­que, to­das y to­dos so­mos tra­ba­ja­do­res de esa in­dus­tria. Pa­ra re­co­no­cer­nos co­mo ta­les, re­fle­xio­nar so­bre nues­tra pre­ca­rie­dad, dis­cu­tir, exi­gir un tra­to más jus­to, aquel posteo de Fa­ce­book de­vino en reunio­nes don­de le di­mos for­ma a un gru­po*, a una so­li­ci­ta­da y a un blog, union­dees­cri­to­ras­yes­cri­to­res.word­press.com, con al­gu­nos con­se­jos pa­ra fir­mar un con­tra­to edi­to­rial. No so­mos los pri­me­ros en in­ten­tar una cons­truc­ción en co­mún. En­ten­de­mos que no to­dos los in­vo­lu­cra­dos pue­den res­pon­der a nues­tras de­man­das. Pe­ro exi­gi­mos re­glas cla­ras. Ne­ce­si­ta­mos sa­ber cuá­les se­rán las con­di­cio­nes de nues­tra re­la­ción con las editoriales y que esas con­di­cio­nes sean cum­pli­das. Que­re­mos dis­cu­tir al­gu­nas de las vie­jas ma­las cos­tum­bres que gi­ran en torno a nues­tra ac­ti­vi­dad: pre­gun­tar­nos por qué no so­mos in­vi­ta­dos a los en­cuen­tros que se or­ga­ni­zan pa­ra de­ba­tir so­bre las pro­ble­má­ti­cas del sec­tor; qué pa­só con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas re­la­cio­na­das con nues­tra área, cu­yo ejer­ci­cio dis­mi­nu­yó en los úl­ti­mos años; por qué só­lo nos co­rres­pon­de una ga­nan­cia del 10% de la ven­ta de nues­tros li­bros. Aun­que el nues­tro sea un ofi­cio so­li­ta­rio, com­par­ti­mos los mis­mos re­cla­mos, nos ha­ce­mos las mis­mas pre­gun­tas, nos re­co­no­ce­mos tra­ba­ja­do­res de una in­dus­tria que in­sis­te con pre­ca­ri­zar­nos. Es­ta unión es un pri­mer pa­so. Ve­re­mos has­ta dón­de so­mos ca­pa­ces de lle­gar. *Al cie­rre de es­ta no­ta el gru­po lle­va más de 300 es­cri­to­ras y es­cri­to­res que han fir­ma­do la so­li­ci­ta­da, en­tre los cua­les des­ta­can Clau­dia Pi­ñei­ro, Sel­va Al­ma­da, Ma­ría So­nia Cris­toff, Mar­ce­lo Cohen, Leo Oyo­la, Sa­man­ta Sch­we­blin, Tamara Ka­mens­zain, Ga­brie­la Mas­suh y Al­ber­to Gior­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.