Es­tán bien los 33

Au­to­res: Li­niers y Martín Pé­rez (comp.) Gé­ne­ro: His­to­rie­ta Otras obras de los au­to­res: Ma­ca­nu­do, Mi­ni Ma­ma­rra­cho, Bi­tá­co­ra de sue­ños, Bi­tá­co­ra de li­bros, Bi­tá­co­ra de la fe­li­ci­dad (Li­niers), La vi­da es otra co­sa (Pé­rez) Edi­to­rial: Su­da­me­ri­ca­na, $ 439

Perfil (Domingo) - - CULTURA / LIBROS - JUAN MA­NUEL DOMINGUEZ

Si hay un ar­te con el que la cul­tu­ra ar­gen­ti­na his­te­ri­quea, ése es la his­to­rie­ta. Por ins­tan­tes, la ado­ra y no du­da ni re­mo­ta­men­te de su ido­la­tra­da (si no fo­si­li­za­da) for­ma de ícono cul­tu­ral y de iden­ti­dad (ahí es­tá Ma­fal­da, cla­ro, co­mo mas­ca­rón de proa de otros clá­si­cos que to­dos nos sa­be­mos). En otros mo­men­tos, don­de pri­ma el best-se­ller, es im­po­si­ble que esa mis­ma cul­tu­ra nie­gue el copy pas­te que ven­de co­mo cho­ri­zo (Ga­tu­rro). Pe­ro en otros ins­tan­tes, que sue­len ser ca­si 23 ho­ras al día, to­do lo que es­tá en el me­dio de eso dos ex­tre­mos es pues­to en una es­pe­cie de lim­bo. Más le­jos o cer­ca de la puer­ta, pe­ro en un mis­mo lim­bo. Muy a su pe­sar se­gu­ro, pe­ro se lo vuel­ve a ob­ser­var, a to­dos esos po­si­bles y reales de his­to­rie­ta lo­cal, co­mo a una ma­ri­po­sa en ex­hi­bi­ción: co­mo si nun­ca se hu­bie­ra mo­vi­do. Se lo sienta en una sa­la de es­pe­ra. Se an­sía su sal­to evo­lu­ti­vo. Lo in­só­li­to es que ex­tra­ña­men­te esa evo­lu­ción no la ne­ce­si­ta la his­to­rie­ta lo­cal que en su va­rie­dad siem­pre fue po­de­ro­sa, sea el ins­tan­te ele­gi­do pa­ra juz­gar­la sus años in­dus­tria­les, los fe­ro­ces 90 y hoy, la era más ro­mán­ti­ca de to­da su his­to­ria (nun­ca hu­bo tan­ta edición in­de­pen­dien­te co­mo en es­te mo­men­to).

Esa evo­lu­ción la ne­ce­si­ta, con to­do ca­ri­ño, el lec­tor. Y Dis-Tin­ta. Nue­va his­to­rie­ta ar­gen­ti­na, la nue­va an­to­lo­gía de Su­da­me­ri­ca­na, cu­ra­da por Li­niers y por el pe­rio­dis­ta Martín Pé­rez, pue­de ser esa pó­ci­ma de As­te­rix (o una im­por­tan­te go­ta de la mis­ma) que se ne­ce­si­ta pa­ra que me­sas de li­bre­rías, lec­to­res ca­sua­les y fans fe­li­ces en su óxi­do en­tien­dan al­go sim­ple: si aman la his­to­rie­ta, la Ar­gen­ti­na es un gran lu­gar don­de leer. Si se ol­vi­da­ron lo mu­cho que la po­dían amar, Dis-Tin­ta en­ton­ces es un gran li­bro pa­ra te­ner.

En sus ca­si cua­tro­cien­tas pá­gi­nas, Pé­rez y Li­niers rea­li­zan una ju­ga­da de ajedrez: en una edición cui­da­da (que po­cas editoriales se ani­man a ayu­dar, cui­dar y pu­bli­car así), nun­ca se po­nen en víc­ti­mas. No hay ple­ga­ria. Es un li­bro que en­tien­de de pri­me­ra mano que pue­den ha­cer otras an­to­lo­gías ( The Best Ame­ri­can Co­mics, por ejem­plo, li­bro que reú­ne a los gran­des va­lo­res de la no­ve­la grá­fi­ca y la his­to­rie­ta nor­te­ame­ri­ca­nos de tal año ba­jo tal cu­ra­du­ría de tal au­tor o au­to­ra –y que in­gre­sa a los best-se­llers del New York Ti­mes). Y que por en­de sa­be lo que ne­ce­si­ta ha­cer una an­to­lo­gía lo­cal edi­ta­da por un gran se­llo: ser ama­ble sin de­jar de man­char las ma­nos.

La va­rie­dad de Dis-Tin­ta y sus 33 au­to­res (“que po­drían ha­ber si­do otros 33”, sue­len re­mar­car el his­to­rie­tis­ta y el es­cri­tor) es su tro­ya­na vic­to­ria: 33 au­to­res, don­de hay nom­bres co­mo Gus­ta­vo Sa­la, Ga­to Fer­nán­dez, Frank Ve­ga, So­le Ote­ro, Er­nan Ci­rian­ni, Fer­nan­do Cal­vi y más, aquí si im­pli­can 33 re­co­rri­dos po­si­bles, he­te­ro­gé­neos, dis­tin­tos pun­tos de lle­ga­da de una ge­ne­ra­ción a la que la in­dus­tria, si no la es­pal­da, al me­nos les cla­vó el “vis­to”.

Y aun­que a ve­ces no cues­ta na­da ver los pun­tos que unen es­tas his­to­rie­tas, eso no des­ar­ti­cu­la su fuer­za in­di­vi­dual y, cla­ro, co­mo co­lec­ti­vo. Nun­ca una an­to­lo­gía ar­gen­ti­na de­jó tan en cla­ro to­das las po­si­bi­li­da­des, aun­que al­gu­nas ape­nas se mi­ran de reojo, de la his­to­rie­ta ar­gen­ti­na. Po­co im­por­ta que ha­ya nom­bres ya co­no­ci­dos (Sa­la) o me­nos pre­sen­tes en me­dios mains­tream pe­ro con una obra fuer­te (Brian Jan­chez): to­dos jun­tos, apre­ta­dos, pre­sen­ta­dos con

Aun­que a ve­ces no cues­ta na­da ver los pun­tos que unen es­tas his­to­rie­tas, eso no des­ar­ti­cu­la su fuer­za in­di­vi­dual y co­mo co­lec­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.