Hoy: ‘Tex­tos re­co­bra­dos 1956-1986’, de Bor­ges

Perfil (Domingo) - - CULTURA / LIBROS - JUAN JO­SE BECERRA

En ju­lio de 1968, en un ho­me­na­je a Xul So­lar, Bor­ges ci­tó unas pa­la­bras de Ber­nard Shaw tras la muer­te de Wi­lliam Mo­rris, en las que se ase­gu­ra que los muer­tos re­cién des­apa­re­cen con la muer­te de los deu­dos y que, por lo tan­to, és­tos de­ben con­ti­nuar su pen­sa­mien­to, “así co­mo Pla­tón hi­zo con Só­cra­tes”. Unos días des­pués, vuel­ve so­bre la mis­ma ci­ta; es­ta vez en un dis­cur­so pro­nun­cia­do en la So­cie­dad He­brai­ca con mo­ti­vo de la muer­te del es­cri­tor Car­los Grum­berg.

En Tex­tos re­co­bra­dos 1956-1986, que abar­ca su tem­po­ra­da de ce­gue­ra, cuan­do su re­la­ción con la li­te­ra­tu­ra ya no es di­rec­ta (es­cri­be a tra­vés de ama­nuen­ses, lee a tra­vés de quie­nes le lean), Bor­ges es un ar­tis­ta oral que in­ter­vie­ne so­bre to­dos los es­pa­cios ba­sa­do en los ins­tru­men­tos pro­ba­dos de las ci­tas y las ideas re­pe­ti­das. En 1969 le ob­se­quia a un lec­tor un poe­ma lla­ma­do La es­pe­ra, y el lec­tor le re­cuer­da que hay un cuen­to con el mis­mo tí­tu­lo en El Aleph; y en 1970 es­cri­be Isi­do­ro Ace­ve­do, poe­ma ho­mó­ni­mo del pu­bli­ca­do en Cuaderno San Martín, en 1929. Pe­ro es el pro­pio Bor­ges quien ad­vier­te in­fan­cia eu­ro­pea, los maes­tros –Rafael Can­si­nos As­sens, Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez–, su amor fí­si­co por cier­tos li­bros de la bi­blio­te­ca fa­mi­liar, así co­mo su odio a Pe­rón y su sim­pa­tía por la cen­su­ra, co­mien­zan a des­viar­se len­ta­men­te. Co­mo si el hom­bre que has­ta en­ton­ces era to­do obra co­men­za­ra a caer en las vul­ga­ri­da­des de la vi­da. De pron­to apa­re­ce co­mo un hom­bre que ha­bi­ta el tiem­po que abo­rre­ce: el tiem­po his­tó­ri­co. Su fir­ma apa­re­ce en so­li­ci­ta­das, mez­clán­do­se con las de Pe­pe Bion­di y Fer­nan­do Si­ro; y li­ti­ga con Car­los Hu­go Ch­ris­ten­sen por la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de La in­tru­sa.

Pe­ro co­mo to­da edición de pro­pó­si­to ar­queo­ló­gi­co, Tex­tos re­co­bra­dos 19561986 tie­ne sus gran­des mo­men­tos. Uno de ellos –se­gu­ra­men­te el más ines­pe­ra­do– es el de la irrup­ción de un Bor­ges des­co­no­ci­do, en­tre­ga­do al ejer­ci­cio in­vo­lun­ta­rio de un re­gis­tro que es el de la no­ve­la rea­lis­ta (su ar­chi­ene­mi­ga, su Pe­rón li­te­ra­rio). Se tra­ta del fo­lle­to que Los com­pi­lan tex­tos que Bor­ges pu­bli­có en dia­rios y re­vis­tas y que no se ha­llan en los vo­lú­me­nes de sus obras com­ple­tas. es­tos fe­nó­me­nos de re­in­ci­den­cia en me­dio de una de sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas: “¿Qué otra co­sa le que­da a un hom­bre de 70 años sino re­pe­tir­se?”.

Los ecos de esas re­pe­ti­cio­nes son los res­plan­do­res aún efec­ti­vos de su ge­nia­li­dad y la evi­den­cia de que su li­te­ra­tu­ra co­men­zó a ser una for­ma ce­rra­da a par­tir de la ce­gue­ra. Des­de en­ton­ces, vol­ver so­bre lo mis­mo no fue so­la­men­te una ex­pe­rien­cia del hom­bre ma­du­ro que vi­si­ta un ca­tá­lo­go fi­jo de re­cuer­dos, sino tam­bién la ra­ti­fi­ca­ción cons­tan­te de for­mas con­su­ma­das. En sus úl­ti­mos años, Bor­ges fue un co­men­ta­ris­ta asi­duo de sí mis­mo y de sus ideas. La en 1968 es­cri­be pa­ra la lí­nea aé­rea Va­rig, don­de se des­cri­be el atrac­ti­vo de Ba­ri­lo­che, Mar del Pla­ta, Igua­zú y otros pun­tos bus­ca­dos y pi­sa­dos por las za­pa­ti­llas del vi­si­tan­te ex­tran­je­ro.

En ca­da tex­to se apre­cia la di­fi­cul­tad de ope­rar en un len­gua­je sin ci­tas ni alu­sio­nes a ma­te­ria­les to­ma­dos de los ya­ci­mien­tos de la li­te­ra­tu­ra. Se ve el vér­ti­go bor­geano an­te el va­cío. Los pai­sa­jes no pa­re­cen ha­ber si­do ad­ver­ti­dos por Bor­ges en un sen­ti­do ar­tís­ti­co (me­nos to­da­vía en un sen­ti­do no­ve­les­co), y no al­can­za con ar­gu­men­tar que era cie­go, por­que el pro­ble­ma es que no los “ima­gi­na”.

FO­TO: DIA­NE ARBUS

BOR­GES. Tex­tos re­co­bra­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.