¿Có­mo lo ha­cen?

Perfil (Domingo) - - CULTURA / LIBROS - POR DAMIáN TA­BA­ROVSKY

La ex­cep­ción es Ñ, que man­tie­ne in­te­rés y dig­ni­dad, la pá­gi­na dia­ria de cul­tu­ra, aun­que aho­ra per­di­da en una sec­ción lla­ma­da Spot (su­pon­go que en los fo­cus groups el nom­bre ha­brá da­do can­che­ro, mo­derno, ju­ve­nil), la co­lum­na do­mi­ni­cal de Fe­de­ri­co Mon­jeau, y al­gu­na otra co­sa que se me es­ca­pa. Por lo de­más, ten­go una in­men­sa pre­gun­ta: ¿có­mo lo ha­cen? ¿Có­mo lo con­si­guen? Quie­ro de­cir, ¿có­mo se hace pa­ra que has­ta el úl­ti­mo pe­rio­dis­ta per­di­do de cual­quier me­dio del Gru­po Cla­rín, en sus ra­dios, en sus ca­na­les de te­le­vi­sión, en sus dia­rios, en sus pá­gi­nas de in­ter­net, en to­das las sec­cio­nes, mo­dos y ho­ra­rios, pien­se igual, es­cri­ba igual y ba­je la mis­ma lí­nea con la mis­ma in­ten­si­dad pla­na, sin ma­ti­ces, sin plie­gues, sin dia­go­na­les? (Por cier­to, eso in­clu­ye tam­bién a bue­na par­te del ecosistema de me­dios no per­te­ne­cien­tes al gru­po, pe­ro que fun­cio­nan co­mo sa­té­li­tes). Esa ho­mo­ge­nei­dad to­ta­li­ta­ria y ver­ti­cal la co­no­cía­mos en me­dios co­mo Prav­da o Gran­ma. Pe­ro esos me­dios eran só­lo vo­ce­ros de un po­der cen­tra­li­za­do, ex­terno al dia­rio. Aho­ra el po­der cen­tra­li­za­do se jue­ga en ne­go­cia­cio­nes e in­ter­cam­bios en­tre el go­bierno na­cio­nal, el Gru­po Cla­rín, la ex SIDE y los jue­ces fe­de­ra­les (se jue­ga en­tre esos cua­tro ac­to­res has­ta que, co­mo de cos­tum­bre, Cla­rín des­pi­da a uno –el Go­bierno– y bus­que nue­vo re­em­pla­zo). ¿Có­mo lo ha­cen? ¿Có­mo ha­cen pa­ra que ca­da día no ha­ya du­das so­bre el da­ño que hay que cau­sar, a quién, cuán­do, de qué mo­do? Un día un te­ma, otro día otro, un ter­ce­ro otro, pe­ro en ver­dad siem­pre igual, siem­pre el mis­mo: ver­da­de­ros gru­pos de ta­reas me­diá­ti­cos.

¿Có­mo lo ha­cen? ¿Se man­dan ins­truc­cio­nes por What­sApp? ¿En reunio­nes ma­tu­ti­nas? ¿Por fax? ¿Ya se co­no­cen de me­mo­ria, al­can­za con una mi­ra­da? No lo sé. Y me en­can­ta­ría sa­ber­lo. No sa­ber el efec­to de la po­lí­ti­ca ge­ne­ral, la opre­sión en la vi­da co­ti­dia­na –eso ya lo sa­be­mos–, sino la microhistoria, los de­ta­lles me­no­res de có­mo fun­cio­na una ma­qui­na­ria to­ta­li­ta­ria. Por­que, a di­fe­ren­cia de Prav­da, es de­cir, del Or­well de 1984, hoy la cen­su­ra la ejer­ce el mer­ca­do. Y el Es­ta­do es só­lo un apén­di­ce del mer­ca­do, con otro nom­bre. El cé­le­bre y ex­tra­or­di­na­rio ar­tícu­lo de Leo Strauss –“Es­cri­bir en­tre lí­neas, un ar­te ol­vi­da­do”– en el que ana­li­za­ba los mo­dos de es­cri­bir –y leer– en las so­cie­da­des to­ta­li­ta­rias, la idea de es­cri­bir en­tre lí­neas, de man­dar men­sa­jes ci­fra­dos, jue­gos de sen­ti­dos ocul­tos, co­mo un mo­do de “evi­tar la coer­ción” de los gran­des re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios de prin­ci­pio del si­glo X X, que­dó irre­me­dia­ble­men­te vie­jo. Aho­ra, en la épo­ca de la cen­su­ra me­diá­ti­ca to­tal (que pue­de lle­gar has­ta a ocul­tar quién ga­nó una elec­ción: allí se po­ne en en­tre­di­cho la pro­pia idea de elec­ción, mé­to­do –el vo­to– fun­cio­nal al sis­te­ma de con­trol), las co­sas es­tán a la vista. Ya no en­tre lí­neas, sino cru­das, di­rec­tas y sin nin­gu­na uto­pía de un afue­ra. Pien­so en otro tex­to, de 1979, La con­di­ción post­mo­der­na, de Jean-Fra­nçois Lyo­tard, mu­chas ve­ces cri­ti­ca­do –tal vez con ra­zón– pe­ro que in­clu­ye frases de­ci­si­vas, co­mo és­ta: “La dis­po­si­ción de las in­for­ma­cio­nes es y se­rá más com­pe­ten­cia de ex­per­tos de to­do ti­po. La cla­se di­ri­gen­te es y se­rá ca­da vez más la de los ‘de­ci­di­do­res’. De­ja de es­tar cons­ti­tui­da por la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal pa­ra pa­sar a ser una ba­se for­ma­da por je­fes de em­pre­sas, al­tos fun­cio­na­rios, di­ri­gen­tes de los gran­des or­ga­nis­mos pro­fe­sio­na­les, sin­di­ca­les, po­lí­ti­cos, con­fe­sio­na­les”.

JEAN-FRA­NçOIS LYO­TARD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.