Las grie­tas

Perfil (Domingo) - - CULTURA / LIBROS - POR QUIN­TíN

Me con­ta­ron en la li­bre­ría Wald­hu­ter que uno de es­tos días se pre­sen­ta­rá allí la no­ve­la Es­pe­jis­mo 38, de Kjell Wes­tö, y que la Em­ba­ja­da de Fin­lan­dia ofre­ce­rá un cóctel con co­mi­da tí­pi­ca de ese país. No po­dré es­tar, pe­ro es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra rom­per la ten­den­cia de esas ce­re­mo­nias que ca­da vez se ha­cen más aus­te­ras. Hace po­co tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir a una de ellas, la pre­sen­ta­ción del Dic­cio­na­rio crí­ti­co de los años 70, de Gus­ta­vo No­rie­ga, don­de el ali­men­to fue pu­ra­men­te es­pi­ri­tual, y el vino, es­pan­to­so. Pe­ro va­lió la pe­na, por­que es­te li­bro in­ci­si­vo, pre­ci­so y am­plia­men­te do­cu­men­ta­do me­re­ce no só­lo ser leí­do sino acom­pa­ña­do co­mo lo es­tu­vo por dos per­so­nas lú­ci­das y va­lien­tes co­mo Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de y Luis Al­ber­to Ro­me­ro. El ac­to tu­vo al­go de mi­sa lai­ca, en el sen­ti­do de que la ma­yo­ría de quie­nes es­tu­vi­mos ahí cree­mos que la po­si­bi­li­dad de que la Ar­gen­ti­na ten­ga un fu­tu­ro sin grie­tas de­pen­de en bue­na me­di­da de que su sis­te­ma po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal es­tá re­gi­do por la uni­ver­sa­li­dad de los de­re­chos hu­ma­nos. Ha­ber­los ig­no­ra­do en los 70 o coop­ta­do y ma­ni­pu­la­do dé­ca­das más tar­de es el fun­da­men­to úl­ti­mo de la vio­len­cia de en­ton­ces y del des­gra­cia­do ma­les­tar ac­tual.

No­rie­ga em­pie­za su li­bro con la frase: “En los 70, la Ar­gen­ti­na se vol­vió lo­ca”. Tres­cien­tas pá­gi­nas más tar­de, ha acu­mu­la­do su­fi­cien­te in­for­ma­ción so­bre los dis­pa­ra­tes co­me­ti­dos en esos años, las ideas que les da­ban sus­ten­to y los per­so­na­jes que las in­ter­pre­ta­ron co­mo pa­ra que el lec­tor se con­ven­za de que esa afir­ma­ción es irre­ba­ti­ble. Sin em­bar­go, aun­que No­rie­ga no di­ga eso, te­ne­mos ten­den­cia a pen­sar que vi­vi­mos en un lu­gar don­de pa­san co­sas ex­tra­or­di­na­rias que no tie­nen pa­ran­gón en otras par­tes.

Por eso vie­ne a cuen­to el li­bro de Wes­tö, una de esas no­ve­las que mez­clan las pe­ri­pe­cias de los per­so­na­jes con su cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca y las con­di­men­tan con to­ques de in­tri­ga, mor­bo y sus­pen­so. Pe­ro trans­cu­rre en Fin­lan­dia en un año par­ti­cu­lar­men­te den­so y le brin­da al lec­tor la opor­tu­ni­dad de aso­mar­se a un país ca­si des­co­no­ci­do. Fin­lan­dia era en­ton­ces muy po­bre y su eli­te eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral ha­bla­ba sue­co (de he­cho, Wes­tö es­cri­bió siem­pre en sue­co). Es­pe­jis­mo 38 se ocu­pa de la tre­men­da di­vi­sión en la so­cie­dad fin­lan­de­sa pro­du­ci­da por la gue­rra ci­vil de 1918, que en­fren­tó a los co­mu­nis­tas con los con ser va­do­res ( Wes­tö es­tá con­si­de­ra­do co­mo el gran cronista épi­co de los años de gue­rra a par­tir de la no­ve­la Don­de una vez ca­mi­na­mos). Tras va­rios epi­so­dios de te­rror ro­jo y te­rror blan­co, ga­na­ron los con­ser­va­do­res y en­ce­rra­ron a 80 mil ad­ver­sa­rios de am­bos se­xos en cam­pos de con­cen­tra­ción don­de al me­nos 15 mil mu­rie­ron de ham­bre ( Es­pe­jis­mo 38 se ocu­pa de esa bar­ba­rie y sus se­cue­las). Des­pués, Fin­lan­dia tu­vo una gue­rra con la Unión So­vié­ti­ca, que ga­nó con la ayu­da de la Ale­ma­nia na­zi. Pe­ro al fi­na­li­zar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial los ru­sos im­pu­sie­ron sus con­di­cio­nes y, du­ran­te mu­chos años, Fin­lan­dia fue una es­pe­cie de pro­tec­to­ra­do so­vié­ti­co, con go­bier­nos más o me­nos tí­te­res, del que re­cién ter­mi­nó de sa­lir tras la caí­da del Mu­ro. Si al­gún país tu­vo en­tre sus ha­bi­tan­tes una grie­ta ideo­ló­gi­ca enor­me, ése fue Fin­lan­dia. Y ahí es­tá, con­ver­ti­do en un país prós­pe­ro y pa­cí­fi­co, aun­que lleno de tris­te­zas, se­cre­tos y mis­te­rios se­gún se ve en las pe­lí­cu­las de Aki Kau­ris­mä­ki.

MATIAS MO­YANO

KJELL WES­Tö

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.