“nos fo­ca­li­za­mos en la po­lí­ti­ca y el nar­co­trá­fi­co”

Es­tu­vi­mos en san Pa­blo en la pro­duc­ción de FoX Pre­mium de es­ta fic­ción que se me­te en el mun­do del te­ji­do so­cial co­rrup­to y cuan­do al­guien inocen­te acu­sa­do eli­ge su in­te­gri­dad.

Perfil (Domingo) - - TE­LE­VI­SION - ANA SEOA­NE*

El lu­nes 11 de sep­tiem­bre a las 23.45 en FOX Pre­mium App & TV se co­no­ce­rá la se­gun­da tem­po­ra­da de 1 con­tra to­dos. Los da­tos fríos se­ña­lan que la pri­me­ra tem­po­ra­da de es­te te­le­film bra­si­le­ño fue un éxi­to, no só­lo en su país, y aún se pue­de ver en Ar­gen­ti­na a tra­vés del ac­ce­so pre­mium de la app de FOX.

A prin­ci­pios de es­te año se gra­bó la se­gun­da tem­po­ra­da, a la que asis­tió PER­FIL y cu­ya ac­ción, aun­que fil­ma­da en Río de Ja­nei­ro, trans­cu­rri­rá en San Pa­blo y Bra­si­lia, ca­pi­tal po­lí­ti­ca por ex­ce­len­cia. Ase­gu­ran que ha­brá un ter­cer ci­clo, siem­pre con ocho ca­pí­tu­los. Su di­rec­tor, Breno Sil­vei­ra, com­par­tió el guión con Gus­ta­vo Lipsz­tein y Tho­mas Sta­vros. La his­to­ria es­ta­ba ba­sa­da en un he­cho real: un inocen­te es cul­pa­do de tra­fi­can­te y en­car­ce­la­do. Aque­llos ocho ca­pí­tu­los se cen­tra­ron en ese ám­bi­to: la cár­cel. La se­gun­da par­te se fo­ca­li­za en el mun­do de la po­lí­ti­ca, sin que nun­ca de­je de es­tar pre­sen­te la dro­ga, con­flic­to que lle­vó al pro­ta­go­nis­ta a es­tar pre­so y lue­go lo im­pul­só a es­te nue­vo es­pa­cio en­tre dipu­tados.

“Me da mu­cha fe­li­ci­dad que un tra­ba­jo rea­li­za­do aquí, en Bra­sil, ha­ya te­ni­do éxi­to –di­jo Breno Sil­vei­ra–. No ima­gi­né que po­dría ser vis­to y se­gui­do en tan­tos otros paí­ses. Me pre­gun­to: ¿qué lle­va a una pro­duc­ción bra­si­le­ña a te­ner eco en otros lu­ga­res? ¿Có­mo se in­ter­pre­tó? Fue­ron sue­ños no só­lo míos, co­mo di­rec­tor, sino de los guio­nis­tas, ac­to­res y téc­ni­cos; to­dos qui­si­mos mos­trar lo que se ha­ce en Bra­sil. A mí me in­tere­sa tra­ba­jar so­bre los la­zos fa­mi­lia­res, los víncu­los, las co­ne­xio­nes hu­ma­nas, por eso con­fe­sé que nun­ca me ima­gi­na­ba ha­cien­do un po­li­cial. Pen­sé: ¿có­mo ha­go pa­ra que en­ca­je lo que ha­go con lo que de­bo ha­cer? Me pre­gun­ta­ba qué me atraía de ese mun­do. No eran zo­nas mías. En­con­tré es­ta his­to­ria ve­rí­di­ca de un abo­ga­do acu­sa­do y en- car­ce­la­do in­jus­ta­men­te por al­go que no ha­bía he­cho y eso me mo­ti­vó a fil­mar­lo. Es­te dra­ma es uni­ver­sal, pu­do ha­ber ocu­rri­do en cual­quier país o ciu­dad. Es un con­flic­to éti­co que hoy se vi­ve en to­das par­tes del mun­do. Un ser hu­mano, un hom­bre de car­ne y hue­so, que po­dría ser cual­quie­ra, en­con­tró en Ju­lio al ac­tor ne­ce­sa­rio pa­ra en­car­nar­lo. La fa­mi­lia que apa­re­ce ahí pue­de ser cual­quie­ra y mos­tra­mos có­mo se man­tie­ne en la éti­ca a pe­sar de los pro­ble­mas. In­ten- ta­mos ra­dio­gra­fiar có­mo esa per­so­na acu­sa­da in­jus­ta­men­te bus­ca man­te­ner su in­te­gri­dad y se­guir sien­do bue­na”.

“Nos fo­ca­li­za­mos –an­ti­ci­pa el di­rec­tor Sil­vei­ra– en la po­lí­ti­ca, en­tre­cru­zán­do­la tam­bién con el nar­co­trá­fi­co. El pro­ta­go­nis­ta, Ca­dú, quie­re se­guir sien­do bueno y éti­co, más allá de que mu­chos a su al­re­de­dor no lo sean. Si com­pa­ra­mos po­de­mos ver que era más fá­cil la cár­cel, por­que fue­ra de ella to­do se com­pli­ca mu­cho más. La pri­me­ra tem­po­ra­da tras­cu­rría en 2009, cuan­do los ce­lu­la­res eran otros, no usá­ba­mos What­sApp… só­lo men­sa­jes de tex­to. Mien­tras que aho­ra ve­rán una so­cie­dad más ac­tual, y aquel ni­ño de Ca­dú cre­ció y tie­ne otros pro­ble­mas”.

El ac­tor Ju­lio An­dra­de en­car­na a Ca­dú y afir­mó: “Creí que mi per­so­na­je ter­mi­na­ba y me ale­gró que me vol­vie­ran a lla­mar. Aho­ra en­tré de otro mo­do, ya que a mi pro­ta­go­nis­ta lo co­noz­co”. An­te el co­men­ta­rio, el di­rec­tor agre­ga: “Im­pre­sio­na

ver có­mo es­tán to­dos los ac­to­res tan me­ti­dos en sus per­so­na­jes”. An­dra­da se son­ríe y con­fie­sa: “A ve­ces di­go ‘es­to no lo ha­ría así Ca­dú’…”. Ju­lia Ia­ni­na se­gui­rá in­ter­pre­tan­do a la es­po­sa del pro­ta­go­nis­ta y con­fie­sa: “Aho­ra el desafío no es­tu­vo en la cár­cel sino en el po­der”.

La pri­me­ra fra­se de la pri­me­ra tem­po­ra­da fue: “En Bra­sil ser ho­nes­to es un de­fec­to”. Pa­ra és­ta, Sil­vei­ra an­ti­ci­pa: “Hi­ci­mos una crí­ti­ca a la co­rrup­ción de Bra­sil. Lo que su­ce­de hoy en día. Ten­go fe en el ser hu­mano. Si Ca­dú so­bre­vi­vió den­tro de la cár­cel fue por­que te­nía una fa­mi­lia que lo es­pe­ra­ba. Pa­ra es­ta tem­po­ra­da leí­mos dia­rios, fue­ron la fuen­te. Hay una es­ce­na don­de se ve un bar­co re­ple­to de dro­ga y que lo hun­den. Su­ce­dió en 1987, jus­to fren­te a Río de Ja­nei­ro. Se ti­ra­ron la­tas con ma­rihua­na, to­dos los ha­bi­tan­tes las bus­ca­ban y las en­te­rra­ban en la pla­ya… Fue el ‘ve­rano de las la­tas’. Y el ci­nis­mo fue cre­cien­do. Si se com­pa­ra lo que vi­vió Ca­dú en la pri­sión, es ca­si un pa­raí­so lo que va a te­ner que en­fren­tar aho­ra, me­tién­do­se en el mun­do de la po­lí­ti­ca y el nar­co­trá­fi­co”.

GZA. FOX PRE­MIUM

La fic­ción que arran­có con un inocen­te pre­so por un cri­men que no co­me­tió, va por el ca­mino de las elec­cio­nes en un Bra­sil con­vul­sio­na­do por la co­rrup­ción.

MUN­DO.

CA­LLES.

PER­FIL es­tu­vo en es­tas tres es­ce­nas, que se ve­rán des­de el lu­nes 11 por FOX Pre­mium en la 2ª tem­po­ra­da de 1 con­tra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.