Ar­gen­tino di­se­ña en la NASA la mo­da Mar­te

Na­ció en Ca­ñue­las, tie­ne 52 años y tra­ba­ja pa­ra la NASA. Bus­ca di­se­ñar una vi­vien­da pa­ra los as­tro­nau­tas que va­yan al pla­ne­ta ro­jo en 2030.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - GONZALO SANTOS

A sim­ple vis­ta, qui­zás mu­chos lo con­fun­di­rían con un ofi­ci­nis­ta o tal vez con un em­plea­do ban­ca­rio, pe­ro lo cier­to es que el hom­bre que es­tá sen­ta­do en la piz­ze­ría, co­mien­do una por­ción de muz­za y ha­blan­do de pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción da­ne­sas y ru­sas con eru­di­ción de ci­né­fi­lo, tie­ne una pro­fe­sión que por es­tos pa­gos pue­de lle­gar a so­nar ex­cén­tri­ca: es in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co y ex­per­to en tra­jes es­pa­cia­les. Se tra­ta de Pa­blo de León, el ar­gen­tino que es­tá desa­rro­llan­do pa­ra la NASA el pro­to­ti­po de há­bi­tat en el que vi­vi­rán los as­tro­nau­tas que va­yan al pla­ne­ta ro­jo en 2030.

De León na­ció en Ca­ñue­las, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, en 1964 y es­tu­dió en la In­ter­na­tio­nal Spa­ce Uni­ver­sity, don­de tu­vo una be­ca com­ple­ta. En su la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Da­ko­ta del Nor­te reali­zó jun­to a su equi­po dos pro­to­ti­pos de tra­jes es­pa­cia­les: el NDX-1 pa­ra la su­per­fi­cie de Mar­te y el NX-2 pa­ra la Lu­na. En 2009 co­men­zó a es­tu­diar có­mo apli­car la tec­no­lo­gía de los tra­jes en la cons­truc­ción de há­bi­tats, y hoy desa­rro­lla pa­ra la NASA la pri­me­ra ba­se pa­ra vi­vir en Mar­te. En un via­je re­lám­pa­go a Bue­nos Ai­res, adon­de vino ca­si “de in­cóg­ni­to”, ha­bló con PER­FIL so­bre sus co­mien­zos, los desafíos de la for­ma­ción cien­tí­fi­ca y el Ar­sat 3 (ver re­cua­dro).

—¿De dón­de vie­ne es­te in­te­rés por lo ae­ro­es­pa­cial?

—Des­de chi­co, siem­pre me in­tere­só. Apar­te voy a cum­plir 53 años, con lo cual vi­ví du­ran­te los 60 la épo­ca de oro del pro­gra­ma es­pa­cial, don­de to­do en la TV te­nía que ver con el es­pa­cio: los vue­los de Ge­mi­ni, la pre­pa­ra­ción del pro­gra­ma Apo­lo, El la­gar­to Juan­cho. Es­ta­ban Los Su­per­só­ni­cos, y pen­sá­ba­mos que cuan­do lle­ga­ra el 2000 íba­mos a es­tar con los cohe­tes vo­lan­do por el cos­mos, con ro­bo­ti­nas. Ese era el fu­tu­ro, lo que iba a ocu­rrir. Na­die se po­día ima­gi­nar que el fu­tu­ro iba a ser te­ner Fa­ce­book.

—¿Lle­gás en­ton­ces a tra­vés del ci­ne y la TV?

—Sí, des­pués em­pe­cé a ir a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Ae­ro­náu­ti­ca, en la ca­lle Pa­ra­guay al 700. Y cuan­do lle­ga­ba te­nía que es­pe­rar dos ho­ras por la gran can­ti­dad de pi­bes que ha­bía sen­ta­dos en la bi­blio­te­ca. Pe­ro vas aho­ra y es­tá va­cía: no va ni el lo­ro, na­die. En­ton­ces, ¿có­mo pu­do ser que en trein­ta y pi­co de años cam­bia­ra tan­to el de­seo de lo que la gen­te que­ría ha­cer con su vi­da?

—En tu ca­so, ¿siem­pre lo tu­vis­te cla­ro?

—Sí, siem­pre me gus­tó es­to y des­pués a ba­se de per­sis­ten­cia lo­gré al­gu­nas co­sas. Pe­ro aho­ra cam­bia­ron los tiem­pos. En otras épo­cas vos que­rías es­tu­diar y te­ner una pro­fe­sión que tu­vie­ra que ver con al­go prác­ti­co. Yo de chi­co no co­no­cí a na­die que qui­sie­ra ser abo­ga­do o que qui­sie­ra ser con­ta­dor. To­dos que­rían ser in­ge­nie­ros, téc­ni­cos, me­cá­ni­cos, pro­fe­so­res: gen­te que de­ja­ra al­go útil a la so­cie­dad. Aho­ra no lo ves mu­cho.

—Paí­ses co­mo EE. UU. fo­men­tan más esas pro­fe­sio­nes.

—Sí, EE.UU. fo­men­ta mu­cho más lo es­pa­cial, lo cien­tí­fi­co y lo tec­no­ló­gi­co en ge­ne­ral: lo es­pon­so­rea. Mis es­tu­dian­tes, que ya es­tán en ni­vel de maes­tría o doc­to­ra­do en es­tu­dios es­pa­cia­les, re­ci­ben un sub­si­dio y no tie­nen que pa­gar­le na­da a la uni­ver­si­dad por es­tu­diar,

al­go que allí es una co­sa ex­tra­ñí­si­ma, por­que una uni­ver­si­dad te sa­le US$ 60 mil por año. Esas sub­ven­cio­nes, esas fa­ci­li­da­des pa­ra que es­tu­dien y se pre­pa­ren acá son más di­fí­ci­les de con­se­guir. Al pi­be que es­tu­dia in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca en Hae­do, que se tie­ne que to­mar el tren has­ta la lo­ma del pe­lu­do, na­die le pa­ga pa­ra es­tu­diar. Con una be­ca vos po­dés li­be­rar tu men­te de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, y no te­nés que ir a tra­ba­jar y des­pués ir­te a la UTN a ter­mi­nar la cla­se a las 23.45.

—Pe­ro más allá de to­do es­to, ¿vis­te al­gún avan­ce en los úl­ti­mos años?

—Hu­bo me­jo­ras. Lo que pa­sa es que hay ti­pos que des­de ha­ce trein­ta años es­tán es­tu­dian­do la se­xua­li­dad de la mos­ca Dro­sop­hi­la por­que no hay un sis­te­ma don­de se eva­lúe al in­ves­ti­ga­dor en fun­ción de cuál es su apor­te a la so­cie­dad. Vos ha­cés co­sas, pre­sen­tás los pa­pe­li­tos y lis­to. No hay un sis­te­ma de eva­lua­ción don­de vos di­gas “bueno, el pro­duc­to que es­te ti­po hi­zo, el ser­vi­cio que es­te ti­po desa­rro­lló, ¿tra­jo al­gún be­ne­fi­cio a la so­cie­dad?”. En­ton­ces te­nés que te­ner un sis­te­ma de mé­ri­tos. —Acá hay un te­ma con la pa­la­bra “mé­ri­tos”...

—Bueno, pe­ro sin mé­ri­to no fun­cio­na una so­cie­dad. Es­toy en con­tra del ca­pi­ta­lis­mo acé­rri­mo, pe­ro tie­ne que ha­ber un sis­te­ma que ha­ga que la gen­te que la­bu­ra y que ha­ce bue­nas co­sas se dis­tin­ga de al­gu­na ma­ne­ra de los que no ha­cen na­da. Si no, ¿qué ejem­plo es­tás dan­do a la so­cie­dad?

FO­TOS: GZA. DE LEON/ UNI­VER­SI­DAD DA­KO­TA

EX­PER­TO. Pa­blo de León desa­rro­lló con un sub­si­dio de la NASA dos tra­jes es­pa­cia­les. Los pro­to­ti­pos su­pe­raron ri­gu­ro­sas prue­bas en EE.UU. y la Ba­se Ma­ram­bio.

El in­ge­nie­ro De León pla­ni­fi­ca pa­ra 2030.

PRO­TO­TI­PO. El há­bi­tat pa­ra cua­tro as­tro­nau­tas ten­drá mó­du­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.