Gen­dar­me in­có­mo­do.

Fa­bián Mén­dez, je­fe del es­cua­drón de El Bol­són, re­ci­bió ame­na­zas y ten­dría una in­ter­na si­len­cio­sa con el es­cua­drón de Es­quel, el otro apun­ta­do por el ca­so Mal­do­na­do. Ten­sión Bull­rich-Bur­za­co.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - EZE­QUIEL SPILLMAN

El ca­so Mal­do­na­do cr is­ta li zó, y pro­fun­di­zó, un se­cre­to a vo­ces den­tro del go­bierno na­cio­nal: las di­fe­ren­cias in­ter­nas en el ga­bi­ne­te y tam­bién en­tre la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Patricia Bull­rich, y el vi­ce­mi­nis­tro, Eu­ge­nio Bur­za­co, so­bre el ma­ne­jo de la Gen­dar­me­ría y las fuer­zas fe­de­ra­les.

A la de­fen­sa ce­rra­da que ve­nía sos­te­nien­do Bull­rich de los gen­dar­mes en el ca­so de la des­apa­ri­ción del jo­ven ar­te­sano, su­ma­do al si­len­cio de Bur­za­co, ex je­fe de la Me­tro­po­li­ta­na e his­tó­ri­co ase­sor en se­gu­ri­dad del ma­cris­mo, se agre­gó ade­más la in­ter­ven­ción del je­fe de Ga­bi­ne­te, Marcos Pe­ña, y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, pa­ra de­jar abier­tas to­das las hi­pó­te­sis.

A tal pun­to que la or­den que emi­tió la Ca­sa Ro­sa­da fue que la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad ba­je su per­fil, y que Ga­ra­vano y el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Clau­dio Avruj –hom­bre de Pe­ña–, sean los nue­vos vo­ce­ros. De he­cho, es­ta se­ma­na Avruj via­jó con el vi­ce­mi­nis­tro de Jus­ti­cia, San­tia­go Ota­men­di, a vi­si­tar al juez de Es­quel, Gui­do Otran­to, mien­tras que Ga­ra­vano ofre­ció pa­gar con fon­dos de su mi­nis­te­rio a dos ex­per­tos en bús­que­da de per­so­nas a pe­di­do de la fa­mi­lia Mal­do­na­do. Ma­ña­na Pe­ña y Ga­ra­vano re­ci­bi­rán a Ame­ri­go In­cal­ca­te­rra, el re­pre­sen­tan­te de Na­cio­nes Uni­das en ma­te­ria de De­re­chos Hu­ma­nos.

De fon­do, la ten­sión si­gue su­bien­do en el área de Se­gu­ri­dad. Bull­rich y Bur­za­co vie­nen li­bran­do una gue­rra fría en el seno del mi­nis­te­rio. “No coin­ci­den en na­da, ni en lo ope­ra­ti­vo, ni en lo co­mu­ni­ca­cio­nal ni en la for­ma de con­du­cir a las fuer­zas”, des­cri­bió cru­da­men­te a PER­FIL un im­por­tan­te fun­cio­na­rio del área.

Una anéc­do­ta ilus­tra la re­la­ción en­tre am­bos. Cuen­tan en el Go­bierno que cuan­do Mau­ri­cio Ma­cri anun­ció que Bullr ich ser ía su mi­nis­tra, Bur­za­co fue a ver­lo de ma­ne­ra per­so­nal pa­ra sa­ber si ten­dría un car­go en esa es­truc­tu­ra. Ma­cri le res­pon­dió, se­co: “An­dá a ver a Patricia”. Cuan­do se reunie­ron am­bos, él le di­jo que el Pre­si­den­te le ha­bía ofre­ci­do la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad. Ella le dio el “OK” y Bur­za­co lo anun­ció pú­bli­ca­men­te. Cer­ca de Bur­za­co di­cen que el ofre­ci­mien­to par­tió de Ma­cri.

Así las co­sas, el vi­ce­mi­nis­tro se ha que­ja­do del pre­sun­to per­so­na­lis­mo de la ti­tu­lar de la car­te­ra en la to­ma de de­ci­sio­nes y en su ac­cio­nar. Por su la­do, en el en­torno de Bull­rich creen que Bur­za­co tie­ne una di­ná­mi­ca len­ta en su ges­tión (una crí­ti­ca que ya so­na­ba cuan­do es­tu­vo a car­go de la Me­tro­po­li­ta­na).

Una de las úl­ti­mas de­ci­sio­nes que ge­ne­ra­ron rui­do fue sa­car del área del ex je­fe de la Me­tro­po­li­ta­na la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia Cri­mi­nal pa­ra que se su­ma­ra a la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad In­te­rior, a car­go de Ge­rar­do Mil­man, un hom­bre de con­fian­za de Bull­rich. En ese car­go es­ta­ba Juan Pa­tri­cio Fur­long, quien tra­ba­ja con el vi­ce­mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad des­de ha­ce lar­gos años y te­nía a su car­go la in­ves­ti­ga­ción de De­li­tos Com­ple­jos. Me­ses atrás tam­bién la mi­nis­tra le qui­tó el área de es­ta­dís­ti­cas.

Tam­po­co le gus­tó na­da a Bur­za­co cuan­do Bull­rich co­lo­có a una suer­te de in­ter­ven­tor de su con­fian­za pa­ra que tra­ba­ja­ra en la Po­li­cía de Se­gu­ri­dad Ae­ro­por­tua­ria (PSA), cu­yo ti­tu­lar, Alejandro Itz­co­vich Griot, fue re­co­men­da­do por el vi­ce­mi­nis­tro.

Aun­que a la me­sa tri­par­ti­ta que com­par­ten Ciu­dad, Pro­vin­cia y Na­ción am­bos si­guen con­cu­rrien­do jun­tos, fuen­tes ofi­cia­les coin­ci­den en que la re­la­ción es pé­si­ma y que nun­ca los vie­ron có­mo­dos tra­ba­jan­do co­do a co­do.

Por otro la­do, a Bur­za­co nun­ca le gus­tó que Bull­rich ha­ya ar­ma­do un víncu­lo di­rec­to con los je­fes de las cua­tro fuer­zas a car­go del mi­nis­te­rio: Po­li­cía Fe­de­ral, Pre­fec­tu­ra Na­val, Gen­dar­me­ría Na­cio­nal y la Po­li­cía de Se­gu­ri­dad Ae­ro­por­tua­ria. La mi­nis­tra, hi­per­ac­ti­va, se re­cos­tó fuer­te­men­te en Nés­tor Ron­ca­glia (PFA) y en el co­man­dan­te ge­ne­ral Ge­rar­do Ote­ro, je­fe de los gen­dar­mes, a pe­sar de que or­gá­ni­ca­men­te de­pen­den del vi­ce­mi­nis­tro.

So­bre el ca­so Mal­do­na­do, Bur­za­co aún no pro­nun­ció pa­la­bra al­gu­na –no res­pon­dió a los lla­ma­dos de PER­FIL–, aun­que en su en­torno afir­man que en las reunio­nes so­bre el te­ma es­bo­za una mi­ra­da más ana­lí­ti­ca so­bre las fac­cio­nes de ma­pu­ches y la cues­tión de los mo­vi­mien­tos del RAM sin ha­cer hin­ca­pié en Gen­dar­me­ría.

Bull­rich cons­tru­yó un víncu­lo di­rec­to con los je­fes de las fuer­zas

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

ENEMI­GOS INTIMOS. Patricia Bull­rich y Eu­ge­nio Bur­za­co man­tie­nen las for­mas, pe­ro ca­da vez es más di­fí­cil la con­vi­ven­cia en el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.