On­ce sin au­tos.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FRAN­CIS­CO BUENO

Con­ver­ti­rán en pea­to­na­les las ca­lles de la tra­di­cio­nal zo­na co­mer­cial por­te­ña.

El 17 de fe­bre­ro, un de­cre­to pre­si­den­cial dis­pu­so la reaper­tu­ra de la em­ba­ja­da ar­gen­ti­na en Sin­ga­pur, ce­rra­da des­de 2002. El 10 de mar­zo, Ni­co­lás Capu­to, em­pre­sa­rio y ami­go del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, fue nom­bra­do cón­sul ho­no­ra­rio. El 6 de abril vino al país el can­ci­ller Vivian Ba­la­krish­nan, en la pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial de un mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Sin­ga­pur. El 2 de ma­yo, Fe­de­ri­co Alejandro Bartt­feld fue de­sig­na­do em­ba­ja­dor en el país asiá­ti­co. El 8 de ju­lio, Ma­cri se reunió con el pri­mer mi­nis­tro sin­ga­pu­ren­se, Lee Hsien Loong, du­ran­te la cum­bre del G20. El lu­nes pa­sa­do, el can­ci­ller Jor­ge Fau­rie se en­con­tró con su par en Sin­ga­pur y au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas del país, al re­abrir ofi­cial­men­te la em­ba­ja­da ar­gen­ti­na en el país. En si­mul­tá­neo, ese día el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Luis Capu­to, re­ci­bía a Thar­man Shan­mu­ga­rat­nam, pri­mer vi­ce­mi­nis­tro y mi­nis­tro coor­di­na­dor del Ga­bi­ne­te de Po­lí­ti­cas Eco­nó­mi­cas y So­cia­les de Sin­ga­pur.

Se­me­jan­te im­pul­so a una re­la­ción bi­la­te­ral has­ta aho­ra prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te tie­ne una ra­zón: el po­ten­cial flu­jo de in­ver­sio­nes des­de Sin­ga­pur ilu­sio­na al Go­bierno. Des­de la Can­ci­lle­ría ase­gu­ran que só­lo el año pa­sa­do em­pre­sas de ese país anun­cia­ron des­em­bol­sos por US$ 418 mi­llo­nes, fo­ca­li- za­dos en tec­no­lo­gía y pe­tró­leo. De ésos, US$ 16 mi­llo­nes fue­ron com­pro­me­ti­dos por los fon­dos so­be­ra­nos de in­ver­sión del país que tie­ne uno de los ma­yo­res PBI per cá­pi­ta del mun­do.

En el Go­bierno con­si­de­ran que esos fon­dos, que acu­mu­lan ex­ce­den­tes del Estado, pue­den ser un as en la man­ga pa­ra mul­ti­pli­car in­ver­sio­nes, en es­pe­cial a par­tir de la en­tra­da en vi­gor de un ins­tru­men­to: las obras ba­jo Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da, un sis­te­ma que ofre­ce ven­ta­jas a in­ver­so­res ex­tran­je­ros. Ju­ga­do­res. Los fon­dos de in­ver­sión so­be­ra­na son el vehí­cu- lo a tra­vés del cual una por­ción im­por­tan­te de las in­ver­sio­nes de Sin­ga­pur sa­le del país, ex­pli­can fuen­tes de Can­ci­lle­ría. Es­tos fon­dos son en­ti­da­des pri­va­das que ma­ne­jan par­te de las re­ser­vas del go­bierno sin­ga­pu­ren­se, y los dos más gran­des son el GIC Pri­va­te Li­mi­ted y Te­ma­sek Hol­dings, con ac­ti­vos por US$ 600 mil mi­llo­nes en ac­ti­vos a ni­vel mun­dial, si­mi- la­res a un PBI de la Ar­gen­ti­na.

“Los fon­dos so­be­ra­nos nor­mal­men­te no in­vier­ten mu­cho en fi­nan­ciar al sec­tor pú­bli­co, que es adon­de fue­ron las in­ver­sio­nes en el úl­ti­mo año, ex­cep­to en pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos, sus car­te­ras tien­den a es­tar más en ac­ti­vos del sec­tor pri­va­do”, ex­pli­ca Mar­ce­lo Eli­zon­do, de la con­sul­to­ra DNI. Tra­ta­do. En Can­ci­lle­ría apun­tan en es­pe­cial a se­du­cir el flu­jo de US$ 600 mi­llo­nes de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IED), que anual­men­te sa­le ha­cia el mun­do des­de el país in­su­lar que se con­si­de­ran uno de los prin­ci­pa­les po­los fi­nan­cie­ros del mun­do. GIC y Te­ma­sek “re­pre­sen­tan una pro­por­ción im­por­tan­te de eso, no son los úni­cos que lo ca­na­li­zan”. Pa­ra atraer­los, es­tán em­pe­zan­do a ne­go­ciar un tra­ta­do bi­la­te­ral de in­ver­sio­nes, por aho­ra guar­da­do ba­jo sie­te lla­ves. Des­de la car­te­ra li­de­ra­da por Fau­rie en­fa­ti­zan que, si bien no des­es­ti­man la re­la­ción bi­la­te­ral, la li­mi­tan a una par­te del plan de “re­in­ser­ción en el mun­do”. El in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre Ar­gen­ti­na y Sin­ga­pur era ca­si inexis­ten­te. En 2016, las ex­por­ta­cio­nes lle­ga­ron a US$ 52 mi­llo­nes, con­cen­tra­das en mer­lu­za ne­gra, car­nes y vi­nos.

CEDOC PER­FIL

HI­TOS. El lu­nes pa­sa­do se re­abrió la em­ba­ja­da en el país asiá­ti­co. Capu­to, el ami­go más cer­cano de Ma­cri, es el cón­sul ho­no­ra­rio, y lu­ce el pin co­rres­pon­dien­te.

PE­SA­DOS. Los fon­dos so­be­ra­nos ma­ne­jan un PBI de la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.