San­tia­go Mal­do­na­do y no­so­tros

Perfil (Domingo) - - POLITICA - JA­VIER CAL­VO

Nos quie­ren con­ven­cer de lo con­trar io. Pe­ro hay mu­chos más ma­ti­ces en­tre los ex­tre­mos. No son tan dis­tin­tos, des­pués de to­do. Del hip­pie que se es­con­dió o del ar­te­sano que se es­ca­pó a Chi­le pa­ra cul­par al Go­bierno ver­sus el re­gre­so de la re­pre­sión ile­gal o Ma­cri vos sos la dic­ta­du­ra. Am­bos son pa­ri­dos en el pre­con­cep­to y en la ra­ti­fi­ca­ción de pos­tu­ras ya asu­mi­das. No im­por­ta la ver­dad, si es­ta­mos en la pos.

Mu­chos ciu­da­da­nos abra­zan con fer­vor fa­ná­ti­co es­tas ac­ti­tu­des. Cuen­tan pa­ra ello con el adi­ti­vo que apor­tan el ma­cris­mo y el kirch­ne­ris­mo. Y los me­dios y los pe­rio­dis­tas, cla­ro, que ads­cri­ben a sen­das cau­sas por en­ci­ma de sus obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Va­rios de ellos ha­ce tiem­po que se eri­gie­ron en ca­ri­ca­tu­ras, aun­que sin gra­cia.

Ob­via­men­te, esa mi­li­tan­cia dual nos quie­re con­ven­cer de abra­zar sus so­fis­mas. Si le exi­gi­mos al Estado que es­cla­rez­ca el ca­so Mal­do­na­do, so­mos K. Si cues­tio­na­mos el rol de la Gen­dar­me­ría, que­re­mos vol­ver al pa­sa­do. Si cri­ti­ca­mos la so­bre­ac­tua­ción o el apro­ve­cha­mien­to kirch­ne­ris­ta del te­ma, nos pa­ga el Go­bierno. Si re­cor­da­mos reac­cio­nes de CFK dis­tin­tas a las de aho­ra cuan­do ejer­ció la Pre­si­den­cia, nos po­nen del la­do de Cla­rín.

Más allá de que ca­da uno pre­ten­da lle­var agua pa­ra su mo­lino, se­me­jan­te sim­pli­fi­ca­ción es ade­más un sín­to­ma de in­to­le­ran­cia, sub­es­ti­ma­ción, in­ma­du­rez y bru­ta­li­dad. O, co­mo de­cían en el ba­rrio, nos to­man de bo­lu­dos.

Son mu­chos los ad­he­ren­tes a esas creen­cias más pro­pias de las re­li­gio­nes que de ba­sar­se en evi­den­cias. Fe an­tes que cien­cia. O, lo que es peor, fe dis­fra­za­da de cien­cia. Al­gu­nos de ellos –de am­bos gru­pos– es­cri­ben en es­te dia­rio. Es par­te de una de­ci­sión de dar ca­bi­da a to­das las vo­ces.

Con ese mis­mo es­pí­ri­tu, PER­FIL vie­ne ha­cien­do pe­rio­dis­mo crí­ti­co des­de su na­ci­mien­to. Pri­me­ro en 1998 co­mo co­ti­diano y lue­go a par­tir de 2005 los fi­nes de se­ma­na. Es bueno vol­ver a re­cor­dar­lo hoy, en es­ta edi­ción don­de cum­pli­mos 12 años, gra­cias a los lec­to­res y a los anun­cian­tes que sus­ten­tan es­te dia­rio. No hay otros ne­go­cios.

Te­ner una mi­ra­da crí­ti­ca no im­pli­ca só­lo bus­car el pe­lo a la le­che. Tam­bién es pre­gun­tar, ave­ri­guar y des­con- fiar más allá de a quién le be­ne­fi­cie o per­ju­di­que lo que pu­bli­ca­mos. De esa ló­gi­ca no es­ca­pa nin­gún su­ce­so no­ti­cio­so en PER­FIL: go­bier­nos, em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, de­por­tis­tas, fa­rán­du­la y pe­rio­dis­tas.

Ello nos ha traí­do más de un pro­ble­ma. Con to­dos. No hay una tra­di­ción to­le­ran­te en nues­tro país y pa­re­ce que con­ti­nua­mos en ese ca­mino, que es un ca­lle­jón sin sa­li­da re­pu­bli­ca­na. Eso in­clu­ye a ex lec­to­res, co­men­ta­ris­tas de nues­tra web y ta­li­ba­nes de las re­des so­cia­les, que ata­can con fu­ria ca­da vez que nues­tro es­pí­ri­tu crí­ti­co, an­ti­de­ma­gó­gi­co y con­tra­cí­cli­co cho­ca con sus creen­cias.

Co­mo in­ten­ta­mos ha­cer con to­dos los te­mas, aun co­me­tien­do erro­res pe­ro con ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual, PER­FIL vie­ne tra­tan­do de ha­cer una co­ber­tu­ra ri­gu­ro­sa y equi­li­bra­da del ca­so Mal­do­na­do. No nos subimos al tren ne­ga­cio­nis­ta ini­cial del Go­bierno ni nos en­co­lum­na­mos con cier­tas acu­sa­cio­nes opo­si­to­ras ab­sur­das. Pe­se a ello, o por ello, nos acu­san de ser ex­tor­sio­na­do­res de pau­ta ofi­cial o es­bi­rros de Mag­net­to.

Con Mal­do­na­do y con to­dos los te­mas se­gui­re­mos ha­cien­do pe­rio­dis­mo. Que sig­ni­fi­ca tam­bién ha­cer pre­gun­tas y bus­car res­pues­tas. In­clui­das to­das aque­llas que nos per­mi­tan es­cla­re­cer dón­de es­tá San­tia­go Mal­do­na­do.

El ca­so Mal­do­na­do vuel­ve a ex­hi­bir una mi­li­tan­cia dual que nos quie­re con­ven­cer de abra­zar sus so­fis­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.