El tiem­po y Mal­do­na­do

Perfil (Domingo) - - POLITICA - LUIS COS­TA*

Esos apa­ra­tos son pa­ra ver, pa­ra ver muy bien. Con la al­ta de­fi­ni­ción uno en­cuen­tra de­ta­lles en un par­ti­do de te­nis, en las arru­gas de los con­duc­to­res de te­lev isión, el cau­cho que de­jan los neu­má­ti­cos en las ca­rre­ras de au­tos o los in­gre­dien­tes de una co­mi­da en ple­na coc­ción. Mien­tras los me­dios de co­mu­ni­ca­ción au­men­tan la chan­ce del de­ta­lle, y el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te Berg­man trae unos te­le­vi­so­res ge­nia­les des­de Chi­le, na­die en­cuen­tra en los des­cam­pa­dos de la Pa­ta­go­nia a San­tia­go Mal­do­na­do. Jus­to en los días de po­ca de­fi­ni­ción, el ra­bino com­pra unos te­le­vi­so­res gi­gan­tes HD.

Pa­ra el ma­cris­mo el presente ha si­do, des­de su asun­ción has­ta aquí, una pre­fe­ren­cia bo­rro­sa. Na­die de­be­ría te­ner in­te­rés en lo que la ac­tua­li­dad tie­ne pa­ra ofre­cer, sino en la ilu­sión del fu­tu­ro. El día a día, esa co­ti­dia­ni­dad de in­fla­ción y ba­jo po­der ad­qui­si­ti­vo, con in­se­gu­ri­dad al ace­cho, es prin­ci­pal­men­te una mo­les­tia. San­tia­go Mal­do­na­do es pa­ra el Go­bierno un te­ma del que tie­ne que ocu­par­se en el presente, hoy, aho­ra mis­mo, y eso es muy per­tur­ba­dor. San­tia­go Mal­do­na­do no pue­de tra­tar­se co­mo la eco­no­mía en for­ma­to de ex­pec­ta­ti­vas ha­cia el fu­tu­ro, co­mo al­go que en al­gún mo- men­to se re­sol­ve­rá. Mal­do­na­do y su fa­mi­lia pre­sio­nan pa­ra de­fi­ni­cio­nes en el presente y eso pa­re­ce in­so­por­ta­ble. No su des­apa­ri­ción, sino el cam­bio de agen­da de ges­tión.

La ac­ti­vi­dad sin­di­cal, por ejem­plo, tam­bién es des­crip­ta co­mo mo­les­tia por el Pre­si­den­te. El re­cla­mo a Re­cal­de por cons­truir una su­pues­ta industria del jui­cio se ex­pli­ca co­mo cir­cuns­tan­cia que tra­ba­ría la in­ver­sión y no por su ca­rác­ter de le­ga­li­dad o ile­ga­li­dad. Si le ha­ce un tra­ba­ja­dor jui­cio a su em­plea­dor, lo que prin­ci­pal­men­te es­ta­ría ha­cien­do es no de­jar tran­qui­lo en el presente a quien di­ri­ge la com­pa­ñía.

En el kirch­ne­ris­mo los otros se­res, los “no uno mis­mo”, los otros, se re­fle­jan co­mo la su­pues­ta ob­se­sión co­ti­dia­na. Si bien el kirch­ne­ris­mo se des­cri­be a sí mis­mo co­mo una ges­ta cu­ya vic­to­ria só­lo se pro­du­ci­ría a lar­go pla­zo con­tra los enemi­gos, la ges­tión del tra­ba­jo y el ham­bre y del con­su­mo, só­lo son acep­ta­bles en el presente. La lu­cha con­tra el im­pe­ria­lis­mo re­quie­re de un “hoy” con­for­ta­ble. En la eco­no­mía kirch­ne­ris­ta el con­cep­to de pro­duc­ti­vi­dad es una anéc­do­ta ilu­so­ria de dis­cu­sio­nes del pri­mer mun­do. Los te­le­vi­so­res de Tie­rra del Fuego son idea­les por­que dan tra­ba­jo hoy; el des­ar­ti­cu­lar su fa­bri­ca­ción lo­cal es dar tra­ba­jo en la es­pe­ran­za fu­tu­ra.

Vi­ve en Cam­bie­mos la ba­ta­lla por la reconversión del país y de su so- La lec­tu­ra del ca­so es una adap­ta­ción de pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas. cie­dad. Su ge­ne­ra­ción de di­ri­gen­tes ex­pre­sa me­dian­te ese ob­je­ti­vo cen­tral su re­cha­zo al desa­rro­llo del país has­ta hoy, par­ti­cu­lar­men­te del pe­ro­nis­mo y de bas­tan­tes cues­tio­nes que és­te re­pre­sen­ta. Con la me­ta de lo­grar cre­ci­mien­tos sus­ten­ta­bles y con una eco­no­mía pro­duc­ti­va, el tiem­po ne­ce­si­ta des­pla­zar­se to­do el tiem­po ha­cia ade­lan­te. Por cul­pa del pa­sa­do, el presente es es­ta te­rri­ble tran­si­ción, y só­lo se pue­de sos­te­ner el por­ve­nir ol­vi­dan­do lo que su­ce­de, mien­tras se lle­ga a la me­ta.

El no mar­car el presente ex­po­ne a des­cui­dos co­mo los de Berg­man. Na­die es­ta­ría mi­ran­do más que ha­cia la pro­me­sa má­gi­ca del ma­ña­na y no se ve­rían ni las te­le­vi­sio­nes im­po­si­bles. De­be­rían to­dos ser cie­gos.

En el co­mien­zo, Mal­do­na­do po­dría des­cri­bir­se co­mo des­aten­ción, co­mo aque­llo de lo que pue­de no ocu­par­se tan­to. Jus­ta­men­te los que re­cla­man que él y su bús­que­da se con­vier­tan en presente son los opo­si­to­res al Go­bierno. El ca­so Mal­do­na­do se po­li­ti­za y co­bra vo­lu­men de ex­pan­sión por­que se ubi­ca en un con­flic­to de in­tere­ses res­pec­to al uso del tiem­po en­tre fu­tu­ro y presente.

La con­se­cuen­cia elec­to­ral, al­go que na­tu­ral­men­te se ac­ti­va co­mo hi­pó­te­sis in­me­dia­ta, es de­cir en tér­mi­nos de im­pac­to en el vo­lu­men de vo­tos, ten­de­ría a ser nu­la. La lec­tu­ra del ca­so es en reali­dad una adap­ta­ción de pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas ya exis­ten­tes. To­das las so­cie­da­des rea­li­zan enor­mes es­fuer­zos de jus­ti­fi­ca­ción pa­ra dar vi­da a los mun­dos que ellos mis­mos pro­du­cen. En Mal­do­na­do su ca­so no es só­lo el de su des­apa­ri­ción, sino el de fac­cio­nes opues­tas ha­cien­do uso de su no pre­sen­cia pa­ra la con­fir­ma­ción de sus iden­ti­da­des. *So­ció­lo­go - Di­rec­tor de Quid­dity.

TELAM

BUSQUEDA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.