“tal vez al Go­bierno le pa­só lo mis­mo que a mí con Kos­te­ki y San­ti­llán”

El ex pre­si­den­te cree que la des­apa­ri­ción del jo­ven pue­de te­ner coin­ci­den­cias con los ase­si­na­tos que ace­le­ra­ron su sa­li­da. la fal­ta de li­de­raz­go en el PJ y su reunión con me­nem.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - FE­DE­RI­CO AGUILA

En ju­nio de 2002, una vio­len­ta re­pre­sión en el Puen­te Puey­rre­dón ter­mi­nó con el ase­si­na­to de Ma­xi­mi­li­ano Kos­te­ki y Da­río San­ti­llán a ma­nos de po­li­cías de la Bo­nae­ren­se. El he­cho ace­le­ró la sa­li­da de la pre­si­den­cia de Eduardo Duha­lde, quien re­ci­bió a PER­FIL en su ofi­ci­na por­te­ña del Mo­vi­mien­to Pro­duc­ti­vo Ar­gen­tino, don­de se re­fu­gia y ana­li­za la po­lí­ti­ca. El ex man­da­ta­rio ana­li­za el tra­ta­mien­to del Go­bierno con la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, ha­bla del pe­ro­nis­mo y de su en­cuen­tro con Me­nem.

—¿Có­mo es­tá si­guien­do el ca­so Mal­do­na­do?

—Si me di­cen que Cris­ti­na man­dó a ma­tar a Nis­man, yo no lo creo. O que es­te go­bierno qui­so ma­tar a al­guien, tam­po­co lo creo. No lo creo por­que son co­sas que ca­re­cen de sen­ti­do co­mún, y la po­lí­ti­ca se ali­men­ta de sen­ti­do co­mún.

—¿Y qué cree que pa­só?

—Tal vez les pu­do ha­ber pa­sa­do co­mo nos pa­só a (Fe­li­pe) So­lá y a mí con el te­ma de Kos­te­ki y San­ti­llán, que se le va la mano a un ti­po. Pe­ro pue­de ha­ber pa­sa­do, no pue­do ha­blar de pál­pi­tos. Lo que sí me con­ten­ta es la sa­ni­dad del pue­blo ar­gen­tino, hay una so­cie­dad a la que no le es in­di­fe­ren­te el te­ma.

—¿Es­ti­ma que el Go­bierno ma­ne­jó bien el te­ma?

—Cuan­do pa­só lo de Kos­te­ki y San­ti­llán me que­dé to­da la no­che des­pier­to, ya que es muy jo­di­do pa­ra un pre­si­den­te que pa­se al­go así. Les di­je a los mi­nis­tros que no ha­bla­ran. A la ma­ña­na si­guien­te me en­te­ré de que fue ese se­ñor Fan­chiot­ti. Vi que em­pe­za­ba una con­fe­ren­cia de pren­sa de So­lá con el ma­ta­dor, y le di­je que no ha­bla­ra, que lo me­tie­ra pre­so.

—Ma­cri tar­dó un mes en ha­blar del ca­so...

—Cuan­do era je­fe de Go­bierno hi­zo lo mis­mo con el te­ma del In­doa­me­ri­cano, no di­jo na­da. Nés­tor era igual, ra­ja­ba pa­ra otro la­do. Son im­pron­tas per­so­na­les. No quie­ro ha­blar de Ma­cri co­mo un ti­po es­pe­cu­la­ti­vo, so­la­men­te tie­ne una for­ma dis­tin­ta. Le pue­de ju­gar un po­co en con­tra pe­ro no creo que sea de­fi­ni­to­rio en tér­mi­nos elec­to­ra­les.

—¿Có­mo ana­li­za el re­sul­ta­do de las PA­SO?

—Es bas­tan­te ló­gi­co lo que ocu­rrió en el país. Es­te es un go­bierno que ha ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ti­vas gran­des y hay gen­te que quie­re man­te­ner la es­pe­ran­za.

—¿Cris­ti­na Kich­ner es una amenaza pa­ra el Go­bierno?

—Yo soy alumno de Os­car Alen­de y él ha­bla­ba del pe­ro­nis­mo pue­blo. Pa­ra ese pe­ro­nis­mo, Cris­ti­na es pe­ro­nis­ta, aun­que no sea lo que quie­re la ma­yo­ría del par­ti­do. Ella pri­vi­le­gió a sec­to­res de una iz­quier­da que nun­ca tu­vo que ver con el PJ, y ha ge­ne­ra­do una épi­ca fal­sa que siem­pre atrae a los jó­ve­nes.

—¿Por qué no apa­re­cen nue­vos li­de­raz­gos en el PJ?

—Por­que no hay di­ri­gen­cia. Es­ta si­tua­ción va a cam­biar en al­gún mo­men­to, pe­ro no sa­be­mos cuán­do. Hoy el pe­ro­nis­mo no es al­ter­na­ti­va de na­da, por eso in­sis­to en que hay que apo­yar al Go­bierno con to­do. El que di­ce que hay al­ter­na­ti­va es por­que no en­tien­de de po­lí­ti­ca.

—¿Vidal es el me­jor ex­po­nen­te de li­de­raz­go en Cam­bie­mos?

—Es el me­jor ex­po­nen­te del po­lí­ti­co sur­gi­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, con con­di­cio­nes na­tu­ra­les, tie­ne una con­di­ción an­ge­la­da. Hay que cui­dar­la.

—¿De acá a 2019 no ve a nin­gún can­di­da­to con po­si­bi­li­da­des en el PJ?

—No se sa­be. Hay un fe­nó­meno que se re­tro­ali­men­ta: un par­ti­do bus­can­do un li­de­raz­go y tam­bién la gen­te. Eso fue lo que pa­só con Me­nem, na­die da­ba dos man­gos por él.

—¿Es­tu­vo en con­tac­to con él úl­ti­ma­men­te?

—Lo vi ha­ce dos o tres años, cuan­do el Pa­pa plan­teó que te­nía­mos que ol­vi­dar­nos de las pe­leas. Ha­bía tres o cua­tro que te­nía atra­ve­sa­dos y los fui a ver.

—¿Có­mo lo vio?

—Es un en­can­ta­dor de ser­pien­tes. Yo lo apre­cio mu­cho, pe­se a to­do. Yo no ten­go odios.

—¿Te­nía que per­do­nar­lo?

—Ya no im­por­ta. El tie­ne una en­fer­me­dad que es el po­der. La bo­rra­che­ra del po­der es tre­men­da, Me­nem tie­ne ese gran pro­ble­ma. No era un ti­po con una gran adic­ción al di­ne­ro, yo es­tu­ve cer­ca de él y nun­ca vi eso. Que de­ja­ba ha­cer, sí.

—¿Us­ted nun­ca tu­vo esa re­la­ción con el po­der?

—No, yo siem­pre lo su­frí. Po­día que­dar­me cin­co años y me fui. No go­za­ba el po­der. Yo lo veo al pre­si­den­te ac­tual y di­go: ‘Po­bre ti­po, es­tá en­ve­je­cien­do’. Es mu­cho es­fuer­zo ejer­cer la pre­si­den­cia, es un sa­cri­fi­cio muy gran­de. Cuan­do pu­de, me ra­jé. Creí que me mo­ría cuan­do era pre­si­den­te. Una vez, en Oli­vos, le di­je a mi mu­jer: “Che, ¿no ves un río en el fon­do?”. Yo veía sal­tar pes­ca­dos e in­me­dia­ta­men­te me man­da­ron al mé­di­co. Es que la psi­quis y el fí­si­co no aguan­tan.

Veo al Pre­si­den­te y di­go: ‘Po­bre ti­po, es­tá en­ve­je­cien­do’. Es mu­cho es­fuer­zo ejer­cer la pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.