Cris­ti­na po­dría que­dar al bor­de de otro jui­cio oral en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral

La en­fer­me­dad de un ca­ma­ris­ta cla­ve re­tra­sa la con­fir­ma­ción de su pro­ce­sa­mien­to por in­te­grar una su­pues­ta aso­cia­ción ilí­ci­ta jun­to a Lá­za­ro Báez. No­ve­da­des en la cau­sa.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - PATRICIA BLAN­CO

Cuan­do ya es­té en cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes del 22 de oc­tu­bre, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner ten­drá no­ti­cias so­bre el pri­mer pro­ce­sa­mien­to por co­rrup­ción en su con­tra. De con­fir­mar­se, la de­ja­rá a las puer­tas de un nue­vo jui­cio oral. La de­ci­sión de la Cá­ma­ra Fe­de­ral pa­ra revisar su con­di­ción de je­fa de una aso­cia­ción ilí­ci­ta que de­frau­dó al Estado en­tre­gán­do­le mi­llo­na­rios con­tra­tos de obra pú­bli­ca al em­pre­sa­rio Lá­za­ro Báez se es­pe­ra­ba pa­ra es­tos días. Pe­ro un ca­ma­ris­ta cla­ve pi­dió li­cen­cia por un pro­ble­ma de sa­lud, a raíz de cálcu­los bi­lia­res. Es el juez Jor­ge Ba­lles­te­ro, el in­te­gran­te de la Sala I de la Cá­ma­ra, que ofi­cial­men­te es­ta­rá afue­ra de Co­mo­do­ro Py has­ta fin de mes, di­je­ron a PER­FIL fuen­te ju­di­cia­les. No obs­tan­te, Ba- lles­te­ro qui­zás re­gre­se an­tes: ya lo de­mos­tró los pri­me­ros días de agos­to cuan­do fue in­ter­ve­ni­do por un pro­ble­ma co­ro­na­rio y a las 48 ho­ras es­ta­ba en Tri­bu­na­les. Por lo pron­to, es­ta se­ma­na se­gui­rá de li­cen­cia y ha­brá que ver si re­gre­sa la pró­xi­ma. Lo cier­to es que, en cual­quie­ra de los ca­sos, el fa­llo lle­ga­rá en ple­na cam­pa- ña: el do­min­go 17 de sep­tiem­bre se lar­ga ofi­cial­men­te la ca­rre­ra por la ban­ca que Cris­ti­na bus­ca en el Se­na­do.

Ayer, la ex pre­si­den­ta tu­vo su pri­me­ra reac­ción a las no­ti- cias que lle­gan de tri­bu­na­les. Lo hi­zo an­te el pe­di­do de in­da­ga­to­ria que for­mu­ló el jue­ves el fis­cal Ge­rar­do Po­lli­ci­ta por el pre­sun­to en­cu­bri­mien­to a Irán en el aten­ta­do con­tra la AMIA. “Los fis­ca­les o jue­ces pue­den fir­mar cual­quier co­sa que les man­den des­de la Ro­sa­da”, dis­pa­ró. La re­so­lu­ción de ci­tar­la y el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo es­tá en ma­nos del juez Clau- dio Bo­na­dio, a quien re­cu­só ca­da vez que pu­do. Pe­ro más allá de la ba­ta­lla que li­bró el kirch­ne­ris­mo con­tra la de­nun­cia que hi­zo el fis­cal Al­ber­to Nis­man an­tes de mo­rir, lo que de­be ana­li­zar aho­ra la Sala I de la Cá­ma­ra Fe­de­ral es el pri­mer pro­ce­sa­mien­to por co­rrup­ción que pe­sa so­bre CFK: allí fue con­si­de­ra­da je­fa de una aso­cia­ción ilí­ci­ta que le en­tre­gó obra pú­bli­ca al em­pre­sa­rio Lá­za­ro Báez. De la ban­da, di­jo en di­ciem­bre el juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni, for­ma­ron par­te el ex mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción y hoy dipu­tado Ju­lio De Vi­do; el ex se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas, Jo­sé Ló­pez, pre­so por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to; y el pro­pio Báez, tras las re­jas por la cau­sa de la ru­ta del di­ne­ro K; en­tre otros. Er­co­li­ni avan­zó en esa hi­pó­te­sis y en los pró­xi­mos días fir­ma­ría un se­gun­do fa­llo en el que apun­ta ha­cia el rol que ju­ga­ron Mar­tín Báez, hi­jo de Lá­za­ro; el con­ta­dor Fer­nan­do Bus­tos y ex fun­cio­na­rios de Via­li­dad Na­cio­nal, se­ña­la­ron fuen­tes ju­di­cia­les.

Des­de ini­cios de 2017, el fa­llo de Er­co­li­ni so­bre la obra pú­bli­ca es­tá a la vis­ta del tri­bu­nal que in­te­gró Eduardo Frei­ler. Sin ese juez –sus­pen­di­do por el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, con una po­lé­mi­ca ma­yo­ría–, Ba­lles­te­ro y Leo­pol­do Bru­glia se dis­po­nían a dic­tar una re­so­lu­ción que fi­nal­men­te lle­ga­rá en ple­na cam­pa­ña.

F O T S : C E D O C P E R FI L

JUE­CES. El ca­ma­ris­ta Ba­lles­te­ro (Izq.), de li­cen­cia por en­fer­me­dad. Er­co­li­ni de­fi­ne nue­vos pro­ce­sa­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.