Ne­tan­yahu lle­ga a po­ten­ciar la re­la­ción con Ma­cri y se­llar acuer­dos co­mer­cia­les

Perfil (Domingo) - - POLITICA - AU­RE­LIO TO­MAS

El pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, lle­ga­rá es­te lu­nes a la Ar­gen­ti­na. Se­rá la pri­me­ra vi­si­ta de un je­fe de Go­bierno de ese país des­de su fun­da­ción, en 1948. Bi­bi, co­mo se co­no­ce al pre­mier en su país, mos­tra­rá su fuer­te afi­ni­dad con el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y lle­ga­rá con una de­le­ga­ción de trein­ta em­pre­sa­rios de los ru­bros agrí­co­la, in­for­má­ti­co y de se­gu­ri­dad.

El lu­nes se cen­tra­rá en ac­ti­vi­da­des eco­nó­mias con un fo­ro em­pre­sa­rio en el Pa­la­cio San Mar­tín. El mar­tes, en an­to, rea­li­za­rá la vi­si­ta ofi­cial a la Ca­sa Ro­sa­da y ten­drá su ter­cer mano a mano con Ma­cri. Su pri­mer en­cuen­tro ha­bía si­do cuan­do Ma­cri aún era je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad, en 2014, y el se­gun­do ocu­rrió du­ran­te el via­je de Ma­cri a Da­vos, el año pa­sa­do.

El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí es­ta­rá acom­pa­ña­do por su mu­jer, Sa­ra, quien es­tá sien­do cues­tio­na­da jun­to a su ma­ri­do por la Jus­ti­cia de su país. El año pa­sa­do, Ma­cri y Ne­tan­yahu se vie­ron en Da­vos. An­tes se ha­bían reuni­do en 2014. Con un es­ti­lo muy di­fe­ren­te al de la pri­me­ra da­ma Ju­lia­na Awa­da, se es­pe­ra que las pa­re­jas com­par­tan va­rias fo­tos con­jun­tas du­ran­te las ac­ti­vi­da­des con­jun­tas.

Ne­tan­yahu tie­ne pre­vis­to rea­li­zar ho­me­na­jes a las víc­ti­mas de los aten­ta­dos con­tra la Em­ba­ja­da de Is­rael y la AMIA. Ha­brá un ac­to en la pla­za se­ca de la ca­lle Arro­yo, don­de es­ta­ba ubi­ca­da la se­de di­plo­má­ti­ca has­ta el ata­que ocu­rri­do en 1992. Tam­bién irá a la se­de de la AMIA, en ca­lle Pas­teur, don­de 85 per­so­nas per­die­ron la vi­da en el más san­grien­to ata­que te­rro­ris­ta en sue­lo ar­gen­tino. Acuer­dos. Ade­más de la agen­da po­lí­ti­ca, la vi­si­ta del man­da­ta­rio is­rae­lí ten­drá un fuer­te con­te­ni­do co­mer­cial y eco­nó­mi­co. El ob­je­ti­vo es po­ten­ciar la re­la­ción y el co­mer­cio bi­la­te­ral. Por es­tas ho­ras, se tra­ba­ja con­tra re­loj pa­ra que los dos man­da­ta­rios pue­dan ru­bri­car acuer­dos en es­te sen­ti­do du­ran­te la vi­si­ta de Estado.

Des­de la lle­ga­da de Cam­bie­mos al po­der na­cio­nal, la re­la­ción bi­la­te­ral ha da­do un gi­ro de 180 gra­dos. Los úl­ti­mos años de la ges­tión kirch­ne­ris­ta es­tu­vie­ron mar­ca­dos por la ten­sión que ge­ne­ró la fir­ma en 2012 de un me­mo­rán­dum de en­ten­di­mien­to con la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Irán, un país con­si­de­ra­do co­mo el ma­yor ries­go pa­ra la in­te­gri­dad del Estado de Is­rael por la ma­yo­ría del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co de ese país. El ca­so Nis­man ele­vó aun más la ten­sión y ter­mi­nó por cor­tar cual­quier la­zo de coope­ra­ción en te­mas sen­si­bles.

Ma­cri y Ne­tan­yahu se han en­ten­di­do bien des­de su pri­mer en­cuen­tro, en 2014, cuan­do el en­ton­ces al­cal­de por­te­ño vi­si­tó Je­ru­sa­lén. Allí, de­cla­ró que “siem­pre ha si­do una re­fe­ren­cia muy im­por­tan­te el ejem­plo de Is­rael, que es un pue­blo de lu­cha y de tra­ba­jo”, miel en los oí­dos del je­fe de Go­bierno en un mo­men­to de má­xi­ma ten­sión con la ges­tión kirch­ne­ris­ta.

En uno de sus úl­ti­mos con­tac­tos te­le­fó­ni­cos, el pre­mier is­rae­lí agra­de­ció a Ma­cri por ha­ber re­ci­bi­do a fa­mi­lia­res de víc­ti­mas y so­bre­vi­vien­tes del ata­que a la Em­ba­ja­da, en coin­ci­den­cia con el 25 aniver­sa­rio que se ce­le­bró el pa­sa­do 17 de mar­zo.

CEDOC PER­FIL

SINTONIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.