El in­creí­ble Sr. Sch­mid

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

En 1979, cuan­do no er a fác i l pro­te sta r, Juan Carlos Sch­mid en­ca­be­zó un pa­ro con­tra la in­ter­ven­ción mi­li­tar a un gre­mio que él ha­bía fundado en 1971, el de Dra­ga­do y Ba­li­za­mien­to. Ha­cía dos años que lo ha­bían des­pe­di­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Puer­tos. En 1983, en las pos­tri­me­rías de la dic­ta­du­ra, le lle­gó un ines­pe­ra­do te­le­gra­ma de re­in­cor­po­ra­ción al tra­ba­jo. Pa­ra en­ton­ces ya ha­bía con­se­gui­do otro em­pleo en el puer­to con el que es­pe­ra­ba lle­gar pron­to al car­go de prác­ti­co, la per­so­na que se en­car­ga de in­gre­sar los bar­cos y, aún hoy, una de las pro­fe­sio­nes me­jor re­mu­ne­ra­das.

Pe­ro op­tó por vol­ver a su vie­jo tra­ba­jo. Se pre­sen­tó en el por­tón por el que se ha­bía ido, pe­ro es­ta­ba ce­rra­do con ca­de­nas y un can­da­do arrum­ba­do. Al­guien des­de aden­tro le avi­só que ese in­gre­so ya no es­ta­ba en uso y que de­bía en­trar por otra puer­ta.

Hom­bre ra­ro Sch­mid. Res­pon­dió que iba a en­trar por el mis­mo lu­gar por don­de se ha­bía ido y que se que­da­ría allí has­ta que le abrie­ran. Por al­gún mo­ti­vo los con­ven­ció y unos ope­ra­rios de­bie­ron acer­car­se pa­ra cor­tar el can­da­do. Sin­di­ca­lis­ta atí­pi­co. Juan Carlos Sch­mid no es un sin­di­ca­lis­ta nor­mal. Ade­más de ser uno de los tres se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de la CGT y ve­nir del mo­ya­nis­mo, es uno de los que más in­quie­tu­des in­te­lec­tua­les tie­ne.

Co­lum­nis­ta es­pon­tá­neo de es­te dia­rio so­bre te­mas que van más allá de la ba­ta­lla gre­mial y es­cri­tor per­ti­naz de apun­tes de via­je y tex­tos po­lí­ti­cos. El año pa­sa­do pre­sen­tó en la Fe­ria del Li­bro, El men­sa­je del pes­ca­dor, su aná­li­sis so­bre la en­cí­cli­ca Lau­da­to Si, del Pa­pa. Es fá­cil per­ci­bir que es más ami­go del diá­lo­go que de la con­fron­ta­ción.

Ese per­fil no es el más co­no­ci­do ni el que se vio cuan­do fue el úni­co ora­dor del úl­ti­mo ac­to de la CGT en la Pla­za de Ma­yo en el que acu­só al Go­bierno de “mul­ti­pli­car la po­bre­za”.

Ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CGT con un pre­si­den­te no pe­ro­nis­ta, re­mi­te a cuan­do quie­nes go­ber­na­ban eran ra­di­ca­les: esas ex­pe­rien­cias siem­pre fue­ron trau­má­ti­cas pa­ra unos y otros, tam­bién pa­ra la so­cie­dad.

El tie­ne en su des­pa­cho una foto su­ya, jo­ven, jun­to a Saúl Ubal­di­ni, el his­tó­ri­co pri­mer lí­der gre­mial de la de­mo­cra­cia, re­cor­da­do tan­to por su ho­nes­ti­dad co­mo por ha­ber or­ga­ni­za­do tre­ce pa­ros con­tra una ad­mi­nis­tra­ción que no pu­do ter­mi­nar su man­da­to. La ne­go­cia­ción. Hoy, el cli­ma de épo­ca es dis­tin­to a aquel de la pos­dic­ta­du­ra. Ma­cri no es ra­di­cal y Sch­mid no es Ubal­di­ni. Pe­ro el con­flic­to en­tre una cen­tral obre­ra pe­ro­nis­ta y un go­bierno que no lo es, en me­dio de una de­li­ca­da si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, re­pro­du­ce vie­jos an­ta­go­nis­mos y pre­jui­cios po­lí­ti­cos, y de­ja abier­ta la puer­ta a ten­sio­nes per­ma­nen­tes.

Es­te hom­bre, nie­to de ale­ma­nes e hi­jo de un sin­di­ca­lis­ta me­ta­lúr­gi­co, se mues­tra ur­gi­do por for­ma­li­zar un diá­lo­go con el Go­bierno. Es­ta se­ma­na se lo di­jo al mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca, du­ran­te un en­cuen­tro in­for­mal.

Su re­la­ción his­tó­ri­ca con Hu­go Mo­yano lo sue­le pin­tar co­mo el com­ba­ti­vo de la con­duc­ción de la CGT. No es lo que pa­re­ce cuan­do ha­bla en pri­va­do ni lo que pien­sa el ma­cris­mo.

En la reunión con Tria­ca, le plan­teó cua­tro pun­tos: 1) au­men­to de emer­gen­cia pa­ra los ju­bi­la­dos (reivin­di­ca la ley de re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca de Ma­cri, pe­ro sos­tie­ne que quie­nes per­ci- ben el ha­ber mí­ni­mo no lle­gan a fin de mes); 2) el fin de la in­ter­ven­ción a cua­tro sin­di­ca­tos (des­cree de la ex­cu­sa ofi­cial de que no pue­den ha­cer na­da ya que se tra­ta de in­ter­ven­cio­nes ju­di­cia­les); 3) re­cha­zo a cual­quier re­for­ma la­bo­ral (aun­que se mues­tra abierto a ana­li­zar ca­sos pun­tua­les); y 4) la vi­gen­cia de los con­ve­nios co­lec­ti­vos, aun­que al­gu­nos ten­gan más de me­dio si­glo.

Tan­to Tria­ca co­mo Sch­mid sa­lie­ron de es­te en­cuen­tro con la sen­sa­ción de que pa­só el tiem­po de la pe­lea. La pró­xi­ma reunión pro­ba­ble­men­te se­rá for­mal y fren­te a las cá­ma­ras. En el mi­nis­te­rio le van a pro­po­ner avan­zar con pla­nes de ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral y pro­mo­ción de pri­me­ros em­pleos.

Ya le an­ti­ci­pa­ron in­for­mal­men­te que el au­men­to de la edad ju­bi­la­to­ria no es­ta­ría pen­sa­do has­ta pa­ra den­tro de seis a ocho años, y que se­ría pau­la­tino.

En el Go­bierno es­tán con­ven­ci­dos de que la reunión del Co­mi­té Con­fe­de­ral del 25 de sep­tiem­bre pa­ra lla­mar a un pa­ro ge­ne­ral, que­dó en la na­da. “Juan Carlos no fue el im­pul­sor de la mar­cha a la Pla­za aun­que no tu­vo más re­me­dio que po­ner­se al fren­te –ana­li­zan des­de Tra­ba­jo–, sa­bía que era a des­tiem­po pe­ro acep­tó por la pre­sión de Pa­blo Mo­yano y de otros sec­to­res. El sa­be que no hay cli­ma pa­ra la con­fron­ta­ción”.

Es cier­to que la re­la­ción en­tre Sch­mid y Pa­blo no es la mis­ma que con Hu­go. Del je­fe del clan na­die lo es­cu­chó ser crí­ti­co. En la CGT exis­te la sen­sa­ción de que el hi­jo de Mo­yano jue­ga una ca­rre­ra pro­pia pa­ra ser el pró­xi­mo con­duc­tor de una se­cre­ta­ría ge­ne­ral uni­fi­ca­da. El Pa­pa. Sch­mid (65) es­tá ca­sa­do, tie­ne cua­tro hi­jos (tres hi­jas mi­li­tan en el pe­ro­nis­mo). Es de San­ta Fe, vi­ve en la mis­ma ca­sa de siem­pre, que era de sus abue­los, en Lu­due­ña, un ba­rrio fe­rro­via­rio de las afue­ras de Ro­sa­rio. Su abue­lo ale­mán le trans­mi­tió a tra­vés de su pa­dre la pa­sión por es­tu­diar las es­tra­te­gias mi­li­ta­res de los gran­des con­flic­tos bé­li­cos.

Se for­mó en una de las es­cue­las téc­ni­cas crea­das por el pe­ro­nis­mo y en­con­tró pron­to una sa­li­da la­bo­ral na­ve­gan­do por los ríos ar­gen­ti­nos has­ta lle­gar al car­go de ca­pi­tán. Pe­ro tam­bién es par­te de los cua­dros sur­gi­dos de la Con­fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Tra­ba­ja­do­res (CLAT), co­mo Víc­tor de Gen­na­ro, Ger­mán Ab­da­la y Carlos Cus­ter, el ex em­ba­ja­dor en el Va­ti­cano de quien se con­si­de­ra dis­cí­pu­lo. La CL AT era una cen­tral de orien­ta­ción so­cial- cris­tia­na que en los 60 y 70 apa­re­cía ubi­ca­da ideo­ló­gi­ca­men­te en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes so­cial­de­mó­cra­tas y las mar­xis­tas.

Ese per­fil so­cial­cris­tiano lo acom­pa­ña has­ta hoy, de ahí su re­la­ción con el Pa­pa, a quien vi­si­tó en se­cre­to a fi­nes del año pa­sa­do. Fran­cis­co le hi­zo un pe­di­do: que la CGT in­te­gra­ra a los tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les y le ha­bló muy bien de Juan Gra­bois, del Mo­vi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Ex­clui­dos. A su re­gre­so or­ga­ni­zó un en­cuen­tro que no ter­mi­nó bien, Gra­bois se cru­zó feo con Héctor Daer, otro de los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les. Sch­mid pien­sa que el Go­bierno le de­be mu­cho a Gra­bois por la or­ga­ni­za­ción y con­ten­ción que brin­da en ba­rrios ca­ren­cia­dos. Sin gen­te co­mo Gra­bois, cree, la si­tua­ción so­cial se­ría más pe­li­gro­sa.

Sch­mid es pe­ro­nis­ta, aun­que su mi­li­tan­cia siem­pre fue sin­di­cal. En es­tas PA­SO se ima­gi­nó pre­can­di­da­to a dipu­tado por su pro­vin­cia, pe­ro al fi­nal desis­tió.

No pa­re­ce un cru­za­do an­ti­ma­cris­ta. Su prin­ci­pal ase­sor es Carlos Pi­ñei­ro Iñí­guez, un in­te­lec­tual de la teo­lo­gía, pe­ro­nis­ta y ca­tó­li­co, que fue va­rios años em­ba­ja­dor en Ecua­dor y co­no­ce muy bien a Jai­me Du­ran Bar­ba, a quien le guar­da res­pe­to y cier­ta sim­pa­tía. Es un ne­xo a se­guir.

El ce­ge­tis­ta es­tá le­jos de coin­ci­dir con las po­lí­ti­cas ofi­cia­les, pe­ro reivin­di­ca el tra­ba­jo en las vi­llas y en­tien­de que, pa­ra los que tie­nen em­pleo, el plan de obra pú­bli­ca del Go­bierno re­sul­ta va­lio­so.

Aca­ba de ter­mi­nar El si­glo de Pe­rón, el li­bro que Alain Rou­quié vino a pre­sen­tar al país, pe­ro an­tes ha­bía leí­do Co­n­ur­bano in­fi­ni­to, la pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción del sa­cer­do­te je­sui­ta Ro­dri­go Za­ra­za­ga. Allí se ha­bla de la grie­ta en­tre los tra­ba­ja­do­res for­ma­les y quie­nes tra­ba­jan en ne­gro o vi­ven de pla­nes so­cia­les. Los pri­me­ros, com­par­te Sch­mid, pue­den su­frir la cri­sis, pe­ro agra­de­cen que lle­guen las obras a sus ba­rrio. Allí se de­tec­ta un co­rri­mien­to de vo­tos del pe­ro­nis­mo al ma­cris­mo.

No es an­ti­ma­cris­ta, ne­go­cia con Tria­ca y cer­ca su­yo hay un ne­xo con Du­ran Bar­ba

Ma­cri. El pa­sa­do 6 de abril, des­pués del pri­mer pa­ro ge­ne­ral, Ma­cri y uno de sus prin­ci­pa­les es­tra­te­gas co­mu­ni­ca­cio­na­les mi­ra­ban por te­le­vi­sión la mo­de­ra­da eva­lua­ción que ha­cía Juan Carlos Sch­mid de la me­di­da de fuer­za. “Es­te es el sin­di­ca­lis­mo que ne­ce­si­ta­mos, Mau­ri­cio”, le di­jo su hom­bre de con­fian­za. Pe­ro ese día el Pre­si­den­te es­ta­ba muy ca­lien­te pa­ra dar­le la ra­zón.

Y no es que Sch­mid sea el sin­di­ca­lis­ta que Ma­cri ne­ce­si­ta. Am­bos son el re­fle­jo de cier­ta ma­yo­ría so­cial que se abu­rrió de la ló­gi­ca ami­go/enemi­go y ne­ce­si­ta es­ca­par del es­pec­tácu­lo de la con­fron­ta­ción. No se van a ter­mi­nar abra­zan­do por­que quie­ran. Si lo ha­cen, se­rá por­que fue­ron ca­pa­ces de in­ter­pre­tar su tiem­po.

Qui­zás lo lo­gren.

DYN

LIDER DE LA CGT, es­cri­tor, lec­tor vo­raz, vi­ve en la ca­sa de sus abue­los. Vi­si­tó en se­cre­to al Pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.