Dis­cu­ten cam­bios en abor­to, ci­ber­de­li­tos y dro­gas

Perfil (Domingo) - - POLITICA - MA­RIANO CONFALONIERI

Una so­lu­ción pa­ra la le­gis­la­ción del abor­to; la in­cor­po­ra­ción de la pe­na al de­li­to de te­rro­ris­mo; mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra cas­ti­gar el lavado de ac­ti­vos y la co­rrup­ción; in­cre­men­to de las con­de­nas en ca­sos de im­pru­den­cia al vo­lan­te; agra­va­mien­to de las sen­ten­cias en ca­so de con­tra­ban­do de es­tu­pe­fa­cien­tes; y con­de­nas pa­ra de­li­tos in­for­má­ti­cos. Son al­gu­nas de las te­má­ti­cas que una co­mi­sión es­pe­cial in­te­gra­da por va­rios jue­ces, fun­cio­na­rios y es­pe­cia­lis­tas, acor­dó in­tro­du­cir en el nue­vo Có­di­go Pe­nal. El an­te­pro­yec­to de ley se­rá ele­va­do al Con­gre­so pa­ra su apro­ba­ción en mar­zo.

La co­mi­sión es coor­di­na­da por el ca­ma­ris­ta fe­de­ral Ma­riano Bo­rinsky, que pre­ten­de, al igual que sus co­le­gas, re­dac­tar un tex­to que abar­que a las mo­da­li­da­des de­lic­ti­vas más mo­der­nas pa­ra que es­té vi­gen­te du­ran­te mu­chos años. El Có­di­go Pe­nal ar­gen­tino da­ta de 1886. Tu­vo va­rias re­for­mas, pe­ro ha­ce mu­cho que no se le to­ca una co­ma, y va­rias de sus ho­jas que­da­ron ob­so­le­tas, por­que no con­tem­plan crí­me­nes que sur­gie­ron des­pués de su re­dac­ción. Un ejem­plo de su inuti­li­dad pa­ra al­gu­nos ca­sos es el de las mul­tas: es­tán fi­ja­das en aus­tra­les.

Pa­ra el abor­to ha­brá una so­lu­ción sa­lo­mó­ni­ca. Co­mo se tra­ta de un de­ba­te que tie­ne po­si­cio­nes en­fren­ta­das, los jue­ces de­ci­die­ron po­ner dos op­cio­nes pa­ra tra­tar la des­pe­na­li­za­ción del abor­to. Se tra­ta de una dis­cu­sión que co­men­zó ha­ce años y nun­ca fue sal­da­da.

La co­mi­sión acor­dó que se san­cio­na­rá por dis­tin­tos de­li­tos a las em­pre­sas que co­me­tan de­li­tos de co­rrup­ción e in­clu­so de­li­tos fis­ca­les. En el ca­pí­tu­lo de la co­rrup­ción ha­brá va­rias no­ve­da­des. En pri­mer lu­gar, se cam­bia­rá el tí­tu­lo “cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias” por el de “de­li­tos de co­rrup­ción co­me­ti­dos por fun­cio­na­rios pú­bli­cos y equi­va­len­tes”. Ha­brá cas­ti­gos se­ve­ros pa­ra los que se que­den con fon­dos pú­bli­cos y los mal­ver­sen. El en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to pa­sa­rá a con­tem­plar de dos a seis años des­pués de que el fun­cio­na­rio ha­ya ce­sa­do en su car­go.

Se pre­vé que el Có­di­go ha­bi­li­te a la Jus­ti­cia al de­co­mi­so de los bie­nes de la co­rrup­ción aún en los ca­sos en que no ha­ya con­de­na fir­me. Es­te pun­to es cla­ve, por­que de­ja es­ta­ble­ci­do en la ley pe­nal ma­dre un pro­yec­to que el Con­gre­so tie­ne de­mo­ra­do des­de ha­ce tiem­po. Des­pués de va­rios años en los que se re­to­ma­ron los jui­cios por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad, esa ca­te­go­ría se­rá in­clui­da en el Có­di­go, al igual que el ge­no­ci­dio y los crí­me­nes de gue­rra, en to­dos los ca­sos con pri­sión per­pe­tua.

Se agre­ga­rán de­li­tos con­tra la se­gu­ri­dad de la Na­ción y se mo­di­fi­ca­rán las ca­te­go­rías en el ca­so de abu­so se­xual, ade­más de in­cor­po­rar pe­nas más du­ras pa­ra la por­no­gra­fía in­fan­til, se agre­ga­rá el groo­ming y los ci­ber­de­li­tos. En es­ta se­gun­da par­te del año, los es­pe­cia­lis­tas ten­drán ba­jo es­tu­dio la Ley Pe­nal Cam­bia­ria, de­li­tos in­for­má­ti­cos, de­li­tos ge­né­ti­cos, de­li­tos con­tra el or­den eco­nó­mi­co, y de­li­tos con­tra los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res.

CEDOC PER­FIL

COMISION. Un gru­po de jue­ces, fun­cio­na­rios y ex­per­tos es­tu­dian mo­di­fi­ca­cio­nes en de­li­tos pe­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.