Gar­fun­kel gi­ró a una offs­ho­re fon­dos en la mi­ra

Perfil (Domingo) - - POLITICA - CE­CI­LIA DEVANNA

“Hay quie­nes creen que su se­cre­ta­ría es au­tó­no­ma, y no es así”, dis­pa­ra una fuen­te gu­ber­na­men­tal. Des­de Mo­der­ni­za­ción des­mien­ten las ten­sio­nes y asig­nan las ver­sio­nes a sec­to­res “que es­tán afue­ra de la me­sa chi­ca don­de se to­man las de­ci­sio­nes”.

Tam­bién en Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te hay un due­lo, pe­ro de es­ti­los. “Ma­rio (Quin­ta­na) es el que tie­ne la vi­sión más em­pre­sa­rial, Marcos (Pe­ña) en cam­bio, tie­ne la vi­sión más am­plia, más po­lí­ti­ca”, des­cri­ben. Con­di­cio­nes. Es que a pe­sar de que Ena­com y De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia tie­nen que dar dic­tá­me­nes téc­ni­cos, el Go­bierno ya pue­de avan­zar con otras de­ci­sio­nes. Por ejem­plo, hay coin­ci­den­cias en que a par­tir del 1° de enero las te­le­fó­ni­cas po­drán em­pe­zar a pres­tar ser­vi­cios de te­le­vi­sión sa­te­li­tal, al­go que hoy tie­nen prohi­bi­do. Las tel­cos re­cla­man por­que si no, las úni­cas que po­drán brin­dar TV pa­ga son las ca­ble­ras. Des­de la com­pe­ten­cia res­pon­den que eso se de­be a que las tel­cos nun­ca in­vir­tie­ron en re­des de fi­bra óp­ti­ca. Fun­cio­na­rios con diá­lo­go con los em­pre­sa­rios de las tel­cos ya les re­mar­ca­ron es­ta fa­len­cia. Pe­ro igual, pa­ra que la com­pe­ten­cia sea más equi­li­bra­da, la TV sa­te­li­tal pa­ra las tel­cos se­rá un he­cho. La dis­cu­sión en Go­bierno es por los re­que­ri­mien­tos que les im­pon­drán: las obli­ga­rán a in­ver­tir en fi­bra óp­ti­ca, pe­ro hay dis­cu­sio­nes so­bre cuán­to. A Cla­rín no le ha­ce sim­pa­tía esa me­di­da, pe­ro peor aún es pa­ra ca­ble­ras más chi­cas, co­mo Te­le­cen­tro o Su­per­ca­nal.

La de­vo­lu­ción de es­pec­tro de te­le­fo­nía ce­lu­lar y la des­in­ver­sión en al­gu­nos distritos son otras dis­cu­sio­nes. Per­so­nal y Nex­tel ex­ce­den el lí­mi­te de es­pec­tro per­mi­ti­do. La nue­va fir­ma de­be­rá de­vol­ver fre­cuen­cias, aun­que ese lí­mi­te tam­bién se de­ba­te si au­men­ta­rá. Y hay lu­ga­res co­mo Cór­do­ba, don­de en­tre Ar­net y Fi­ber­tel tie­nen el 95% del mer­ca­do de ban­da an­cha. Qué ha­cer en esos lu­ga­res es mo­ti­vo de de­ba­te en­tre los fun­cio­na­rios.

Mien­tras tan­to, las em­pre­sas ya es­tán ar­man­do el lobby. Ca­da una con sus di­fe­ren­cias. “Te­le­fó­ni­ca es co­mo un gran mi­nis­te­rio, muy bu­ro­crá­ti­co. Cla­ro en cam­bio tie­ne due­ño. Vie­ne Slim y di­ce: ‘A mí da­me el sa­té­li­te y es­toy’”, se­ña­la un fun­cio­na­rio. ¿Y Cla­rín?: “Tam­bién es un mi­nis­te­rio, pe­ro más efi­cien­te por­que tie­ne a sus ac­cio­nis­tas acá”. El fu­tu­ro ju­di­cial de Ma­tías Gar­fun­kel pa­re­ce ca­da vez más com­pli­ca­do. Con va­rios fren­tes abier­tos y una in­da­ga­to­ria pen­dien­te, al em­pre­sa­rio lo com­pro­me­te se­ria­men­te un in­for­me de in­te­li­gen­cia que cons­ta en al me­nos dos de las cau­sas ju­di­cia­les en las que es­tá in­vo­lu­cra­do. Se­gún pu­do re­cons­truir PER­FIL, se tra­ta de un in­for­me que es­ta­ble­ce la ru­ta del di­ne­ro pro­ve­nien­te de las obras de ar­te que Gar­fun­kel re­ma­tó pe­se a te­ner una or­den ju­di­cial que le im­pe­día dis­po­ner de ellas. Por es­te ca­so el em­pre­sa­rio fue pro­ce­sa­do por con­tra­ban­do por el juez en lo Pe­nal Eco­nó­mi­co Gus­ta­vo Mei­ro­vich, quien tam­bién lo em­bar­gó por $ 35 mi­llo­nes.

El in­for­me sos­tie­ne que una vez que se re­ma­ta­ron las obras, el di­ne­ro fue a una cuen­ta offs­ho­re, en un pa­raí­so fis­cal, en la que fi­gu­ra­rían co­mo ti­tu­la­res Gar­fun­kel y su mu­jer, Vic­to­ria Va­nuc­ci.

Una vez que se ten­ga com­ple­ta­men­te la ru­ta del di­ne­ro, se pue­de sa­ber quién o quie­nes de­po­si­ta­ron el di­ne­ro. En­ton­ces se abren dos vías, que de­vuel­van las obras de bue­na fe y arre­glen el te­ma de di­ne­ro con Gar­fun­kel o que se con­ge­len los fon­dos, si aún es­tán, y Gar­fun­kel re­pon­ga el di­ne­ro.

Las pie­zas en cues­tión son una es­cul­tu­ra del or­fe­bre Rem­brandt Bu­gat­ti, una có­mo­da de Emi­le-Jac­ques Ruhl­mann y el cua­dro The Pain­ted Brid­ge, de sir Wi­lliam Rus­sell Flint. To­das es­ta­ban en la ca­so­na del ba­rrio de Bel­grano de Gar­fun­kel, ba­jo su cus­to­dia, se­gún lo que ha­bía dis­pues­to el juz­ga­do Ci­vil Nº 79 lue­go de que el abo­ga­do Adol­fo Ve­rra lo de­man­da­ra por no pa­gar­le los ho­no­ra­rios de su jui­cio de di­vor­cio.

Ya es­tá de­ci­di­do que a par­tir del 1° de enero las tel­cos po­drán brin­dar tV sa­te­li­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.