Ana­to­mía de una cri­sis po­lí­ti­ca

El ca­so Mal­do­na­do evi­den­cia las de­fen­sas ba­jas del sis­te­ma. De la len­ta reac­ción del Go­bierno y la no reac­ción del Con­gre­so.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

pue­den con­ver­tir­se en una cri­sis de sig­ni­fi­ca­ti­va im­por­tan­cia.

Aho­ra que el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co The Eco­no­mist le ha de­di­ca­do una co­lum­na en su edi­ción en pa­pel, po­cos en el go­bierno du­da­rán de que el ca­so Mal­do­na­do es, en efec­to, una cri­sis po­lí­ti­ca de en­ver­ga­du­ra y con re­per­cu­sio­nes in­ter­na­cio­na­les. Ha­ce se­ma­nas que mu­chos in­ver­so­res con ac­ti­vos fi­nan­cie­ros o pro­yec­tos en la eco­no­mía real ve­nían preo­cu­pán­do­se

por es­ta cues­tión, sor­pren­di­dos por la ti­bia reac­ción de una ad­mi­nis­tra­ción que ha mos­tra­do re­pe­ti­da­men­te una no­ta­ble in­co­mo­di­dad pa­ra dar cuen­ta de cues­tio­nes de or­den pú­bli­co que no con­si­de­ra prio­ri­ta­rias, o no for­man par­te de las preo­cu­pa­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas de su ba­se de vo­tan­tes. Es in­tere­san­te que, ori­gi­nal­men­te, quien ha­bló del te­ma fue Patricia Bull­rich, a car­go de Se­gu­ri­dad. El pro­pio Go­bierno de­ri­vó lue­go la cues­tión al área de Jus­ti­cia, más pre­ci­sa­men­te al se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Clau­dio Avruj. Es de­cir, en vez de con­si­de­rar­lo co­mo una cues­tión de in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la pro­pia ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri ter­mi­nó con­va­li­dan­do que se tra­ta de un po­ten­cial ca­so de des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­na, co­mo fi­gu­ra en la ca­rá­tu­la de la in­ves­ti­ga­ción. Si eso es así, ¿no ame­ri­ta aca­so que el pro­pio Pre­si­den­te le ha­ble al país ex­plí­ci­ta­men­te del ca­so Mal­do­na­do?

Otro po­der que es­tá sor­pren­den­te­men­te pa­ra­li­za­do es el Le­gis­la­ti­vo. Más allá de al­gu­na so­bre­ac­tua­ción du­ran­te el in­for­me re­gu­lar que reali­zó Marcos Pe­ña co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te, y de al­gu­na chi­ca­na mar­gi­nal en el mar­co de una cam­pa­ña elec­to­ral tam­bién des­ac­ti­va­da al me­nos por aho­ra, el Con­gre­so tam­bién pa­re­ce re­sig­na­do a en­te­rar­se y se­guir el desa­rro­llo de la cri­sis por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ¿No po­dría una co­mi­sión de le­gis­la­do­res fa­ci­li­tar­le al juez a car­go de la in­ves­ti­ga­ción las con­di­cio­nes pa­ra in­gre­sar a las “tie­rras sa­gra­das” ma­pu­ches ne­go­cian­do un con­jun­to de re­glas de em­pe­ña­mien­to pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de ex­ce­so o ma­len­ten­di­do? ¿Có­mo pue­de ser que la Jus­ti­cia Fe­de­ral no pue­da revisar una zo­na cru­cial pa­ra es­cla­re­cer el ca­so?

En el país don­de con un sim­ple cor­cho se pre­ten­de ta­par el ca­so Ode­brecht, don­de ni si­quie­ra sa­be­mos feha­cien­te­men­te el día en que mu­rió Al­ber­to Nis­man, ni si fue en efec­to ase­si­na­do (mu­cho me­nos el au­tor ma­te­rial o in­te­lec­tual de ese po­ten­cial cri­men), na­die pue­de sor­pren­der­se de que la Jus­ti­cia Fe­de­ral sea par­te del pro­ble­ma y no de la so­lu­ción. Pe­ro que el juez pre­ten­da ma­ne­jar es­ta com­ple­ja si­tua­ción a la dis­tan­cia, des­de su có­mo­da ofi­ci­na en Ba­ri­lo­che, pa­re­ce un ex­ce­so, aun pa­ra los la­men­ta­bles es­tán­da­res a los que nos tie­nen acos­tum­bra­dos.

E s c ier to que, i mpo­ten - te fren­te al re­sul­ta­do de las PA­SO, so­bre to­do fren­te a la le­ve pe­ro per­cep­ti­ble re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, el kirch­ne­ris­mo, la iz­quier­da du­ra y otras ex­pre­sio­nes de la frag­men­ta­da opo­si­ción se afe­rran al ca­so de San­tia­go Mal­do­na­do con la es­pe­ran­za de que ten­ga al­gún im­pac­to efec­ti­vo en el pro­ce­so elec­to­ral. ¿Ex­pli­ca es­to la po­ca vo­lun­tad de coope­ra­ción con la in­ves­ti­ga­ción de­mos­tra­da por su pro­pia fa­mi­lia, así co­mo por la co­mu­ni­dad ma­pu­che in­vo­lu­cra­da en es­te con­flic­to? Se­gu­ra­men­te la pro­fun­da des­con­fian­za en­tre to­das las par tes, ali­men­ta­da por la in­sen­si­bi­li­dad de un go­bierno ajeno y dis­tan­te, cons­ti­tu­ya una ra­zón de más im­por­tan­cia. Pe­ro las cri­sis ex­po­nen tam­bién lo peor de los sis­te­mas po­lí­ti­cos (y de las per­so­nas que lo in­te­gran): los egoís­mos más ex­tre­mos, las mi­se­rias peor di­si­mu­la­das, el des­par­pa­jo pa­ra ocul­tar o men­tir si fue­ra ne­ce­sa­rio.

DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.