Ju­di­cia­li­za­dos

Des­de los des­ma­ne­jos K a Mal­do­na­do, los tri­bu­na­les se­rán gra­vi­tan­tes en la po­lí­ti­ca.

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

re­si, re­ci­bió al­go de lo que más le gus­ta: pro­cla­mas de los de­vo­tos, ban­de­ras de bien­ve­ni­da, cla­mo­res por la vuel­ta y to­da la pues­ta en es­ce­na kirch­ne­ris­ta. “Ella no co­me vi­drio, acep­tó las nue­vas di­rec­ti­vas pa­ra una cam­pa­ña so­bria y sin gran­des alo­cu­cio­nes, pe­ro una par­te su­ya no se ter­mi­na de con­ven­cer y ne­ce­si­ta de es­to. ¿Aca­so a uno no le gus­ta sen­tir el afec­to de los que lo ro­dean?” –se pre­gun­tó la mis­ma fuen­te–. Por el es­ce­na­rio le­ve­men­te ad­ver­so, se­gún mar­can los son­deos, se pro­gra­mó pa­ra la ex pre­si­den­ta una ma­yor ex­po­si­ción con re­co­rri­das, en su ma­yo­ría por te­rri­to­rio ami­go. Sus es­tra­te­gas sa­ben que es di­fí­cil su­pe­rar su te­cho, pe­ro apues­tan a con­ven­cer a los in­de­ci­sos de aque­llos bas­tio­nes que siem­pre fue­ron su­yos. Hay que sa­car­le to­do el ju­go a los pro­pios, ase­gu­ran. Por eso las pre­sio­nes so­bre los acó­li­tos de Flo­ren­cio Ran­daz­zo se han re­do­bla­do por es­tos días. No ha­cía fal­ta es­pe­rar a las de­nun­cias del can­di­da­to de Cum­plir pa­ra co­no­cer el te­nor de los ofre­ci­mien­tos y las pre­sio­nes que des­de el kirch­ne­ris­mo se des­plie­gan pa­ra coop­tar­los. Ca­sa Ro­sa­da. Pa­ra el Go­bierno el fren­te ju­di­cial se man­tie­ne ajeno a ca­sos de co­rrup­ción re­so­nan­tes, pe­ro se en­cuen­tra en vi­lo por el gra­ve he­cho que re­pre­sen­ta la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do. Una fuen­te de Cam­bie­mos ase­gu­ra que: “Por ló­gi­ca y por sen­ti­do co­mún sa­be­mos que es an­ti­pá­ti­co ha­cer pro­nós­ti­cos elec­to­ra­les vin­cu­la­dos al te­ma, pe­ro cree­mos que al vo­tan­te de nues­tro es­pa­cio –que quie­re sa­ber la ver­dad igual que no­so­tros–, no le mue­ve el am­pe­rí­me­tro la po­li­ti­za­ción que se es­tá ha­cien­do del ca­so”. La vo­lun­tad de Mau­ri­cio Ma­cri es res­pal­dar a Patricia Bull­rich to­do lo que se pue­da. Es­to im­pli­ca re­co­no­cer el im­pe­rio de los he­chos. La mi­nis­tra co­me­tió erro­res en la for­ma de ma­ne­jar y de co­mu­ni­car el ca­so. La idea del Pre­si­den­te es in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de pre­sen­tar to­das las ac­cio­nes que el Go­bierno lle­ve ade­lan­te so­bre el ca­so co­mo pro­duc­to de un tra­ba­jo en equi­po.

El Go­bierno en ge­ne­ral y Ma­cri en par­ti­cu­lar ca­re­cie­ron de re­fle­jos po­lí­ti­cos pa­ra apre­ciar la ver­da­de­ra sig­ni­fi­ca­ción y di­men­sión del he­cho. El Pre­si­den­te de­be­ría ha­ber ha­bla­do an­tes y, así co­mo se hi­zo en el ca­so Gó­mez Cen­tu­rión, a los cua­ren­ta gen­dar­mes in­vo­lu­cra­dos, se­pa­rar­los pre­ven­ti­va­men­te de la fuer­za pa­ra ale­jar cual­quier sos­pe­cha de obs­truc­ción a la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial.

Di­cho sea de pa­so y por lo que se co­no­ce has­ta aquí, la in­ves­ti­ga­ción tam­bién de­ja du­das que el juez fe­de­ral Gui­do Otran­to, o al­guno de los fis­ca­les in­ter­vi­nien­tes, ten­dría que acla­rar. En­tre esas du­das, hay una que ya tie­ne res­pues­ta. Es la re­fe­ri­da a la fal­ta de au­to­ri­za­ción por par­te del ma­gis­tra­do pa­ra rea­li­zar un ras­tri­lla­je en el te­rreno si­tua­do al otro la­do del río Chu­but. Esa prue­ba, que se in­ten­tó efec­tuar el 5 de agos­to pa­sa­do, no se pu­do rea­li­zar de­bi­do a la pre­sen­cia en esa área de gen­te ar­ma­da, cir­cuns­tan­cia que al juez le ge­ne­ró te­mor.

el Go­bierno ve al fren­te ju­di­cial ajeno a ca­sos de co­rrup­ción re­so­nan­tes, pe­ro en vi­lo por Mal­do­na­do

En el Sur. “Qué ha­bría pa­sa­do si al­guien hu­bie­ra abierto fuego so­bre al­gún miem­bro de la Gen­dar­me­ría y al­guno de ellos hu­bie­se res­pon­di­do?”, era la pre­gun­ta que se ha­cían en el en­torno del juez. La ac­ti­tud de Otran­to lu­ce pru­den­te, pe­ro fal­ta de ca­rác­ter, la si­tua­ción así plan­tea­da es in­quie­tan­te. ¿Sig­ni­fi­ca es­to re­co­no­cer que hay par­tes del te­rri­to­rio de nues­tro país en don­de no ri­gen ni las au­to­ri­da­des le­gí­ti­mas ni las le­yes apro­ba­das por el Con­gre­so de la Na­ción?

Un re­co­no­ci­do Fis­cal de la Na­ción pu­bli­có en su cuen­ta de Fa­ce­book una crí­ti­ca al desa­rro­llo de las ac­tua­cio­nes que tie­ne sen­ti­do: “¿Has­ta cuán­do hay que so­por­tar de­sig­na­cio­nes de gen­te com­pro­me­ti­da con in­tere­ses que no sien­ten el rol de fis­cal y la vo­ca­ción de ser­vi­cio? Si la jus­ti­cia fe­de­ral no pue­de re­sol­ver ca­sos co­mo el de Nis­man o acla­rar que pa­só con San­tia­go Mal­do­na­do creo que es me­jor que Gils Car­bo re­nun­cie”.

En me­dio de to­do y co­mo con­se­cuen­cia de es­to, los ciu­da­da­nos que ha­bi­tan esas tie­rras –mu­chos de ellos ma­pu­ches que no com­par­ten pa­ra na­da la vio­len­cia con la que ac­túa el RAM, al que se opo­nen– que­dan to­tal­men­te des­pro­te­gi­dos. ¿Es es­to acep­ta­ble? Si es­ta ló­gi­ca anacró­ni­ca y con ai­res tri­ba­les se im­pu­sie­ra, la Ar­gen­ti­na de­ja­ría de ser una na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.