Qué cri­sis: Mer­ca­do li­bre rei­na en Ve­ne­zue­la

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - JAI­RO STRACCIA

Ade­más de to­do, Ve­ne­zue­la se vol­vió un lu­gar di­fí­cil pa­ra los ar­gen­ti­nos que in­ten­tan ha­cer ne­go­cios allí. Al gru­po Te­chint le ex­pro­pia­ron Si­dor en 2008. En­ri­que Pes­car­mo­na, al fren­te de la me­ta­lúr­gi­ca Im­p­sa, que­dó col­ga­do de un pin­cel lue­go de atar­se a pro­veer tur­bi­nas pa­ra la usi­na eléc­tri­ca de To­co­ma. La coo­pe­ra­ti­va lác­tea San­cor hi­zo un buen acuer­do en un prin­ci­pio con pre­cios más al­tos en sus ex­por­ta­cio­nes, pe­ro ter­mi­nó sin po­der co­brar una deu­da de US$ 37 mi­llo­nes y hoy tra­ta de re­es­truc­tu­rar­se. La ali­men­ti­cia Ar­cor, de he­cho, no le ven­de al país ca­ri­be­ño ni un Bon o Bon.

Sin em­bar­go, hay una mul­ti­na­cio­nal ar­gen­ti­na que no só­lo si­gue vi­gen­te en el país que go­bier­na ca­da vez más ale­ja­do de las for­mas de­mo­crá­ti­cas Ni­co­lás Ma­du­ro. Se tra­ta de Mer­ca- do Li­bre, el por­tal de co­mer­cio elec­tró­ni­co que li­de­ra Marcos Gal­pe­rín, cu­yas ven­tas cre­cen al 20% in­ter­naual. Cla­ro, ofre­ce en­viar to­do ti­po de bie­nes a do­mi­ci­lio, en un lu­gar don­de se ha vuel­to muy di­fí­cil, aun te­nien­do el di­ne­ro, con­se­guir has­ta los bie­nes más bá­si­cos. “La ope­ra­ción de Mer­ca­do Li­bre en Ve­ne­zue­la ha arro­ja­do his­tó­ri­ca­men­te ci­fras sa­lu­da­bles con un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do inte­ra­nual pro­me­dio que ronda el 20% en uni­da­des”, ase­gu­ra Sean Sum­mers, vi­ce­pre­si­den­te de Mer­ca­do Li­bre. La em­pre­sa tie­ne ofi­ci­nas co­mer­cia­les en Ca­ra­cas, ade­más de un cen­tro de fo­to­gra­fía y va­rios alia­dos pa­ra la dis­tri­bu­ción. Es un con­tex­to di­fí­cil pa­ra las com­pa­ñías. Ha­ce po­co, Ge­ne­ral Mo­tors ce­rró su ope­ra­ción en ese país, y tiem­po atrás, la mul­ti­na­cio­nal de pro­duc­tos de lim­pie­za y con­su­mo ma­si­vo Clo­ros tam­bién de­bió de­jar de pro­du­cir. Sin em­bar­go, Mer­ca­do Li­bre se man­tie­ne, y cre­ce: se­gún ci­fras de Co­ms­co­re, es el si­tio web más vi­si­ta­do de Ve­ne­zue­la.

“Ca­da vez más py­mes y em­pren­de­do­res se su­man a las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el co­mer­cio elec­tró­ni­co”, aña­de Sum­mers. Ten­den­cia. Las ca­te­go­rías con ma­yor ofer­ta y de­man­da en el si­tio son .com.ve: ac­ce­so­rios pa­ra vehícu­los, elec­tró­ni­ca, au­dio y vi­deo, ho­gar y mue­bles, ro­pa y za­pa­tos. En ju­lio, Mer­ca­do Li­bre lle­gó a los dia­rios en Ve­ne­zue­la por un hac­ker que es­cri­bió en el por­tal Li­ber­tad pa­ra el Pue­blo de Ve­ne­zue­la. “Los in­con­ve­nien­tes de ac­ce­so a la pla­ta­for­ma fue­ron in­ci­den­tes pun­tua­les, de­bi­da­men­te aten­di­dos, sol­ven­ta­dos sa­tis­fac­to­ria­men­te, y que en nin­gún ca­so afec­ta­ron la se­gu­ri­dad de da­tos de nues­tra co­mu­ni­dad de usua­rios”, ase­gu­ra el eje­cu­ti­vo, que aña­de: “Ve­ne­zue­la es un mer­ca­do con mu­chas po­si­bi­li­da­des y es­ta­mos en­fo­ca­dos en tra­ba­jar pa­ra apro­ve­char­las y ofre­cer ca­da vez una me­jor ex­pe­rien­cia a nues­tros usua­rios”.

¿Y có­mo es ha­cer ne­go­cios ba­jo un go­bierno que, se­gún la pro­pia ex pro­cu­ra­do­ra Lui­sa Or­te­ga, tie­ne 3.500 pre­sos po­lí­ti­cos o más de 40 muer­tos en ma­ni­fes­ta­cio­nes, ade­más de ex­pro­pia­cio­nes de com­pa­ñías? “Nos ocu­pa­mos de las va­ria­bles que sí po­de­mos con­tro­lar”, se li­mi­ta a de­cir Sum­mers.

ABAS­TO. En Ca­ra­cas fal­tan ali­men­tos. En ju­lio hac­kea­ron el si­tio de Gal­pe­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.