Ex­cu­sa Mal­do­na­do

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - CARLOS GA­BET­TA*

El de San­tia­go Mal­do­na­do, un preo­cu­pan­te ca­so de “des­apa­ri­ción for­za­da” su­pues­ta­men­te a ma­nos de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal, de­vino en tra­gi­co­me­dia po­lí­ti­ca. Por una par­te, los an­te­ce­den­tes y el presente de la Gen­dar­me­ría, así co­mo los de los de­más cuerpos de se­gu­ri­dad e in­te­li­gen­cia del país, ha­cen creí­ble el su­pues­to “des­apa­ri­ción for­za­da”. Tam­bién es ló­gi­co y ne­ce­sa­rio que la so­cie­dad de­nun­cie y exi­ja el es­cla­re­ci­mien­to del he­cho.

Pe­ro vea­mos: “Al ca­bo de trein­ta años de al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca, la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, es de­cir sus di­ri­gen­tes y una par­te im­por­tan­te de la so­cie­dad, es­tá a pun­to de lo­grar que con los de­re­chos hu­ma­nos ocu­rra, pa­ra to­mar un ejem­plo, lo que con la edu­ca­ción pú­bli­ca: des­pués de ha­ber si­do un pa­ra­dig­ma in­ter­na­cio­nal y mo­ti­vo de le­gí­ti­mo or­gu­llo, aca­bar en la de­ca­den­cia; en ob­je­to de ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca” (es­ta co­lum­na; PER­FIL, 8-12-13).

Aho­ra, la ac­ti­tud de los sin­di­ca­tos do­cen­tes con­fir­ma el va­ti­ci­nio. Aun­que el estado ac­tual (miér­co­les 6/9) de la in­ves­ti­ga­ción si­gue apun­tan­do a la Gen­dar­me­ría, acu­sar al Go­bierno de un “cri­men” del que aún po­co se sa­be es irres­pon­sa­ble. So­bre to­do si lo pro­pa­gan do­cen­tes en cla­se de pár­vu­los, don­de se su­po­ne que su tra­ba­jo es es­cla­re­cer, pre­pa­rar a los jó­ve­nes pa­ra las reali­da­des, con­tra­dic­cio­nes e in­clu­so mis­te­rios de la vi­da.

Lo ló­gi­co y ci­vi­li­za­do se­ría, por ejem­plo, or­ga­ni­zar reunio­nes con pa­dres y alum­nos, fue­ra de cla­se, en las que el te­ma fue­se la preo­cu­pa­ción que sus­ci­ta un nue­vo ca­so de des­apa­ri­ción en de­mo­cra­cia; even­tual­men­te re­cla­mar uni­dos, al mar­gen de ad­he­sio­nes po­lí­ti­cas y de la opi­nión de ca­da cual. Es lo que ocu­rri­ría en cual­quier so­cie­dad sen­sa­ta.

Pue­de que es­to sue­ne a ba­nal ser­món de ci­vis­mo, pe­ro vea­mos lo de “ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca”. ¿Qué sec­tor se ma­ni­fies­ta así? El pe­ro­nis­mo K; otros pe­ro­nis­tas y al­gu­nos sec­to­res de iz­quier­da. Vol­va­mos a la co­lum­na ci­ta­da: “Hoy, ha­ber anu­la­do los in­dul­tos y pro­se­gui­do y am­plia­do los jui­cios no im­pi­de al go­bierno pe­ro­nis­ta K pre­sen­tar y apro­bar una Ley An­ti­te­rro­ris­ta; mos­trar­se in­di­fe­ren­te an­te la des­apa­ri­ción de Ju­lio Ló­pez; nom­brar co­man­dan­te en je­fe a un mi­li­tar sos­pe­cha­do de ha­ber co­me­ti­do los mis­mos crí­me­nes que la po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos del go­bierno per­si­gue (…). La ex pre­si­den­ta no en­cuen­tra ob­je­ción en aliar­se y ex­hi­bir­se con el ti­tu­lar de la Uo­cra, Ge­rar­do Martínez, un más que sos­pe­cho­so agen­te de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar du­ran­te la dic­ta­du­ra”. Fin de la ci­ta, que abun­da­ba en más da­tos. Cuan­do des­apa­re­ció Ju­lio Ló­pez, los in­dig­na­dos ac­tua­les no die­ron un pa­so; en to­do ca­so, nin­guno acu­san­do al go­bierno de en­ton­ces. Aho­ra, He­be de Bo­na­fi­ni se jus­ti­fi­có de­cla­ran­do que Ló­pez era “un guar­dia­cár­cel” y Mal­do­na­do “un mi­li­tan­te”. O sea que ha­bría “ca­te­go­rías” de des­apa­re­ci­dos…

La ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca, la des­ho­nes­ti­dad, la ma­la fe, re­sul­tan evi­den­tes. Por­que al mar­gen de la cues­tión de prin­ci­pios, ¿qué in­te­rés pue­de te­ner es­te o cual­quier go­bierno, a dos me­ses de unas elec­cio­nes que “pin­tan bien”, en ge­ne­rar se­me­jan­te es­cán­da­lo? Si lo que se le re­pro­cha es no ha­ber de­pu­ra­do los cuerpos de se­gu­ri­dad, tam­po­co es al­go que ten­ga mu­cho sen­ti­do, ya que aun­que es­te go­bierno aún no ha he­cho gran co­sa, se tra­ta de un pro­ble­ma que a cual­quie­ra le lle­va­ría años re­sol­ver; que ade­más re­que­ri­ría del apo­yo de to­dos los par­ti­dos y de la so­cie­dad. Y ven­drían lue­go los sin­di­ca­tos, em­pre­sas, el res­to de los apa­ra­tos del Estado. El des­or­den va mu­cho más allá de las “fuer­zas del or­den”.

Qui­zá los he­chos de vio­len­cia ocu­rri­dos al­re­de­dor del ca­so Mal­do­na­do, más in­quie­tan­tes por lo que anun­cian que por lo ac­tua­do –te­nien­do en cuen­ta la his­to­ria del país en el te­ma– ha­gan que tan­to el Go­bierno co­mo la so­cie­dad to­men con­cien­cia de la gra­ve­dad del caos ins­ti­tu­cio­nal.

Pe­ro por aho­ra, en lu­gar de unir a la so­cie­dad en la co­la­bo­ra­ción y exi­gen­cia al Estado de su es­cla­re­ci­mien­to, la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do ahon­dó la fa­mo­sa grie­ta. *Periodista y es­cri­tor.

TELAM

VIO­LEN­CIA. Es­tos he­chos, su­ce­di­dos en la mar­cha del vier­nes 1°, ahon­da­ron la grie­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.