Vio­len­cia e im­pos­tu­ra

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

To­da dic­ta­du­ra mi­li­tar es ma­la. En ca­si to­dos los go­bier­nos de ese ti­po, el Estado mon­ta una ma­qui­na­ria pa­ra ha­cer des­apa­re­cer a sus opo­si­to­res. Esos des­apa­re­ci­dos po­lí­ti­cos son dis­tin­tos a los mi­les de per­so­nas que des­apa­re­cen to­dos los años por otras cau­sas en­tre las que so­bre­sa­le el trá­fi­co de per­so­nas. Es ob­vio que ese ti­po de even­tos sus­ci­ta un jus­to re­cha­zo en la so­cie­dad, que al­gu­nos po­lí­ti­cos ma­ni­pu­lan pa­ra tra­tar de evi­tar la de­rro­ta elec­to­ral con­tun­den­te que su­fri­rán en oc­tu­bre. En el ca­so de San­tia­go Mal­do­na­do es ob­vio que to­dos desea­mos que apa­rez­ca vi­vo. Pa­ra al­gu­nos por­que el res­pe­to a la vi­da es siem­pre una prio­ri­dad, y pa­ra otros, por­que es­ta lu­cha es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer un ne­go­cio po­lí­ti­co.

En el en­torno de Mau­ri­cio Ma­cri nun­ca co­no­cí a al­guien que quie­ra ata­car po­lí­ti­ca­men­te a otros, ni a na­die que ala­be la vio­len­cia po­lí­ti­ca. Se ne­ce­si­ta ser de­ma­sia­do fa­ná­ti­co pa­ra ima­gi­nar que se pue­dan re­unir Mau­ri­cio, Ga­brie­la Mi­chet­ti, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, Marcos Pe­ña, pa­ra pla­ni­fi­car la des­apa­ri­ción de al­guien. Eso con­tra­ría sus con­vic­cio­nes de ma­ne­ra ra­di­cal y son per­so­nas que em­pe­za­ron a ha­cer po­lí­ti­ca en el si­glo XXI, cuan­do no exis­tían so­vié­ti­cos que aus­pi­cien gue­rri­llas, ni nor­te­ame­ri­ca­nos que res­pal­den a dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. La dis­cu­sión acer­ca de las mal­da­des del ca­pi­ta­lis­mo, las ideas fas­cis­toi­des de Puer­ta del Hie­rro, Ta­cua­ra o los Mon­to­ne­ros es un anacro­nis­mo úni­co en un mun­do en el que no exis­te ni el Mu­ro de Ber­lín ni gru­pos ca­tó­li­cos fun­da­men­ta­lis­tas. In­clu­so paí­ses co­mo Chi­na, Viet­nam, y Laos pro­gre­san gra­cias a la eco­no­mía de mer­ca­do y la dis­cu­sión de fon­do gi­ra en torno a la ro­bo­ti­za­ción, la sin­gu­la­ri­dad y los efec­tos de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en los se­res hu­ma­nos. Mau­ri­cio y su equi­po se de­di­can a es­tu­diar y ac­tuar pa­ra en­fren­tar un fu­tu­ro que su­po­ne desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, li­ber­tad pa­ra crear, paz, to­le­ran­cia, in­te­gra­ción a un mun­do com­pe­ti­ti­vo. La ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos sa­be que se ne­ce­si­ta un cam­bio ra­di­cal que nos ins­ta­le en el si­glo XXI y res­pal­da en las ur­nas a quie­nes son ca­pa­ces de en­fren­tar ese desafío.

Otros es­tán es­tan­ca­dos en el pa­sa­do. Quie­ren re­ver­tir el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de oc­tu­bre fo­men­tan­do la vio­len­cia sin sen­ti­do. Es­ta se­ma­na se di­fun­dió una foto de Cris­ti­na Fer­nán­dez de lu­to, com­pun­gi­da, con una foto de San­tia­go Mal­do­na­do en su re­ga­zo, mien­tras asis­tía a una mi­sa por su des­apa­ri­ción. La de­vo­ción de Cris­ti­na apa­re­ce só­lo cuan­do pue­de ma­ni­pu­lar a la re­li­gión pa­ra bus­car ré­di­tos po­lí­ti­cos. Du­ran­te al­gu­nos años go­ber­na­ba a dos cua­dras de la Ca­te­dral de Bue­nos Ai­res, pe­ro nun­ca fue al tem­plo. Cuan­do se ce­le­bra­ba el Te Deum por la In­de­pen­den­cia de la Na­ción se iba a Tu­cu­mán con tal de no ver a Jor­ge Ber­go­glio, a quien acu­sa­ba de co­la­bo­ra­dor de la dic­ta­du­ra. Cuan­do el car­de­nal fue pa­pa­ble hi­zo lo po­si­ble pa­ra im­pe­dir su elec­ción, pe­ro una vez con­sa­gra­do se con­vir­tió en su ove­ja y via­jó por el mun­do pa­ra asis­tir a sus mi­sas en Pa­ra­guay, Cu­ba, Brasil o cual­quier otro si­tio. Su fer vor de­ca­yó cuan­do de­jó el po­der. No se ha sa­bi­do que fre­cuen­te los do­min­gos la igle­sia del Ca­la­fa­te o la del ba­rrio de Re­co­le­ta en don­de ha­bi­ta. Al mu­cho tiem­po, apa­re­ce en es­ta mi­sa que es un ac­to de cam­pa­ña. La cohe­ren­cia dis­tin­gue al cris­ti­nis­mo: Cris­ti­na di­ce que co­mo abo­ga­da, ama­só du­ran­te la dic­ta­du­ra una for­tu­na de­fen­dien­do a la gen­te po­bre a la que le qui­ta­ban sus bie­nes los usu­re­ros de San­ta Cruz y a cien­tos de per­se­gui­dos y des­apa­re­ci­dos por los que lu­chó arries­gan­do su vi­da.

Por eso sor­pren­dió su arre­ba­to pia­do­so, me­ticu­losa­men­te pre­pa­ra­do con fo­tos y una es­ce­no­gra­fía heroica. Pa­ra com­ple­tar la es­ce­na de lu­cha por la paz ha­bría si­do bueno que le acom­pa­ñe su en­torno in­me­dia­to, for­ja­do en la lu­cha en con­tra de la co­rrup­ción y la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos. Pu­do es­tar a su la­do su mi­nis­tro de De­fen­sa con los re­tra­tos de Pe­dro y Ra­món Oli­ve­ra y Ve­ró­ni­ca Mat­ta, su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la Jor­ge Taia­na con las fo­tos de al­gu­nos ase­si­na­dos en los 70, Héctor Ti­mer­man, Luis D'Elía, La­rro­que, Es­te­che, y otros miem­bros de su círcu­lo ín­ti­mo lle­van­do las fo­tos del fis­cal Nis­man y de los ar­gen­ti­nos muer­tos en el aten­ta­do en con­tra de la AMIA. Pu­do lle­nar la Igle­sia con los que ella lla­ma sus com­pa­ñe­ros, los en­mas­ca­ra­dos que in­cen­dian y ata­can a la po­bla­ción en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y en el res­to del país, con el Ba­ta­yón Mi­li­tan­te que le per­mi­tió ga­nar abru­ma­da­men­te las PA­SO en las cár­ce­les de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, con la Se­ño­ra Bo­na­fi­ni que pre­di­ca la paz en to­das sus in­ter­ven­cio­nes.

En oc­tu­bre se de­ci­de tam­bién si que­re­mos que go­bier­nen per­so­nas vio­len­tas que fo­men­tan el odio, matan a sus ad­ver­sa­rios y pro­yec­tan en los de­más sus com­ple­jos y sue­ños des­truc­ti­vos o gen­te me­nos de­li­ran­te, que desea sim­ple­men­te cons­truir un país en que la gen­te pue­da ser más fe­liz.

Hay quie­nes quie­ren re­ver­tir el re­sul­ta­do de oc­tu­bre fo­men­tan­do una vio­len­cia sin sen­ti­do

* Pro­fe­sor de la GWU. Miem­bro del Club Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.