¿Dón­de es­tá San­tia­go Mal­do­na­do?

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - BERNARDA LLO­REN­TE* Y CLAU­DIO VILLARRUEL**

Es­tá en las can­chas, co­le­gios, ofi­ci­nas. En las con­cien­cias de aqué­llos que lo bus­can y en las con­cien­cias que lo nie­gan. En las mul­ti­tu­di­na­rias mar­chas ca­lle­je­ras, en el re­cla­mo de fa­mo­sos e ig­no­tos, en los me­dios in­ter­na­cio­na­les, en las re­des y en la ca­lle. San­tia­go Mal­do­na­do es­tá en to­das par­tes y en nin­gu­na.

La suer­te que ha­ya co­rri­do es­te jo­ven de 28 años, que eli­gió tran­si­tar por los con­fi­nes de una reali­dad a la que el po­der le sue­le dar la es­pal­da, nos vuel­ve a in­ter­pe­lar acer­ca de un pa­sa­do que se su­po­nía des­te­rra­do en la cons­truc­ción del presente y del fu­tu­ro. Más allá de al­gu­nos fo­cos que re­sis­tan, el gen ar­gen­tino pos­dic­ta­du­ra es­tá fe­liz­men­te con­ta­gia­do de me­mo­ria.

Qui­zás es lo que nun­ca en­ten­dió el go­bierno de Cam­bie­mos, al que –más allá del dis­cur­so– pa­re­cie­ra cos­tar­le apren­der de sus erro­res. La gi­gan­tes­ca mo­vi­li­za­ción al cumplirse un mes de la des­apa­ri­ción for­za­da de San­tia­go, la mar­cha del 24 de mar­zo o el ge­ne­ra­li­za­do re­pu­dio a la apli­ca­ción del 2x1 a los re­pre­so­res, ha­bla de fun­cio­na­rios que pi­den dis­cul­pas cuan­do “no pa­sa”, pe­ro re­in­ci­den cuan­do creen que es po­si­ble. An­te un re­cla­mo por Mal­do­na­do que co­men­zó tí­mi­da­men­te, la es­tra­te­gia ofi­cial fue res­tar­le tras­cen­den­cia, sem­brar pis­tas fal­sas que re­ga­ron al­gu­nos me­dios y, so­bre to­do, res­guar­dar a Gen­dar­me­ría co­mo fuer­za prin­ci­pal y de cho­que. “No voy a ti­rar a un gen­dar­me por la ventana”, “Yo me la ban­co”, afir­ma­ba desafian­te la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad en el Con­gre­so, co­mo si se tra­ta­ra de me­dir atri­bu­tos per­so­na­les o de de­ci­sio­nes per­so­na­lí­si­mas.

Po­co im­por­ta. Lo sus­tan­ti­vo es que el Go­bierno “po­li­ti­zó” el ca­so por ac­ción y omi­sión, por vo­lun­tad y por im­pe­ri­cia. Lo po­li­ti­zó al ne­gar­lo, al no in­ves­ti­gar a la fuer­za de se­gu­ri­dad que ac­tuó en la re­pre­sión de la pro­tes­ta, al no asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre esa fuer­za, al no po­ner to­dos los re­cur­sos dis­po­ni­bles en fun­ción de su bús­que­da. Lo “po­li­ti­zó” el Pre­si­den­te que du­ran­te más de trein­ta días no men­cio­nó pa­la­bra al­gu­na so­bre la des­apa­ri­ción ni se acer­có a su fa­mi- lia, o al ba­jar la or­den a sus fun­cio­na­rios –se­gún aco­tó Mirt­ha– de que del te­ma no se ha­bla­ra en los me­dios. Lo “po­li­ti­zó” al­gún que otro periodista enar­de­ci­do al anun­ciar que “nos han de­cla­ra­do la gue­rra”, sin pre­ci­sar quié­nes ni por qué. ¿La dis­yun­ti­va?, “vo­to o Mo­lo­tov”.

Más preo­cu­pa­dos por con­tra­rres­tar los efec­tos me­diá­ti­cos que por el pa­ra­de­ro de San­tia­go, la so­bre­ac­tua­ción de la po­li­cía tras la mar­cha, con una cla­ra “in­fil­tra­ción” en­tre los re­vol­to­sos, ter­mi­nó con al­gún fo­tó­gra­fo o tran­seún­te de­te­ni­do, pe­ro que­da­ron li­bres los “mi­li­tan­tes uni­for­ma­dos” y vio­len­tos que gri­ta­ban “uno” pa­ra no ser con­fun­di­dos y arres­ta­dos. Hu­bo un cla­ro in­ten­to por im­po­ner otra agen­da. A la mo­vi­li­za­ción ge­nui­na, am­plia, ma­si­va, le res­pon­dió con vio­len­cia. Se tra­ta de crear un cli­ma en­ra­re­ci­do, de ocul­tar lo ob­vio, lo que mo­les­ta. Mien­tras los dia­rios del mun­do na­rra­ban ad­mi­ra­dos có­mo cien­tos de mi­les de ar­gen­ti­nos po­bla­ban las ca­lles pa­ra exi­gir la apa­ri­ción de un des­apa­re­ci­do en de­mo­cra­cia, mu­chos me­dios lo­ca­les ti­tu­la­ban con “dis­tur­bios”.

A ve­ces la reali­dad se em­pe­ci­na y se im­po­ne. Re­cien­tes en­cues­tas, ele­men­to im­pres­cin­di­ble en el uni­ver­so de Cam­bie­mos pa­ra fi­jar o co­rre­gir po­lí­ti­cas, in­di­can la ne­ce­si­dad de un vo­lan­ta­zo. El re­la­to nu­tri­do de hi­pó­te­sis fal­sas y ab­sur­das, en­sa­ñán­do­se y res­pon­sa­bi­li­zan­do a la “víc­ti­ma” por sus des­gra­cias, pa­re­ce to­car sus pro­pios lí­mi­tes y em­pie­za a preo­cu­par a un Pre­si­den­te que mi­de sus ac­cio­nes en fun­ción de oc­tu­bre. A es­to se su­ma la de­ci­sión del fis­cal Fe­de­ri­co Del­ga­do de que la Jus­ti­cia in­ves­ti­gue la res­pon­sa­bi­li­dad de Gen­dar­me­ría y del go­bierno de Ma­cri.

Cam­bie­mos in­ten­tó im­po­ner el dis­cur­so: la po­lí­ti­ca de la “an­ti­po­lí­ti­ca”. Qui­zás por ello se sor­pren­da de una reac­ción co­lec­ti­va tan po­ten­te. Una so­cie­dad que tie­ne 30 mil des­apa­re­ci­dos por la dic­ta­du­ra y al­gu­nos en de­mo­cra­cia sa­be que la ver­da­de­ra grie­ta se abre y pro­fun­di­za si una co­mu­ni­dad se dis­trae, cree cual­quier co­sa y em­pie­za a mi­rar pa­ra otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.