El hu­ra­cán Ka­tia pro­vo­có dos muer­tos en Mé­xi­co, que su­fre réplicas del sis­mo

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - AFP Y ANSA

La fu­ria de la na­tu­ra­le­za pa­re­ce ha­ber­se ce­ba­do so­bre Mé­xi­co que, tras el po­ten­te te­rre­mo­to que sa­cu­dió el jue­ves por la no­che tres es­ta­dos del sur del país –y pro­vo­có has­ta aho­ra 64 muer­tos–, su­frió en las úl­ti­mas ho­ras el em­ba­te del hu­ra­cán Ka­tia, que ma­tó al me­nos a dos per­so­nas tras gol­pear la cos­ta atlán­ti­ca del estado de Ve­ra­cruz.

El pa­so del hu­ra­cán pro­vo­có al me­nos dos muer­tos en Xa­la­pa, ca­pi­tal de Ve­ra­cruz, que se ex­tien­de so­bre la cos­ta del Gol­fo de Mé­xi­co

“Hu­bo dos de­ce­sos por des­li­za­mien­to de tie­rras”, pro­vo­ca­dos por las llu­vias desata­das por Ka­tia, di­jo Luis Fe­li­pe Puen­te, di­rec­tor de Pro­tec­ción Ci­vil Fe­de­ral.

Puen­te de­ta­lló que Ka­tia pro­vo­có el des­bor­de de dos ríos en Ve­ra­cruz y da­ñó 235 vi­vien­das, afec­tan­do a po­co más de 900 per­so­nas. El hu­ra­cán in­gre­só al­re­de­dor de las diez de la no­che del vier­nes, con vien­tos de has­ta 220 ki­ló­me­tros por ho­ra y un vo­lu­mi­no­so car­ga­men­to de llu­vias, al nor­te de Te­co­lutla, una lo­ca­li­dad de unos 25 mil ha­bi­tan­tes.

Rá­pi­da­men­te, Ka­tia se de­gra­dó a tor­men­ta tro­pi­cal a su pa­so por las ca­de­nas mon­ta­ño­sas de la Sie­rra de Pue­bla. Te­rre­mo­to. En­tre­tan­to, las víc­ti­mas fa­ta­les pro­vo­cas por el sis­mo del jue­ves por la no­che au­men­ta­ron a 64, al con­fir­mar­se nue­vos de­ce­sos en el su­re­ño estado de Chia­pas. De­fen­sa Ci­vil in­for­mó que los muer­tos en Chia­pas, en cu­ya cos­ta se si­tuó el epi­cen­tro del sis­mo, su­man ya 15 tras lo­ca­li­zar­se ayer tres cuerpos más. En el ve­cino Oa­xa­ca son 45 y cua­tro más en Ta­bas­co, tam­bién en el sur. En Ju­chi­tán, Oa­xa­ca, la zo­na más de­vas­ta­da, con 36 muer­tos y nu­me­ro­sas cons­truc­cio­nes en rui­nas, los so­co­rris­tas da­ban por con­clui­da su ta­rea pa­ra dar pa­so a ma­qui­na­ria pe­sa­da que re­co­ge­rá los es­com­bros, en mo­men­tos en que ya se per­ci­be un olor fé­ti­do, re­sul­ta­do del ama­si­jo de es­com­bros, llu­via y el in­ten­so ca­lor en la zo­na. “Ya no que­da más gen­te ba­jo los es­com­bros. La ma­yo­ría fue res­ca­ta­da ca­si in­me­dia­ta­men­te por fa­mi­lia­res y ve­ci­nos”, di­jo Ro­ber­to Alonso, coor­di­na­dor de los To­pos, una fuer­za in­te­gra­da por es­pe­cia­lis­tas en res­ca­tes tras los sis­mos.

En Ju­chi­tán, mu­chos pa­sa­ron la no­che en la ca­lle por la per­sis­ten­cia de las réplicas del tem­blor, que ha­cían cru­jir las cons­truc­cio­nes.

Se­gún el Ser­vi­cio Sis­mo­ló­gi­co me­xi­cano, se ha­bían re­gis­tra­do has­ta el mo­men­to 721 réplicas, la ma­yor de ellas de 6,1 gra­dos, de un sis­mo que des­per­tó en la ma­dru­ga­da a mi­llo­nes de me­xi­ca­nos en el sur, es­te y cen­tro del país.

FO­TOS: AP

Un “es­ca­ra­ba­jo” se­pul­ta­do por los es­com­bros en Ju­chi­tán, el pue­blo más afec­ta­do por el sis­mo. Des­tro­zos por Ka­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.