Fran­cis­co pi­de a la igle­sia que de­je la co­mo­di­dad

An­te más de un mi­llón de fe­li­gre­ses, el Pa­pa in­vi­tó al cle­ro a in­vo­lu­crar­se con los más po­bres, aun­que a “al­gu­nos eso les pa­rez­ca que es en­su­ciar­se” y a no te­ner­le mie­do a los cam­bios. “siem­pre es­ta­mos re­no­ván­do­nos”, di­jo.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - LEAN­DRO DARIO

An­te más de un mi­llón de fie­les en Me­de­llín, el pa­pa Fran­cis­co lan­zó ayer un fuer­te lla­ma­do a la Igle­sia a re­no­var­se, de­jar el con­fort e in­vo­lu­crar­se en la re­con­ci­lia­ción en paí­ses co­mo Colombia, que han si­do cas­ti­ga­dos por la vio­len­cia. El Pon­tí­fi­ce ofi­ció una mi­sa de cam­pa­ña, tras re­co­rrer unos 50 ki­ló­me­tros en un pa­pa­móvl, en el ae­ro­puer­to El Ola­ya He­rre­ra de Me­de­llín, el mis­mo en el que, en 1935, mu­rió Gar­del en un ac­ci­den­te aé­reo.

Ber­go­glio, que des­de el ini­cio de su pon­ti­fi­ca­do ha pro­mo­vi­do un cle­ro más cer­cano a los po­bres, hi­zo un nue­vo lla­ma­do de aten­ción a la Igle­sia des­de Me­de­llín, una ciu­dad de pro­fun­das raí­ces ca­tó­li­cas y ex ca­pi­tal mun­dial del nar­co­trá­fi­co.

“Aho­ra tam­bién la Igle­sia es ‘za­ran­dea­da’ por el Es­pí­ri­tu pa­ra que de­je sus co­mo­di­da­des y sus ape­gos. La re­no­va­ción no nos de­be dar mie­do”, di­jo Fran­cis­co en la ter­ce­ra mi­sa mul­ti­tu­di­na­ria que ofi­cia en el mar­co de una vi­si­ta de cin­co días a Colombia que con­clui­rá hoy en Car­ta­ge­na.

El Pa­pa agre­gó que los sa­cer­do­tes y je­rar­cas ecle­siás­ti­cos son “in­ter­pe­la­dos” por un “cla­mor de ham­bre y jus­ti­cia”.

En Colombia, ade­más, se es­pe­ra que los re­li­gio­sos se com­pro­me­tan en la re­con­ci­lia­ción de una na­ción la­ce­ra­da por me­dio si­glo de en­fren­ta­mien­to ar­ma­do, con mi­llo­nes de víc­ti­mas en­tre muer­tos, des­apa­re­ci­dos y des­pla­za­dos, agre­gó

Des­pués de alen­tar de­ci­di­da­men­te el acuer­do que per­mi­tió el desar­me y trans­for­ma­ción de las FARC, en mi­sas que con­gre­ga­ron a ca­si 2 mi­llo­nes de fie­les en Bo­go­tá y Vi­lla­vi­cen­cio, Fran­cis­co se en­fo­có ayer en la Igle­sia. In­vo­lu­crar­se. Des­de la ciu­dad con más tem­plos en Colombia, el Pa­pa pi­dió a la Igle­sia que se in­vo­lu­cre más con los más des­fa­vo­re­ci­dos, aun­que a “al­gu­nos eso les pa­rez­ca que es en­su­ciar­se, man­char­se”.

“Se nos pi­de cre­cer en arro­jo, en un co­ra­je evan­gé­li­co que bro­ta de sa­ber que son mu­chos los que tie­nen ham­bre, ham­bre de Dios, ham­bre de dig­ni­dad, por­que han si­do des­po­ja­dos”, ex­pre­só.

Fran­cis­co ad­vir­tió que la Igle­sia no es una “adua­na”, ni es de in­di­vi­duos, sino de Dios, en un men­sa­je di­rec­to a la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca. “No po­de­mos ser cris­tia­nos que al­cen con­ti­nua­men­te el es­tan­dar­te de ‘prohi­bi­do el pa­so’, ni con­si­de­rar que es­ta par­ce­la es mía, adue­ñán­do­me de al­go que no es ab­so­lu­ta­men­te mío”, di­jo. Op­ción por los po­bres. La vi­si­ta a Me­de­llín tie­ne un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra el Pa­pa, Ber­go­glio re­co­rrió 50 ki­ló­me­tros en pa­pa­mó­vil has­ta lle­gar a la mi­sa mul­ti­tu­di­na­ria. Pi­dió al cle­ro no te­ner mie­do de re­no­var­se y ad­vir­tió que la Igle­sia no es una “adua­na” que re­pi­te siem­pre el “prohi­bi­do el pa­so”. por­que fue en es­ta ciu­dad don­de la je­rar­quía ca­tó­li­ca de Amé­ri­ca La­ti­na se com­pro­me­tió, en 1968, con la “op­ción pre­fe­ren­cial por los po­bres”.

Fran­cis­co apro­ve­chó su pa­so por Me­de­llín pa­ra re­for­zar el lla­ma­do al cle­ro en Colombia a que apo­ye la re­con­ci­lia­ción tras el acuer­do de paz con las FARC y los diá­lo­gos en cur­so con el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN), úl­ti­ma gue­rri­lla ac­ti­va.

AP Y AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.