La éti­ca no se com­pra con tar­je­ta

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - ALFREDO GAR­CíA*

Los uru­gua­yos so­mos ra­ros en Amé­ri­ca La­ti­na. No le da­mos mu­cha pe­lo­ta a la Igle­sia ca­tó­li­ca, te­ne­mos una cen­tral úni­ca de tra­ba­ja­do­res, le­ga­li­za­mos el abor­to, nos go­bier­na un Fren­te que nu­clea de co­mu­nis­tas a de­mó­cra­ta­cris­tia­nos, ele­gi­mos de pre­si­den­te a un ex gue­rri­lle­ro, el Estado pro­du­ce y ven­de ma­rihua­na y ha­ce­mos re­nun­ciar a un vi­ce­pre­si­den­te por com­pras per­so­na­les con tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas.

La no­ve­la, que co­men­zó el 24 de fe­bre­ro de 2016 cuan­do una periodista re­ve­ló una char­la con Sen­dic en la que el vi­ce­pre­si­den­te ne­gó ser li­cen­cia­do en ge­né­ti­ca hu­ma­na, ter­mi­nó es­te sá­ba­do en una reunión con la má­xi­ma au­to­ri­dad del Fren­te Am­plio, el Ple­na­rio Na­cio­nal. Du­ran­te es­te año y me- dio, se su­ce­die­ron una se­rie de mar­chas y con­tra­mar­chas, de­cla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias, nue­vas re­ve­la­cio­nes de ma­la ges­tión, de­nun­cias de gas­tos inex­pli­ca­bles y una po­pu­la­ri­dad en caí­da li­bre que lle­va a que el 62% de los uru­gua­yos afir­men que Sen­dic de­bía re­nun­ciar. La fru­ti­lla de la tor­ta fue el dic­ta­men del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio que con­de­nó du­ra­men­te la ac­tua­ción del vi­ce­pre­si­den­te uru­gua­yo.

Has­ta ayer de tar­de pa­re­cía que Sen­dic iba a pe­lear por man­te­ner­se en el car­go ya que in­nu­me­ra­bles ve­ces di­jo que él no iba a aban­do­nar su pues­to y que de­mos­tra­ría su inocen­cia. Sor­pre­si­va­men­te, en un bre­ve dis­cur­so, di­jo que re­nun­cia­ba a la vi­ce­pre­si­den­cia, que ya se lo ha­bía co­mu­ni­ca­do al pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez y mi­nu­tos des­pués lo anun­ció en su cuen­ta de Twit­ter.

El país que­dó con­mo­vi­do por es­te he­cho que rá­pi­da­men­te tras­cen­dió y pu­so a Uru­guay en los ti­tu­la­res de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do y la re­gión. No es co­mún que su­ce­dan si­tua­cio­nes de es­ta na­tu­ra­le­za en un mun­do don­de la co­rrup­ción cam­pea en la po­lí­ti­ca y los je­rar­cas se afe­rran con uñas y dien­tes a sus si­llo­nes. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad orien­tal no sa­le de­bi­li­ta­da. Al con­tra­rio: po­dría de­cir­se que se for­ta­le­ció con es­te he­cho. Los uru­gua­yos so­mos ra­ros en Amé­ri­ca y el mun­do, por­que una de las co­sas que no per­do­na­mos a nues­tros po­lí­ti­cos es que nos mien­tan. *Periodista y di­rec­tor del se­ma­na­rio uru­gua­yo Vo­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.