Una in­ser­ción in­ter­na­cio­nal hi­per­in­te­li­gen­te

Una bue­na po­lí­ti­ca ex­te­rior de­be con­tri­buir al cre­ci­mien­to y desa­rro­llo del país. Pa­ra eso ne­ce­si­ta in­cor­po­rar­se al mun­do con in­te­li­gen­cia pa­ra apro­ve­char nues­tros re­cur­sos.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - PA­TRI­CIO CARMODY*

Pa­ra una po­ten­cia me­dia co­mo la Ar­gen­ti­na, que avan­za a me­dia po­ten­cia, su po­lí­ti­ca ex­te­rior de­be con­tri­buir a su cre­ci­mien­to y desa­rro­llo. Así, un área en la que nues­tra di­plo­ma­cia de­be en­fo­car­se aún más, es en las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les, pa­ra así po­ten­ciar una in­ser­ción in­ter­na­cio­nal hi­per­in­te­li­gen­te

El ob­je­ti­vo pri­ma­rio de las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les, de­be ser ayu­dar a ex­pan­dir las ex­por­ta­cio­nes, cla­ro mo­tor de cre­ci­mien­to. De­ben con­tri­buir, co­mo afir­ma el pre­si­den­te Ma­cri, a ex­por­tar or­gu­llo­sa­men­te lo nues­tro, lo­gran­do las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles de ac­ce­so a los mer­ca­dos del mun­do pa­ra nues­tros sec­to­res pro­duc­ti­vos. Es­tos pue­den ser com­pe­ti­ti­vos o te­ner po­ten­cial com­pe­ti­ti­vo a ni­vel glo­bal y/o re­gio­nal, e in­cluir pro­duc­tos pri­ma­rios (PP), ma­nu­fac­tu­ras de ori­gen agro­pe­cua­rio (MOA), de ori­gen in­dus­trial (MOI) y ser­vi­cios. Una in­ser­ción hi­per­in­te­li­gen­te de­be in­cen­ti­var las ex­por­ta­cio­nes de to­dos es­tos sec­to­res, mien­tras és­tos sean o pue­dan con­ver­tir­se en com­pe­ti­ti­vos, pa­ra lo­grar una ma­yor dis­tri­bu­ción de los be­ne­fi­cios, en­tre sec­to­res y re­gio­nes del país.

A su vez, las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les de­ben ten­der a no dar be­ne­fi­cios que pue­dan da­ñar sus­tan­cial­men­te a nues­tros sec­to­res pro­duc­ti­vos con com­pe­ti­ti­vi­dad re­gio­nal, en ge­ne­ral ma­nu­fac­tu­ras de ori­gen in­dus­trial.

Lo­grar es­tos ob­je­ti­vos en el en­torno ac­tual es un co­lo­sal desafío. Por un la­do, en los EE.UU., se evi­den­cia el “po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta jack­so­niano” de Do­nald Trump. Vi­sión que se en­fo­ca en lo do­més­ti­co, y se com­pro­me­te con la igual­dad e in­te­gri­dad de ca­da ciu­da­dano. Es­to mo­ti­va el apo­yo a los in­tere­ses do­més­ti­cos, afec­tan­do a ex­por­ta­do­res de li­mo­nes y bio­dié­sel ar­gen­ti­nos. A su vez, la re­de­fi­ni­ción de la Unión Eu­ro­pea des­pués del Bre­xit, com­pli­ca las ne­go­cia­cio­nes Mer­co­sur-Unión Eu­ro­pea. Por otra par­te, las ex­por­ta­cio­nes a Chi­na han de­cli­na­do un 13% en­tre 2015 y 2016, pro­vo­can­do un nue­vo au­men­to en el dé­fi­cit co­mer­cial con es­ta na­ción, que de­fien­de a ul­tran­za su pro­duc­ción de MOA.

An­te es­to, las bue­nas ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les de­ben apo­yar una in­ser- ción in­ter­na­cio­nal “hi­per­in­te­li­gen­te”, aso­cia­da a una po­lí­ti­ca de “ho­ri­zon­tes di­ver­sos” en ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior. De­ben te­ner prio­ri­da­des cla­ras, y ope­rar en for­ma efi­cien­te y con mé­tri­cas re­le­van­tes. A ni­vel geo­grá­fi­co las prio­ri­da­des son In­dia, la Asean, Afri­ca y Me­dio Orien­te, con de­man­da cre­cien­te de nues­tras MOA y PP. A ni­vel ope­ra­ti­vo, se ha da­do fi­nal­men­te a la Can­ci­lle­ría la fun­ción de “en­ten­der y de­fi­nir” en ma­te­ria de ne­go­cia­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Se ha aca­ba­do así con el in­efi­caz “mons­truo ne­go­cia­dor de tres ca­be­zas” en­car­na­do por los mi­nis­te­rios de Pro­duc­ción, Agroin­dus­tria y de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. El li­de­raz­go de la Can­ci­lle­ría de­be­rá apor­tar con­sis­ten­cia y credibilidad, de­fi­nir un úni­co re­fe­ren­te pa­ra nues­tros in­ter­lo­cu­to­res, y ase­gu­rar una vi­sión in­te­gral y equi­li­bra­da.

En cuan­to a mé­tri­cas pa­ra eva­luar el pro­gre­so de las ne­go­cia­cio­nes, la vi­sión gu­ber­na­men­tal pa­re­ce en­fo­car­se en el por­cen­ta­je del Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) glo­bal, que re­pre­sen­tan los paí­ses con los que se quie­ren ce­rrar acuer­dos. Se ra­zo­na que Ar­gen­ti­na tie­ne acuer­dos co­mer­cia­les con paí­ses que re­pre­sen­tan só­lo un 11% del PBI mun­dial, mien­tras Chi­le los tie­ne con paí­ses que re­pre­sen­tan el 87% del PBI glo­bal.

Una vi­sión com­ple­men­ta­ria de­be­ría en­fo­car­se en las ex­por­ta­cio­nes in­cre­men­ta­les que re­pre­sen­tan ca­da una de es­tas geo­gra­fías, en ba­se a la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tros sec­to­res pro­duc­ti­vos. Pa­ra ello es pre­ci­so di­men­sio­nar nues­tra ofer­ta ex­por­ta­do­ra real y po­ten­cial, por sec­tor y por pro­vin­cia. Es po­si­ti­vo el es­fuer­zo del can­ci­ller Fau­rie y del se­cre­ta­rio Rey­ser de dia­lo­gar di­rec­ta­men­te con las pro­vin­cias, y los sec­to­res pro­duc­ti­vos. A su vez, pa­ra im­ple­men­tar una in­ser­ción in­ter­na­cio­nal hi­per­in­te­li­gen­te hay que for­ta­le­cer las ca­pa­ci­da­des de in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi- ca y co­mer­cial en la Can­ci­lle­ría.

Con­ti­nuan­do con el aná­li­sis de las mé­tri­cas, pue­de ser útil ana­li­zar el co­mer­cio de las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Pues ya exis­tió en es­te mi­le­nio un pe­río­do de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal lo “su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te”, co­mo pa­ra lle­var nues­tras ex­por­ta­cio­nes del ni­vel de 23 a 26 mil mi­llo­nes de dó­la­res exis­ten­te en­tre 1997 y 2002, a los ca­si 83 mi­llo­nes en 2011. Fue lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te co­mo pa­ra ge­ne­rar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de las ex­por­ta­cio­nes del +14% anual, re­par­ti­do equi­li­bra­da­men­te en­tre los PP, las MOA y las MOI. Es­tas lle­ga­ron a re­pre­sen­tar un 16% del PBI, cuan­do en­tre 1997 y 2001 re­pre­sen­ta­ban un 9%. No­ta­ble­men­te, es­to fue lo­gra­do a pe­sar de só­lo exis­tir acuer­dos co­mer­cia­les en el mar­co del Mer­co­sur y de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de In­te­gra­ción (Ala­di). Es­ta in­ser­ción in­ter­na­cio­nal su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te, fue se­gui­da por un “ais­la­mien­to no in­te­li­gen­te”, que cau­só una caí­da de las ex­por­ta­cio­nes del 33% en­tre el 2011 y el 2015, lle­gan­do a los 57 mil mi­llo­nes de dó­la­res –só­lo el 10% del PBI–. Lue­go, las ex­por­ta­cio­nes se man­tu­vie­ron a ni­ve­les si­mi­la­res, cre­cien­do +1,7% en 2016, y +1,4% en lo que va del 2017.

En un pro­ce­so de in­te­gra­ción in­ter­na­cio­nal hi­per­in­te­li­gen­te se­rá ne­ce­sa­rio com­ple­men­ta r nue st r a s ca­pa­ci­da­des ex­por­ta­do­ras con ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les que po­ten­cien es­pe­cí­fi­ca­men­te ca­da uno de los sec­to­res com­pe­ti­ti­vos. Aun­que el en­torno glo­bal ha va­ria­do, pre­ci­sa­mos com­bi­nar ca­pa­ci­da­des con ne­go­cia­cio­nes pa­ra lo­grar el ni­vel de ex­por­ta­cio­nes del 2011, in­clu­yen­do el re­pre­sen­tar el 16% del PBI. De­be­mos ana­li­zar los cam­bios a efec­tuar en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad, im­pues­tos, ti­po de cam­bio, sa­ni­dad, ges­tión adua­ne­ra, e in­fra­es­truc­tu­ra ex­por­ta­do­ra. Ideal­man­te no só­lo pa­ra lo­grar los re­sul­ta­dos del 2011, sino pa­ra so­bre­pa­sar­los, du­pli­can­do nues­tros ni­ve­les ac­tua­les, y pa­ra que és­tos re­pre­sen­ten un 17% al 20% del PBI.

El im­ple­men­tar una in­ser­ción in­ter­na­cio­nal hi­per­in­te­li­gen­te, en el con­tex­to de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior, se­rá una im­por­tan­te con­tri­bu­ción al cre­ci­mien­to y desa­rro­llo del país. *Au­tor de

CEDOC PER­FIL

EX­POR­TA­CIO­NES. Hay que di­men­sio­nar nues­ta ofer­ta real y po­ten­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.