Car­tas de los lec­to­res a PER­FIL

Perfil (Domingo) - - REPORTAJE -

PER­FIL agra­de­ce las car­tas de sus lec­to­res y eli­ge pu­bli­car aque­llas cu­yo tex­to no su­pere los mil ca­rac­te­res, ex­cep­to las que jus­ti­fi­quen ma­yor ex­ten­sión por su con­te­ni­do. No ha­brá res­pues­tas in­di­vi­dua­les, sal­vo las re­fe­ri­das a notas apa­re­ci­das en es­te dia­rio, que se­rán ana­li­za­das y con­tes­ta­das por el De­fen­sor de los Lec­to­res (om­buds­man) en su co­lum­na de los do­min­gos. Las car­tas de­ben lle­gar fir­ma­das con nom­bre, ape­lli­do y di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co, y no se pu­bli­ca­rán aque­llas sus­crip­tas con seu­dó­ni­mos o ini­cia­les y tam­po­co co­mu­ni­ca­dos, ga­ce­ti­llas o –sal­vo ex­cep­cio­nes– car­tas en­via­das a otros me­dios. PER­FIL se re­ser­va el de­re­cho de re­su­mir, re­du­cir o ex­trac­tar el con­te­ni­do. Es­cri­bir a: co­rreo­cen­[email protected]­fil.com. no so­la­men­te con el pa­sa­do que es­tá muer­to o el fu­tu­ro que to­da­vía no lle­gó, sino con el aquí y aho­ra que siem­pre pre­di­can los maes­tros zen. Fer­nan­do Mi­ran­da Miem­bro del Con­se­jo de Paz de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na mi­ran­da­fer­nan­[email protected] es­té re­co­rrien­do una zo­na de con­flic­to en lu­gar de ca­len­tar un si­llón en el Mi­nis­te­rio? ¿Es con­de­na­ble que un ci­vil es­té ve­ri­fi­can­do el ac­cio­nar de fuer­zas de se­gu­ri­dad, so­bre to­do un pro­fe­sio­nal ca­rac­te­ri­za­do por su com­pro­mi­so con va­lo­res de­mo­crá­ti­cos? Ha­ce más de trein­ta años que lo co­noz­co y pue­do dar fe de su ca­li­dad hu­ma­na; siem­pre lo pu­se de ejem­plo y lo alen­té en su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca da­do que en el me­dio so­cial en que se mue­ve “ha­cer po­lí­ti­ca” es al­go mal vis­to. Su ac­ti­tud edi­to­rial ale­ja a la ju­ven­tud de la po­lí­ti­ca da­do, que da mie­do “ser es­cra­cha­do”, ser ex­pues­to y de­ni­gra­do por cual­quie­ra; los jó­ve­nes des­ta­ca­dos di­cen ¡me­jor me que­do en ca­sa! Se­ría bueno que el ma­nual de éti­ca pe­rio­dís­ti­ca no fue­ra só­lo teo­ría, sino que lo hi­cie­ran en la prác­ti­ca. Alen­tar a los bue­nos y con­de­nar a los ma­los. Ju­lio La­go chein­[email protected]­gle­mail.com ese ce­men­te­rio. Re­cor­de­mos que en la Pa­ta­go­nia, en 1520, Ma­ga­lla­nes ubi­có a los pa­ta­go­nes en la zo­na del Puer­to de San Ju­lián, y lo mis­mo, un po­co más al nor­te, los con­tac­tó el pri­mer cro­nis­ta ge­ne­ral de In­dias ha­cia el 1526. Los co­lo­ni­za­do­res ga­le­ses ubi­ca­ron en el Chu­but a los tehuel­ches, co­mo el ca­ci­que Ga­lats, y a los pam­pas, co­mo el ca­ci­que Chi­qui­chán. El ca­ci­que Ca­triel era pam­pa, el ca­ci­que Li­pi­chum era tehuel­che, la ma­dre del ca­ci­que Saihue­que era puel­che, el ca­ci­que Sa­ca­ma­ta era tehuel­che, el ca­ci­que Na­mun­cu­rá (que era ma­pu­che) en su ni­ñez vi­vió en la re­gión del río Llai­na, en los fal­deos de los An­des, y re­cién lle­gó al ac­tual te­rri­to­rio ar­gen­tino en 1831. En 1563, Pe­dro de Leiva en­cuen­tra al nor­te de la ac­tual pro­vin­cia de Neu­quén a los pehuen­ches. En la ex­pe­di­ción a la Ciu­dad de los Cé­sa­res or­de­na­da por Ge­ró­ni­mo Luis de Cabrera, en 1620 y 1621, a quie­nes ha­bla­ban arau­cano los ubi­ca­ba en la zo­na cor­di­lle­ra­na de Chi­le. Mas­car­di, en 1670, cuan­do va al Nahuel Hua­pí, en­cuen­tra a los puel­ches y po­yas, los puel­ches for­man par­te de la cul­tu­ra tehuel­che y re­cién ha­cia el 1750 se ini­cia su “arau­ca­ni­za­ción” con la fu­sión con los ma­pu­ches. Ha­ce 900 años se de­be ha­blar del año 1117. Tal vez no se mien­ta mu­cho, pe­ro sí bas­tan­te, so­bre la cues­tión ma­pu­che. Dr. Os­val­do Zam­pi­ni es­tu­dio @es­tu­dio­zam­pi­ni.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.