Una foto de Noceti y la don­ce­lla ma­pu­che

Perfil (Domingo) - - REPORTAJE -

La fun­ción de es­te De­fen­sor de los Lec­to­res es –aun­que re­sul­te re­dun­dan­te de­cir­lo– de­fen­der los in­tere­ses de los lec­to­res fren­te a cual­quier error, omi­sión, ter­gi­ver­sa­ción, ma­ni­pu­la­ción de las que pue­da ser víc­ti­ma por la ina­de­cua­da apli­ca­ción de las nor­mas que ri­gen el buen ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo en es­te dia­rio (y en los me­dios en ge­ne­ral). Cu­rio­sa­men­te, la en­tre­ga de hoy no apun­ta a la re­dac­ción, aun­que sí al con­jun­to de los lec­to­res y a su de­fen­sa fren­te a de­fi­ni­cio­nes de dos de ellos que pue­den ha­ber afec­ta­do ne­ga­ti­va­men­te –en sen­das car­tas pu­bli­ca­das en es­ta mis­ma edi­ción– la ca­li­dad de la in­for­ma­ción que es­te dia­rio su­mi­nis­tra. Va­ya­mos por par­tes:

Al se­ñor Ju­lio La­go le pa­re­ce “una ver­güen­za que se pon­ga una foto per­so­nal pa­ra tra­tar de de­ni­grar a un fun­cio­na­rio ca­rac­te­ri­za­do por sus va­lo­res hu­ma­nos, ho­nes­ti­dad y ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal”. El per­so­na­je en cues­tión es Pa­blo Noceti, je­fe de Ga­bi­ne­te de la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Patricia Bull­rich. La foto de ta­pa lo mues­tra prac­ti­can­do uno de sus de­por­tes fa­vo­ri­tos, el ki­te­surf.

En ver­dad, es­te om­buds­man no ob­ser­va en la foto pu­bli­ca­da ni en el tex­to que la jus­ti­fi­ca en la pá­gi­na 4 for­ma al­gu­na que pu­die­ra ser con­si­de­ra­da co­mo de­ni­gran­te. La elec­ción de una ima­gen no con­ven­cio­nal sue­le ser un re­cur­so vá­li­do de PER­FIL pa­ra lla­mar la aten­ción des­de la ta­pa y pro­mo­ver la lec­tu­ra del ma­te­rial pe­rio­dís­ti­co que los lec­to­res me­re­cen. Lo que el tex­to ex­pre­sa no es parcial ni con­de­na­to­rio: es, más bien, equi­li­bra­do y com­ple­to des­de el pun­to de vis­ta in­for­ma­ti­vo. No hay du­da al­gu­na de que la pre­sen­cia de Noceti en la zo­na pa­ta­gó­ni­ca don­de su­ce­die­ron los he­chos que pre­ce­die­ron a la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do si­gue sien­do aún hoy mo­ti­vo de aná­li­sis y de­ba­te, tan­to en lo po­lí­ti­co co­mo en lo ins­ti­tu­cio­nal.

El Dr. Os­val­do Zam­pi­ni se re­fie­re a la en­tre­vis­ta rea­li­za­da al an­tro­pó­lo­go Carlos Martínez Sa­ra­so­la (“Se mien­te mu­cho so­bre la cues­tión ma­pu­che”), que pu­bli­có PER­FIL el do­min­go 27, pá­gi­na 74. “De­be ser cier­to (que se mien­te mu­cho so­bre la cues­tión ma­pu­che) –es­cri­be el lec­tor–. Y tan cier­to que es di­fí­cil de com­par­tir lo que di­ce el men­cio­na­do an­tro­pó­lo­go, quien afir­ma que ‘re­cien­te­men­te se dio el des­cu­bri­mien­to de un ce­men­te­rio ma­pu­che que da­ta de ha­ce 900 años’. Se­ría bueno co­no­cer dón­de es­tá ese ce­men­te­rio”. A es­te om­buds­man le ge­ne­ró cu­rio­si­dad in­ves­ti­gar si los di­chos del en­tre­vis­ta­do son co­rrec­tos o erró­neos, en la cer­te­za de que pa­ra ana­li­zar el te­ma de los de­re­chos an­ces­tra­les de los pue­blos ori­gi­na­rios exis­ten va­rias bi­blio­te­cas con­tro­ver­ti­das, ca­si tan­tas co­mo las vin­cu­la­das al De­re­cho. El 28 de ma­yo de 2016, el dia­rio Río Ne­gro –cu­ya se­rie­dad pe­rio­dís­ti­ca na­die cues­tio­na– in­for­ma­ba que “el en­te­rra­mien­to na­ti­vo de una mu­jer que los ar­queó­lo­gos han da­do en lla­mar ‘La Don­ce­lla de los Sie­te Man­za­nos’ re­ve­ló res­tos con una da­ta­ción de 900 años en la

CEDOC PER­FIL

VER­DAD. Una tum­ba de 900 en San Mar­tín de los An­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.