“los ci­be­ra­ta­ques se­rán ca­da vez más agre­si­vos y so­fis­ti­ca­dos”

El fa­mo­so hac­ker, que hoy tra­ba­ja pa­ra Te­le­fó­ni­ca, ad­vier­te que la ma­yor par­te de los usua­rios de smartp­ho­nes no pro­te­ge sus da­tos.

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - EN­RI­QUE GARABETYAN

“Nor­mal­men­te los usua­rios de smartp­ho­nes no tie­nen ni idea de la can­ti­dad de da­tos per­so­na­les que les ‘fa­ci­li­tan’ dia­ria­men­te a las em­pre­sas de ser­vi­cios de in­ter­net y a las que ha­cen apps. Pe­ro cuan­do les mos­trás eso en for­ma cla­ra, la gen­te se asusta de la da­ta que pue­den re­unir so­bre ellos”. Quien cuen­ta es­to es un hac­ker ex­pe­ri­men­ta­do. Se tra­ta del es­pa­ñol Che­ma Alonso, uno de los más re­co­no­ci­dos ex­per­tos glo­ba­les en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, y que vino a la Ar­gen­ti­na a dar una se­rie de con­fe­ren­cias. Con su pe­lo lar­go y des­gre­ña­do, su go­rro de la­na y su cos­tum­bre de dar opi­nio­nes “po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas”, es di­fí­cil ubi­car­lo co­mo el Chief Da­ta Of­fi­cer y má­xi­mo res­pon­sa­ble de ci­ber­se­gu­ri­dad de Te­le­fó­ni­ca.

“Hoy las em­pre­sas pue­den sa­ber por dón­de te mo­vés, si vas al mé­di­co o si te­nés al­gu­na en­fer­me­dad cró­ni­ca. Tam-

“Los da­ños que cau­só Wan­naCry fue­ron más me­diá­ti­cos que reales.”

bién si en­trás a un sex shop o de qué cua­dro de fut­bol sos”, de­ta­lló es­te doc­tor en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca. “Y, por otra par­te, las em­pre­sas que re­co­pi­lan to­da esa da­ta ni si­quie­ra es­tán do­mi­ci­lia­das en tu país, ni su­je­tas a sus le­yes. Por eso, cuan­do le ex­pli­cás cla­ra­men­te al usua­rio que al ins­ta­lar una app es­tás acep­tan­do en­tre­gar to­dos esos da­tos real­men­te se preo­cu­pa”, agre­gó.

Alonso se hi­zo co­no­ci­do por­que, des­de su pues­to, tu­vo que coor­di­nar la res­pues­ta al ata­que del malwa­re Wan­naCry, que afec­tó en ma­yo a la red glo­bal de Te­le­fó­ni­ca, en­tre otras em­pre­sas, y lle­gó a la pren­sa de to­do el mun­do. “Los da­ños que cau­só es­te gu­sano fue­ron más me­diá­ti­cos que reales. Ni si­quie­ra era un vi­rus bien di­se­ña­do”, afir­mó. “Pe­ro es cier­to que lo que ve­mos en el mun­do de la ci­ber­se­gu­ri­dad es una es­ca­la­da en ma­te­ria de ata­ques ca­da vez más agre­si­vos, so­fis­ti­ca­dos y pro­fe­sio­na­les”.

Acer­ca de es­te te­ma, di­jo a PER­FIL: “A mí me preo­cu­pan mu­cho más los ata­ques que no lle­gan a co­no­cer­se por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”. Y ex-

Che­ma Alonso es doc­tor en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca y uno de los más fa­mo­sos hac­kers del mun­do.

Es Chief Da­ta Of­fi­cer y má­xi­mo res­pon­sa­ble de ci­ber­se­gu­ri­dad de Te­le­fó­ni­ca.

En su blog per­so­nal Un In­for­má­ti­co en el La­do del Mal aler­tó so­bre los pli­có que hoy hay ver­da­de­ras or­ga­ni­za­cio­nes de per­so­nas con gran­des ca­pa­ci­da­des in­for­má­ti­cas que di­se­ñan vi­rus muy efec­ti­vos pa­ra “co­lar­los” en las re­des de las em­pre­sas, usan­do malwa­re (un ti­po de soft­wa­re da­ñino) muy efec­ti­vo. “Te­ne­mos es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes en las que vi­mos que una or­ga­ni­za­ción pue­de tar­dar, en pro­me­dio, seis me­ses an­tes de dar­se cuen­ta de que fue di­gi­tal­men­te ‘in­fil­tra­da’ y que tie­ne in­tru­sos si­guien­do des­de aden­tro de sus compu­tado­ras su ope­ra­ción y cap­tu­ran­do mo­vi­mien­tos ban­ca­rios, nú­me­ros de cuen­tas, fe­chas de pa­gos, etc., etc.”.

El ex­per to de Te­le­fó­ni­ca pe­li­gros del ran­som­wa­re.

En ma­yo, Te­le­fó­ni­ca y otras em­pre­sas su­frie­ron el ata­que del malwa­re Wan­naCry.

“Hay or­ga­ni­za­cio­nes de per­so­nas que di­se­ñan vi­rus muy efec­ti­vos pa­ra ‘co­lar­los’ en las re­des de las em­pre­sas usan­do malwa­re”, ase­gu­ró. tam­bién re­cor­dó que “la ma­yo­ría de los usua­rios de smartp­ho­nes no usan he­rra­mien­tas de pro­tec­ción. Y par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad la tie­nen los pro­pios téc­ni­cos en se­gu­ri­dad que no se han preo­cu­pa­do por ha­cer so­lu­cio­nes ami­ga­bles”. Por otra par­te, re­cor­dó que “no exis­te tec­no­lo­gía de pro­tec­ción 100% efec­ti­va. Pe­ro sí hay me­di­das sim­ples que dis­mi­nu­yen mu­chos ries­gos. Por ejem­plo, el Wan­naCry y otros vi­rus ran­som­wa­re no les cau­sa­ron pro­ble­mas a las em­pre­sas y a las per­so­nas que ha­cen bac­kup de su in­for­ma­ción de ma­ne­ra cons­tan­te”.

GZA: TELEFONICA

POLEMICO. Pa­ra Alonso, los usua­rios fa­ci­li­tan da­tos a em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.