M2ESES Al­go apren­die­ron

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - BEATRIZ SARLO*

El Go­bierno apren­dió que el tiem­po po­lí­ti­co tie­ne una mar­cha in­de­pen­dien­te de los de­seos, de las pro­me­sas e, in­clu­so, de los re­sul­ta­dos de las ac­cio­nes. En enero de 2016, cuan­do Ma­cri se pa­sea­ba por Da­vos, él y sus acom­pa­ñan­tes pen­sa­ron y di­je­ron que las co­sas irían rá­pi­do. Se re­pe­tía que los ca­pi­ta­les lle­ga­rían pron­to, que la reac­ti­va­ción má­gi­ca­men­te se vol­ca­ría en los ne­go­cios lo­ca­les y, por su­pues­to, que la fe­li­ci­dad pro­me­ti­da en los dis­cur­sos de cam­pa­ña iba a ser un lu­mi­no­so río en el cual to­dos, a cor­to pla­zo, nos íba­mos a zam­bu­llir. Da­vos fue un mo­men­to cum­bre de la en­so­ña­ción ma­cris­ta y con­ta­gió in­clu­so al pe­rio­dis­mo. Na­da más agra­da­ble que pen­sar que so­mos ciu­da­da­nos de un país al que to­dos con­si­de­ran im­por­tan­te y des­ti­na­do a un gran fu­tu­ro. Des­de en­ton­ces, el sín­dro­me de Da­vos se re­pi­tió en los via­jes de Ma­cri al ex­te­rior. Allí don­de fue­ra, in­va­ria­ble­men­te le de­cían que éra­mos un gran país. Na­die se preo­cu­pó por acla­rar que esas fra­ses de cortesía de­ben ser en­mar­ca­das en lo que son: mo­da­les gen­ti­les con el vi­si­tan­te.

El “pen­sa­mien­to desean­te” se con­vir­tió en prin­ci­pio epis­te­mo­ló­gi­co del Go­bierno. Es cier­to que pa­ra go­ber­nar se pre­ci­sa una cuo­ta de op­ti­mis­mo vo­lun­ta­ris­ta, sin el cual las di­fi­cul­ta­des pue­den pa­re­cer obs­tácu­los in­su­pe­ra­bles. Pe­ro el op­ti­mis­mo ra­cio­nal es­tá le­jos de un dis­cur­so po­lí­ti­co em­be­le­sa­do con sus pro­pios de­seos y la en­ga­ñi­fa de lo que di­fun­de co­mo pro­pa­gan­da (en el ca­so: mi­llo­nes in­ver­ti­dos en pin­tu­ra ama­ri­lla). Des­pués de ca­si dos años de go­bierno, es in­con­ve­nien­te re­pe­tir que el Pre­si­den­te desea ha­cer reali­dad los sue­ños de los ar­gen­ti­nos. Pa­re­ce una iro­nía ejer­ci­da es­pe­cial­men­te so­bre los po­bres y los de­socu­pa­dos, que no tie­nen otro sue­ño que el de la su­per­vi­ven­cia en con­di­cio­nes de vi­da pre­ca­ria. La asig­na­ción uni­ver­sal no al­can­za (me di­ce un di­ri­gen­te te­rri­to­rial), por­que de los ba­rrios han des­apa­re­ci­do las chan­gas. Los sue­ños tam­bién tie­nen un in­de­le­ble se­llo de cla­se (pa­ra de­cir­lo con una vie­ja fór­mu­la). Quien no ha su­fri­do esos lí­mi­tes tie­ne que te­ner ima­gi­na­ción mo­ral. La po­lí­ti­ca ha si­do el im­pul­so de esa ima­gi­na­ción.

Es po­co im­por­tan­te de­ci­dir si Ma­cri y sus dis­ci­pli­na­dos eje­cu­tan­tes del “equi­po” di­cen só­lo lo que pue­den o si li­mi­tan sus pa­la­bras por­que juz­gan que hay que de­cir só­lo lo que la “gen­te” es­tá en con­di­cio­nes de com­pren­der li­sa y lla­na­men­te. Si fue­ra lo pri­me­ro (ape­nas si pue­den de­cir lo que di­cen), es­ta­ría­mos go­ber­na­dos por un “equi­po” y un je­fe que acre­cen­ta­ron su ca­pa­ci­dad eje­cu­ti­va, sin re­fi­nar un pen­sa­mien­to que tie­ne en el cen­tro sus de­seos y sus in­tere­ses. Di­cen po­co, por­que su es­pon­ta­nei­dad ideo­ló­gi­ca es un obs­tácu­lo pa­ra un dis­cur­so más de­ta­lla­do. Y lla­mo es­pon­ta­nei­dad a al­go que nos go­bier­na más allá del ra­zo­na­mien­to ex­plí­ci­to: el in­cons­cien­te so­cial, cul­tu­ral y po­lí­ti­co, que cam­bia só­lo por un lar­go tra­ba­jo in­te­lec­tual (o re­li­gio­so, o una lar­ga pra­xis).

Si fue­ra lo se­gun­do (dis­cu­rrir de ma­ne­ra apla­na­da y sim­plis­ta), el equi­po de Ma­cri con­si­de­ra que la po­lí­ti­ca no es, co­mo di­jo Ca­rrió en su no­che de re­cien­te glo­ria, una pe­da­go­gía, sino un seg ui­dis­mo que se atie­ne a los lí­mi­tes más es­tric­tos de sus vo­tan­tes. Es­ta con­cep­ción pa­sa por al­to el de­re­cho ciu­da­dano a es­cu­char to­do y, des­pués, ver qué en­tien­de, qué le in­tere­sa, qué lo de­ja com­ple­ta­men­te in­di­fe­ren­te. Es­ta con­cep­ción cor­ta un de­re­cho a la in­for­ma­ción y a la trans­pa­ren­cia. Se re­pi­te lo de Me­nem: “Si les di­go lo que voy a ha­cer, no me vo­tan”. Ma­cri, a su turno, de­ja en­tre­ver: “Si les di­go lo que pien­so, de­jo de ser el afa­ble cin­cuen­tón, de co­ra­zón sen­si­ble, y me con­vier­to en un cal­cu­la­dor ma­ris­cal del ca­pi­ta­lis­mo”.

Ma­cri tie­ne el do­ble dis­cur­so que ca­rac­te­ri­za a quie­nes no se in­tere­sa­ron nun­ca por el fun­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co de la pa­la­bra y la ac­ción, tejido

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.