Pa­cien­cia de­mo­crá­ti­ca

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - NOR­MA MORANDINI*

Es la his­to­ria de una per­se­ve­ran­cia. Co­noz­co po­cos ejem­plos en los que la apa­rien­cia de un fra­ca­so po­co tiem­po des­pués se con­fir­ma un lo­gro. Con­ser­vo, en­tre los pa­pe­les ama­ri­lla­dos por el tiem­po, el úl­ti­mo nú­me­ro del pri­mer dia­rio PER­FIL, el que sa­lió por tan só­lo tres me­ses. Co­mo na­die re­sis­te a una fo­to­gra­fía pro­pia en el dia­rio, aquel ejem­plar pu­bli­ca­ba una reunión­de­ba­te en el Cen­tro Cul­tu­ral en la que par­ti­ci­pé. Co­rría 1998 y Jor­ge Fon­te­vec­chia se ha­bía bur­la­do de los pre­jui­cios de los in­te­lec­tua­les, el mío pro­pio, que nos ne­gá­ba­mos a ir a la re­vis­ta Ca­ras pe­ro apa­re­cía­mos en la sec­ción de so­cia­les del dia­rio, de­di­ca­da al queha­cer in­te­lec­tual.

En­ton­ces, sen­tí tan­to su cie­rre co­mo más tar­de me en­tu­sias­mé con su re­lan­za­mien­to, del que ce­le­bra­mos aho­ra sus do­ce años. La pro­pues­ta de un periódico plu­ral en el que las co­lum­nas de opi­nión son su apues­ta más fuer­te se an­ti­ci­pó a su tiem­po. O me­jor: acom­pa­ñó, con pa­cien­cia, el si­nuo­so ca­mino de la de­mo­cra­cia. Hoy, fren­te a la in­to­le­ran­cia y el fun­da­men­ta­lis­mo re­co­no­ce­mos que la acu­mu­la­ción de ira e in­to­le­ran­cia dog­má­ti­ca aten­tó con­tra una cul­tu­ra de con­vi­ven­cia, cu­yo prin­ci­pal sos­tén es pre­ci­sa­men­te el de­ba­te pú­bli­co de ideas, en el que las di­fe­ren­cias son la ra­zón mis­ma del pac­to ver­bal de la de­mo­cra­cia. To­do lo que pro­pi­cia es­te periódico.

Co­mo caí en la ten­ta­ción de cam­biar la plu­ma de la es­cri­tu­ra por la tri­bu­na de la po­lí­ti­ca, mi vi­da le­gis­la­ti­va coin­ci­dió con diez de los do­ce años del periódico PER­FIL. Fue la dé­ca­da en la que se dis­tor­sio­nó la mis­ma idea de­mo­crá­ti­ca, vio­len­ta­da por una con­cep­ción de po­der au­to­ri­ta­ria que mal to­le­ró el di­sen­so. En ese tiem­po en­con­tré en sus pá­gi­nas, en los edi­to­res del su­ple­men­to Ideas, un es­pa­cio pa­ra las que si­guen sien­do mis ob­se­sio­nes de­mo­crá­ti­cas, la edu­ca­ción ciu­da­da­na y una pe­da­go­gía de la paz co­mo an­tí­do­to al pa­sa­do de te­rror. Al re­pa­sar to­do lo que es­cri­bí en ese tiem­po, na­da pue­do agre­gar pa­ra con­de­nar el len­gua­je del odio y ese con­tra­sen­ti­do de que se in­vo­quen los de­re­chos hu­ma­nos y se los nie­gue con los pa­los, las en­ce­rro­nas, los en­ca­pu­cha­dos. Des­de es­tas pá­gi­nas pu­de ex­pre­sar mi per­ple­ji­dad fren­te a la dis­tor­sión del len­gua­je hu­ma­nis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos, una he­rra­mien­ta de pa­ci­fi­ca­ción, uti­li­za­dos pa­ra in­ci­tar a la vio­len­cia y agre­gar más su­fri­mien­to al las­ti­ma­do es­pa­cio pú­bli­co de la con­vi­ven­cia.

A lo lar­go de to­dos es­tos años, en las pá­gi­nas de es­te periódico fui­mos dan­do cuen­ta de la pre­ca­rie­dad de nues­tra de­mo­cra­cia y el tra­ba­jo­so ca­mino de las re­for­mas. A la par se pre­mió “la in­te­li­gen­cia”, y al hon­rar a fi­gu­ras co­mo Ro­bert Cox, quien des­de el Bue­nos Ai­res He­rald pu­bli­ca­ba la in­for­ma­ción de los des­apa­re­ci­dos que se pre­ten­día ocul­tar, plan­tó ban­de­ras so­bre la fun­ción de la pren­sa: la de­nun­cia en los tiem­pos de te­rror y la de­fen­sa de la li­ber­tad del de­cir en los tiem­pos de­mo­crá­ti­cos, sin des­cui­dar la lu­cha con­tra la in­to­le­ran­cia.

Los ar­gen­ti­nos no po­de­mos te­ner una me­mo­ria tan cor ta co­mo pa­ra ol­vi­dar aquel día en el que co­mo un kar­ma sim­pli­fi­ca­mos en dos pa­la­bras nues­tro ma­yor com­pro­mi­so po­lí­ti­co: el “nun­ca más” a la vio­len­cia po­lí­ti­ca, al su­fri­mien­to de tan­tos de nues­tros com­pa­trio­tas. Fue cuan­do ins­tin­ti­va­men­te ele­gi­mos lo que nun­ca ha­bía­mos te­ni­do, la de­mo­cra­cia co­mo el sis­te­ma en el que po­de­mos unir la jus­ti­cia so­cial con los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la li­ber­tad, la in­te­gri­dad y el plu­ra­lis­mo.

Ig­no­ro si de­li­be­ra­da­men­te eli­gie­ron el 11 de sep­tiem­bre por su con­no­ta­ción edu­ca­ti­va pa­ra el re­lan­za­mien­to de PER­FIL. Si así fue, PER­FIL hi­zo es­cue­la. Su per­ma­nen­cia se­rá una bue­na prue­ba de que los ar­gen­ti­nos fi­nal­men­te na­tu­ra­li­za­mos las di­fe­ren­cias y apren­di­mos a tra­ba­jar pa­cí­fi­ca­men­te so­bre el con­flic­to. De­sear mu­chos años pa­ra PER­FIL sig­ni­fi­ca, tam­bién, el de­seo de mu­chos años de paz de­mo­crá­ti­ca en Ar­gen­ti­na. *Periodista y es­cri­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.