Que­ri­do, en­co­gí al pe­ro­nis­mo

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - DA­NIEL BILOT TA*

En los úl­ti­mos do­ce me­ses el pe­ro­nis­mo se en­car­gó de ve­ri­fi­car la re­la­ción in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal con su his­to­ria ha­bi­li­ta­da du­ran­te los pa­sa­dos do­ce años: un pro­ce­so len­to pe­ro per­sis­ten­te, y en apa­rien­cia irre­ver­si­ble, de en­co­gi­mien­to ideo­ló­gi­co pa­ra con­ver­tir­lo en un tra­je es­tric­ta­men­te a la es­tre­cha me­di­da de lo que que­da del cuer­po po­lí­ti­co kirch­ne­ris­ta.

Ca­si en pa­ra­do­ja con la ofer­ta efec­tua­da por la dic­ta­du­ra mi­li­tar del ge­ne­ral Agus­tín La­nus­se al fun­da­dor de esa fuer­za mien­tras per­ma­ne­cía en el exi­lio pa­ra ga­ran­ti­zar­le un re­torno ama­ña­do de su mano, el pro­ble­ma que plan­tea ese achi­ca­mien­to dra­má­ti­co es que lo vuel­ve po­co acep­ta­ble a las gran­des ma­yo­rías que al­gu­na vez le die­ron vi­da a la idea de un mo­vi­mien­to de ma­sas.

Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner lu­ce co­mo la gran guía in­te­lec­tual de es­ta téc­ni­ca Fran­kens­tein con in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca con­fia­da a dos ver­tien­tes que des­de la dé­ca­da del 50 se dispu­taron la ini­cia­ti­va de in­fluen­cia so­bre esa co­rrien­te de pen­sa­mien­to: el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, en su ver­sión maoís­ta y en la pro so­vié­ti­ca re­pre­sen­ta­da to­da­vía en la ac­tua­li­dad por Carlos Zan­ni­ni y Axel Ki­ci­llof.

La reali­dad no pue­de es­tar más cer­ca del sue­ño cien­tí­fi­co: mo­di­fi­car por pe­ne­tra­ción doc­tri­na­ria la ge­né­ti­ca del pe­ro­nis­mo has­ta mol­dear­lo con au­da­cia co­mo una crea­ción fas­hion más acor­de a la vibra de quien sue­le de­fi­nir­se pró­xi­ma al pro­gre­sis­mo crio­llo en­car­na­do en los años 70 por el mi­to­ló­gi­co Fren­te de Iz­quier­da Po­pu­lar (FIP) del pin­to­res­co his­to­ria­dor Jor­ge Abe­lar­do Ra­mos.

De más al­to per­fil en la ac­tua­li­dad que el con­fi­den­te de Cris­ti­na en el po­der, el ex mi­nis­tro de Eco­no­mía fue el en­car­ga­do de sor­pren­der a los emi­sa­rios de Po­de­mos, un des­pren­di­mien­to his­pano del po­pu­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano de­cli­nan­te en el he­mis­fe­rio sur. In­sis­tió an­te ellos en que el pro­ble­ma prin­ci­pal que en­fren­ta Uni­dad Ciu­da­da­na en la cam­pa­ña elec­to­ral es el com­por­ta­mien­to ar­bi­tra­rio de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con su men­sa­je.

Los vi­si­tan­tes aban­do­na­ron es­ta tie­rra con la fir­me con­vic­ción de que el kirch­ne­ris­mo ha per­di­do ca­pa­ci­dad au­di­ti­va pa­ra es­cu­char cual­quier otra voz que no sea la pro­pia. El mar­gen de du­da es­tá su­je­to a la pro­pia ex pre­si­den­ta. Ya sin dis­po­si­ción de atri­bu­tos ins­ti­tu­cio­na­les man­tie­ne la cos­tum­bre de es­cu­char en si­len­cio a even­tua­les in­ter­lo­cu­to­res en­tre sus fi­las. Pe­ro pa­ra mi­ni­mi­zar lue­go sus ar­gu­men­tos al pun­to li­te­ral del des­pre­cio in­te­lec­tual co­mo ac­to se­gui­do.

Esa ar­queo­lo­gía re­vi­sio­nis­ta desafía el in­te­rés con­cre­to de los in­ten­den­tes que pro­mo­vie­ron una re­vo­lu­ción in­con­clu­sa cuan­do sos­pe­cha­ron que la pér­di­da de re­cur­sos de con­duc­ción con su ale­ja­mien­to del Estado les fa­ci­li­ta­ba apar­tar a CFK de cual­quier lu­gar de con­trol so­bre el fu­tu­ro. La in­mi­nen­cia de las elec­cio­nes el pró­xi­mo 22 de oc­tu­bre reac­tua­li­za el cli­ma de aso­na­da.

Hay ex­cep­cio­nes por fue­ra de esa re­gla. En La Ma­tan­za Cris­ti­na ob­tu­vo cer­ca de 40 mil vo­tos más que Ve­ró­ni­ca Ma­ga­rio, in­ten­den­te y can­di­da­ta tes­ti­mo­nial a con­ce­jal en las PA­SO del 13 de agos­to. Es un da­to cu­rio­so por­que las dos in­te­gra­ron la mis­ma lis­ta. Tam­bién Ma­ría Lau­ra Ra­mí­rez, que li­de­ra el tra­mo co­rres­pon­dien­te a dipu­tados pro­vin­cia­les por la Ter­ce­ra Sec­ción Elec­to­ral y a quien Fer­nan­do Es­pi­no­za con­fió la fis­ca­li­za­ción de los co­mi­cios.

De re­pe­tir­se un re­sul­ta­do si­mi­lar en las le­gis­la­ti­vas, que­da­ría ra­ti­fi­ca­da la hi­pó­te­sis de un ajus­te pre­ven­ti­vo en ese dis­tri­to, cu­na de la so­cie­dad po­lí­ti­ca en­tre Es­pi­no­za y Da­niel Scio­li: se­pa­ra­dos cir­cuns­tan­cial­men­te por Va­ne­sa Si­ley del ter­cer y quin­to pues­to en la nó­mi­na de dipu­tados na­cio­na­les pe­ro iden­ti­fi­ca­dos por un úni­co con­cep­to: de­pri­mir las pre­ten­sio­nes po­lí­ti­cas de Ma­ga­rio. La Ma­tan­za es cla­ve en el li­de­raz­go de Cris­ti­na con des­tino apa­ren­te de mi­ni­ma­lis­ta.

Ex­tra­ño tri­bu­to a su fa­lle­ci­do es­po­so y an­te­ce­sor en un car­go ima­gi­na­do co­mo par­te de un bien ga­nan­cial li­ti­gio­so cu­yo ori­gen y des­tino tra­mi­ta, no sin con­tra­dic­cio­nes, el Po­der Ju­di­cial. Más com­po­ne­dor, tal vez se sor­pren­de­ría de la so­lu­ción ha­lla­da por su es­po­sa en el in­ten­to de con­ser­var la con­duc­ción del pe­ro­nis­mo el úl­ti­mo año: cons­tre­ñir­lo al lí­mi­te má­xi­mo, cer­cano a la des­apa­ri­ción. *Analista po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.