Des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - DIA­NA MAFFíA*

Pa­ra eva­luar po­lí­ti­cas de gé­ne­ro es ne­ce­sa­rio ha­cer dos acla­ra­cio­nes pre­vias. La pri­me­ra es que po­lí­ti­cas de gé­ne­ro no son só­lo las di­ri­gi­das a las mu­je­res; al­go que de­be­ría re­sul­tar ob­vio des­de la Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro pe­ro si­gue sien­do la vi­sión ses­ga­da so­bre el te­ma. La se­gun­da es que aún las po­lí­ti­cas fo­ca­les ha­cia las mu­je­res com­pren­den mu­cho más que aten­ción de vio­len­cia si que­re­mos mo­di­fi­car las cues­tio­nes es­truc­tu­ra­les de de­sigual­dad que las afec­tan y cons­ti­tu­yen el “sis­te­ma de vio­len­cia fe­mi­ci­da”. To­das las vio­len­cias de­ben ana­li­zar­se en ese con­tex­to y no co­mo vio­len­cia in­ter­per­so­nal y cir­cuns­tan­cial.

Con es­tas acla­ra­cio­nes, la eva­lua­ción de to­da po­lí­ti­ca pú­bli­ca de­be ser he­cha con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro (tra­ba­jo, sa­la­rio, ac­ce­so al cré­di­to, sa­lud, edu­ca­ción, vi­vien­da, de­re­chos hu­ma­nos, par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, cien­cia y tec­no­lo­gía, por men­cio­nar al­gu­nas). Bas­ta con­tem­plar el pe­no­so de­ba­te so­bre “des­apa­ri­ción for­za­da”, que ha to­ca­do un pun­to sen­si­ble de nues­tra me­mo­ria co­lec­ti­va, pe­ro des­pués de tres mar­chas Ni Una Me­nos no lo­gra­mos que sean vis­tas así las des­apa­ri­cio­nes de mu­je­res pa­ra ser ex­plo­ta­das en las re­des de pros­ti­tu­ción, aun­que se ha cons­ta­ta­do com­pli­ci­dad po­li­cial, po­lí­ti­ca y ju­di­cial.

Pa­ra sin­te­ti­zar mi eva­lua­ción del úl­ti­mo año di­ré co­mo al­go ne­ga­ti­vo que la si­tua­ción de las mu­je­res es gra­ví­si­ma en ca­si to­dos los in­di­ca­do­res so­cia­les; y co­mo al­go po­si­ti­vo, que se es­tá tra­ba­jan­do en al­go muy po­co vi­si­ble que es crear los ci­mien­tos pa­ra aten­der es­tas si­tua­cio­nes de mo­do in­te­gral des­de un Con­se­jo Na­cio­nal de las Mu­je­res (CNM) que des­de su crea­ción fue pau­la­ti­na­men­te de­gra­da­do (du­ran­te el me­ne­mis­mo de­pen­día di­rec­ta­men­te de Pre­si­den­cia, en el go­bierno de De la Rúa de Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de Mi­nis­tros, y du­ran­te el kirch­ne­ris­mo fue ubi­ca­do ba­jo el Con­se­jo Na­cio­nal de Coor­di­na­ción de Po­lí­ti­cas So­cia­les, ca­da vez con me­nos au­to­no­mía y al­can­ce).

El CNM, con la pre­si­den­cia de Fa­bia­na Tu­ñez (re­co­no­ci­da fe­mi­nis­ta) cum­plió una deu­da que el país te­nía des­de 2014, que fue la crea­ción del Plan Na­cio­nal de Ac­ción pa­ra la Pre­ven­ción, Asis­ten­cia y Erra­di­ca­ción de la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res (2017-2019), ya que el or­ga­nis­mo es res­pon­sa­ble del di­se­ño de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas ne­ce­sa­rias pa­ra dar cum­pli­mien­to a las dis­po­si­cio­nes de la ley 26.485. El Plan, fo­ca­li­za­do en pre­ven­ción y aten­ción in­te­gral, es muy com­ple­jo y abar­ca 69 me­di­das y 137 ac­cio­nes que de­be­rían com­pro­me­ter trans­ver­sal­men­te a to­do el Po­der Eje­cu­ti­vo y con­tar con pre­su­pues­to su­fi­cien­te pa­ra lle­var­se ade­lan­te. Hu­bo al­gu­nos tro­pie­zos con el pre­su­pues­to que mues­tran que es­to no se­rá fá­cil, por­que una vez de­le­ga­da la res­pon­sa­bi­li­dad en el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial el res­to de­be ser sa­cu­di­dos pa­ra lo­grar un com­pro­mi­so efec­ti­vo.

La otra cues­tión es­truc­tu­ral muy im­por­tan­te es el de­cre­to 698/2017 del 5/9/2017, cap II, que crea el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res (INAM) co­mo or­ga­nis­mo des­cen­tra­li­za­do. Con el ha­bi­tual len­gua­je an­dro­cén­tri­co (que de­be­ría mo­di­fi­car­se en to­do ins­tru­men­to pú­bli­co) di­ce que el INAM es­ta­rá a car­go de “un di­rec­tor eje­cu­ti­vo con ran­go y je­rar­quía de se­cre­ta­rio”, de­sig­na­do por el PEN. Le da au­to­no­mía fi­nan­cie­ra (muy re­le­van­te) y un al­can­ce ma­yor a sus ca­pa­ci­da­des con au­to­no­mía pa­ra el di­se­ño y apro­ba­ción.

La cons­truc­ción de ci­mien­tos lu­ce po­co, pe­ro es im­pres­cin­di­ble pa­ra en­fren­tar los desafíos es­truc­tu­ra­les de las ci­fras de de­sigual­dad. Pen­san­do en po­lí­ti­cas de sa­lud se­xual, de­be­mos de­cir que a pe­sar de los avan­ces le­gis­la­ti­vos –y con­si­de­ran­do que la Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro se pro­mul­gó en 2012 pe­ro el ac­ce­so a la sa­lud se re­gla­men­tó re­cién en ma­yo de 2015– de­be­rían in­cluir­se las prác­ti­cas mé­di­cas, hor­mo­na­les y qui­rúr­gi­cas en el Plan Mé­di­co Obli­ga­to­rio pe­ro hay di­fi­cul­ta­des de pro­to­co­lo en va­rias pro­vin­cias y re­sis­ten­cia de las obras so­cia­les y me­di­ci­na pre­pa­ga. Fal­tan da­tos con­fia­bles so­bre la po­bla­ción ob­je­ti­vo. En sa­lud pú­bli­ca, mu­chas ve­ces se usan in­su­mos (hor­mo­nas e im­plan­tes ma­ma­rios) de ser­vi­cios de on­co­lo­gía. Y fal­ta in­for­ma­ción pa­ra la po­bla­ción.

La di­fe­ren­cia de gé­ne­ro en­tre va­ro­nes y mu­je­res es pal­pa­ble en la an­ti­con­cep­ción qui­rúr­gi­ca: en 2016 se rea­li­za­ron só­lo 97 va­sec­to­mías con­tra 12.976 li­ga­du­ras tu­ba­rias en es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos, a pe­sar de que la va­sec­to­mía es am­bu­la­to­ria y mí­ni­ma­men­te in­va­si­va y la li­ga­du­ra no. Pe­se al fa­llo FAL de la Cor­te, si­gue ha­bien­do ba­rre­ras ar­bi­tra­rias en el ac­ce­so al abor­to no pu­ni­ble. La mor­ta­li­dad ma­ter­na es tre­men­da­men­te dis­par en­tre pro­vin­cias, y el abor­to in­se­gu­ro es la pri­me­ra cau­sa.

La Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo am­plió su al­can­ce, y com­pren­de a las mo­no­tri­bu­tis­tas. Co­mo efec­to vir­tuo­so, in­ci­dió en una ma­yor es­co­la­ri­za­ción so­bre to­do en edu­ca­ción ini­cial, pe­ro agu­di­zó la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­ci­mien­tos ade­cua­dos. La mo­ra­to­ria pre­vi­sio­nal lan­za­da en di­ciem­bre de 2008 tu­vo un 87% de mu­je­res con pro­me­dio de edad 72 años. Fue sus­pen­di­da en sep­tiem­bre de 2016 pe­ro se ex­ten­dió só­lo pa­ra mu­je­res has­ta 2019. La de­socu­pa­ción afec­ta más a las mu­je­res, el tra­ba­jo in­for­mal tam­bién, y las mu­je­res ga­nan mu­cho me­nos que los va­ro­nes: 27% en el sec­tor for­mal, 40% en el in­for­mal.

De los 765 mil jó­ve­nes que no es­tu­dian ni tra­ba­jan ni bus­can em­pleo (“tri­ple ni”), 589 mil son mu­je­res (dos ter­cios). El cre­ci­mien­to del em­ba­ra­zo ado­les­cen­te es una de las cau­sas: ojo, esas ado­les­cen­tes cui­dan, pe­ro eso no es con­si­de­ra­do tra­ba­jo. Las asig­na­cio­nes di­fe­ren­cia­les de gé­ne­ro en las res­pon­sa­bi­li­da­des de cui­da­do re­que­ri­rían po­lí­ti­cas in­te­gra­les pa­ra abor­dar es­ta de­sigual­dad, co­mo guar­de­rías, li­cen­cias por pa­ter­ni­dad, apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra cui­dar. Pro­ble­mas con­cep­tua­les y de vie­ja da­ta. Hay que es­pe­rar un po­co más pa­ra eva­luar re­sul­ta­dos. *Doc­to­ra en Fi­lo­so­fía UBA. Di­rec­to­ra del Ob­ser­va­to­rio de Gé­ne­ro. en la Jus­ti­cia de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.