Apos­ta­ron al op­ti­mis­mo

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - DIA­NA MONDINO*

Fe­liz cum­plea­ños Dia­rio PER­FIL! En cier­tas fe­chas es bueno ha­cer un ba­lan­ce del tiem­po pa­sa­do y, so­bre to­do, pen­sar el fu­tu­ro. En el ám­bi­to eco­nó­mi­co es mu­cho lo que ha ocu­rri­do, sin que tal vez nos de­mos cuen­ta. Y ten­dre­mos muy bue­nas pers­pec­ti­vas si sa­be­mos es­ta­ble­cer prio­ri­da­des.

Creía­mos que el nue­vo go­bierno ve­nía y en un ra­ti­to mo­di­fi­ca­ba la si­tua­ción de años de aban­dono. Ha­ce un año en Ar­gen­ti­na los ciu­da­da­nos de a pie no te­nían idea del pro­ble­ma eco­nó­mi­co que en­fren­ta­mos, y mu­cho me­nos del que se ha evi­ta­do. Es­ta­mos apren­dien­do so­bre to­das las di­fi­cul­ta­des en la mar­cha, y es­pe­ro que ten­ga­mos mu­cha pa­cien­cia.

El Go­bierno op­tó por no con­tar los pro­ble­mas y por tra­tar de in­su­flar op­ti­mis­mo. Ten­go un res­pe­to in­creí­ble por la ha­bi­li­dad con que se ma­ne­ja­ron múl­ti­ples te­mas. Bas­te un so­lo ejem­plo: las im­por­ta­cio­nes de gas. Cla­ro que son asun­tos ul­tra­odio­sos, y cues­ta creer que en ener­gía hu­bo mi­la­gros cuan­do, al mis­mo tiem­po, las ta­ri­fas subie­ron mu­cho (y es aún in­su­fi­cien­te). Fal­ta mu­chí­si­mo, por ejem­plo, re­crear un mer­ca­do ma­yo­ris­ta de ener­gía. Pe­ro si com­pa­ra­mos con el apa­gón que te­nía­mos ca­da día, ya se no­tan las me­jo­ras.

Al mis­mo tiem­po, hay más con­cien­cia del gi­gan­tes­co es­que­ma de co­rrup­ción que se ha­bía desa­rro­lla­do du­ran­te una dé­ca­da. Pe­ro no es­ta­mos di­cien­do lo más im­por­tan­te: hay que mo­di­fi­car el sis­te­ma que per­mi­tía que esos des­ma­ne­jos fi­nan­cie­ros ocu­rrie­ran. No es so­la­men­te que aho­ra ha­ya me­jor con­trol. El pro­ble­ma es el sis­te­ma: los con­tro­les son ca­ros, len­tos y quién sa­be si fun­cio­na­rán. Lo que de­be­mos mo­di­fi­car es la es­truc­tu­ra de gas­to que per­mi­te que ha­ya pla­nes de vi­vien­da fan­tas­ma y bol­sos en la os­cu­ri­dad. El ver­da­de­ro pro­ble­ma es que el Estado gas­ta mu­cho, gas­ta mal y gas­ta en te­mas en los que ni si­quie­ra de­bie­ra par­ti­ci­par.

Tam­bién se han em­pe­za­do a des­te­jer ma­ra­ñas bu­ro­crá­ti­cas, yen­do por el ca­mino más se­gu­ro de ac­tuar sec- tor por sec­tor. Es cier­to, es­ta­mos le­jos del ideal y pue­de ser in­jus­to pa­ra los que aún no re­ci­bie­ron los be­ne­fi­cios, pe­ro pa­ra to­dos no al­can­za.

En el plano im­po­si­ti­vo se au­men­tó la co­par­ti­ci­pa­ción au­to­má­ti­ca a pro­vin­cias, se re­du­je­ron al­gu­nos im­pues­tos o, por lo me­nos, se mo­di­fi­ca­ron las fe­chas de pa­go, dan­do un mí­ni­mo ali­vio al con­tri­bu­yen­te y cer­te­za de ma­yo­res fon­dos a los go­ber­na­do­res. Es me­jor que an­tes, y aún así es una go­ta en el océano. La pre­sión fis­cal es obs­ce­na, y só­lo po­drá mo­di­fi­car­se cuan­do se re­duz­can los gas­tos.

Los gas­tos de Na­ción, Pro­vin­cia y mu­ni­ci­pios si­guen cre­cien­do. To­do lo que sea in­ver­sión es bien­ve­ni­do, so­bre to­do si se si­gue lo­gran­do a me­no­res cos­tos que en 2015. No to­das las pro­vin­cias en­ten­die­ron es­ta con­sig­na y al­gu­nas con­ti­núan gas­tan­do ca­si to­do en sa­la­rios del per­so­nal (por de­fi­ni­ción es in­ne­ce­sa­rio si son só­lo gas­tos en per­so­nal sin pres­tar ser­vi­cios a los ciu­da­da­nos). Na­da es gra­tis y to­do se pa­ga con im­pues­tos, ac­tua­les o fu­tu­ros.

Hay una re­cu­pe­ra­ción ya evidente res­pec­to de la re­ce­sión de ha­ce un año. No obs­tan­te, ha­ce cin­co años que Ar­gen­ti­na es­tá en un subiba­ja y es dis­par en­tre sec­to­res: no to­dos pue­den avan­zar al mis­mo rit­mo. Es más, no to­dos de­bie­ran avan­zar al mis­mo rit­mo ya que hay ac­ti­vi­da­des que di­fí­cil­men­te sean com­pe­ti­ti­vas si Ar­gen­ti­na se in­ser­ta en el mun­do.

Es­ta in­ser­ción de Ar­gen­ti­na en el mun­do im­pli­ca re­co­no­cer cuá­les son las ac­ti­vi­da­des que po­ten­cia­rán el cre­ci­mien­to, dón­de y quié­nes po­drán rea­li­zar­las. In­du­da­ble­men­te el agro, o me­jor di­cho la bio­eco­no­mía (des­de el ta­ba­co en Sal­ta y Ju­juy a ove­jas en San­ta Cruz; de la yer­ba en Mi­sio­nes has­ta la vid o fru­tas en el Al­to Va­lle), tie­nen po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en el mun­do. Tam­bién en ser­vi­cios hay gran­des opor­tu­ni­da­des. De­di­que­mos a esas ac­ti­vi­da­des nues­tros es­ca­sos re­cur­sos. No se pue­de te­ner to­do en es­ta vi­da: de­fi­na­mos prio­ri­da­des y el año que vie­ne es­ta­re­mos ce­le­bran­do no só­lo otro cum­plea­ños de Dia­rio PER­FIL sino un só­li­do cre­ci­mien­to de nues­tro país. *Eco­no­mis­ta, Uce­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.