¿Quo va­dis de­mo­cra­cia?

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - GRACIEL A RöMER*

El Tal­mud sos­tie­ne que el presente no exis­te. Só­lo exis­ten el pa­sa­do y el fu­tu­ro. El pa­sa­do es his­to­ria. El fu­tu­ro es­pe­ran­za. El presente, ape­nas una ins­tan­tá­nea en ese sen­de­ro ha­cia el fu­tu­ro. El fes­te­jo de es­tos 12 años al que con­vo­ca PER­FIL re­sul­ta sin du­da un he­cho es­pe­ran­za­dor, en tan­to per­mi­te evi­den­ciar que en ese ar­co pa­sa­do –fu­tu­ro que se des­plie­ga y ex­pre­sa en el presente–, la de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión si­gue te­nien­do vi­gen­cia.

Sin em­bar­go, y al mis­mo tiem­po, re­sul­ta di­fí­cil pa­ra mí evi­tar una aso­cia­ción in­có­mo­da, y has­ta cier­to pun­to do­lo­ro­sa: la evi­den­cia de una Ar­gen­ti­na do­li­da, en­fer­ma de vio­len­cia e in­to­le­ran­cia, una y otra vez frus­tra­da, don­de los “che hermano” se han con­ver­ti­do en es­tos úl­ti­mos 12 años en ve­ci­nos en­fren­ta­dos por mun­dos apa­ren­te­men­te irre­con­ci­lia­bles.

En efec­to, exis­te otro sig­ni­fi­can­te, otra lec­tu­ra so­bre lo que de­jó la ges­tión de esos 12 años de go­bierno que de­ja po­co pa­ra fes­te­jar: una suer­te de se­gun­da dé­ca­da per­di­da que, más allá de cier­tos lo­gros, dis­ta de ha­ber po­di­do sa­car a un ter­cio de la po­bla­ción de la po­bre­za. Lo­gró, eso sí, man­te­ner­los en si­len­cio, an­cla­dos en un pa­sa­do do­lo­ro­so y sin fu­tu­ro; en po­cas pa­la­bras, sin es­pe­ran­za, as­pi­ran­do a so­bre­vi­vir el día a día.

Tam­po­co pu­do, du­ran­te esos 12 años –la mi­tad de los cua­les se ufa­nó por mos­trar al mun­do sus su­pe­rá­vits ge­me­los–, unir a los ar­gen­ti­nos sino más bien pro­fun­di­zar grie­tas de an­ti­gua da­ta y ac­tua­li­zar­las con nue­vas for­mas de ex­pre­sión de vie­jos en­co­nos. Tam­po­co su­po me­jo­rar la edu­ca­ción, res­pe­tar la au­to­no­mía de la Jus­ti­cia, for­ta­le­cer los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos y, so­bre to­do, go­ber­nar con trans­pa­ren­cia, ejem­pla­ri­dad y sen­ti­do éti­co.

En ese con­tex­to de frus­tra­ción y sen­ti­mien­to de pér­di­da me pre­gun­to qué sig­ni­fi­ca­do so­cial con­tie­ne la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do. ¿Qué fue lo que hi­zo que una mul­ti­tud a lo lar­go y a lo an­cho del país se iden­ti­fi­ca­ra y con­mo­vie­ra con un jo­ven de quien has­ta ha­ce po­co sa­bía­mos po­co y na­da?

De­jo de­li­be­ra­da­men­te de la­do el uso per­ver­so y ver­gon­zo­so que al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos han in­ten­ta­do ha­cer del ca­so. De­jo tam­bién por fue­ra las evi­den­cias de cier­ta cor­te­dad de mi­ras de una di­ri­gen­cia in­ca­paz de su­mar en una so­la voz el re­cla­mo uni­fi­ca­do por una res­pues­ta rá­pi­da a la an­gus­tia que nos ge­ne­ra y por una pron­ta re­so­lu­ción del ca­so.

Asis­to a una nue­va con­fir­ma­ción de que son aún mu­chos los que no com­pren­den que nues­tra de­mo­cra­cia vino no só­lo pa­ra que ejer­ci­te­mos el ri­tual del vo­to sino a per­mi­tir­nos man­te­ner presente que to­da­vía nos lla­man a la puer­ta ca­sos co­mo Blum­berg, Nis­man, Mal­do­na­do y tan­tos otros tan im­por­tan­tes, tan do­lo­ro­sos y tan ur­gen­tes en su ne­ce­si­dad de ser es­cla­re­ci­dos.

De es­to pa­re­ce no te­ner con­cien­cia una par­te sus­tan­ti­va de la vie­ja di­ri­gen­cia pe­ro tam­po­co va­rios de los que se sien­ten par­te del “club de la nue­va po­lí­ti­ca”.

¿Qué ha­ce que un acon­te­ci­mien­to, un even­to, se con­vier­ta en un he­cho so­cial de mag­ni­tud? Durk­heim sos­te­nía que un he­cho so­cial re­mi­te a mo­dos de ac­tuar, de pen­sar y de sen­tir, ex­te­rio­res al in­di­vi­duo, y que po­seen un po­der de coer­ción ex­ter­na en vir­tud del cual se le im­po­nen.

Un po­der que se re­co­no­ce por la re­sis­ten­cia que el he­cho opo­ne a to­da ac­ti­vi­dad que pre­ten­da vio­len­tar­lo y que re­mi­te ne­ce­sa­ria­men­te al me­dio so­cial.

Y el he­cho so­cial que se si­túa por de­trás y a los cos­ta­dos de esa sen­sa­ción de frus­tra­ción y re­pa­ra­ción que ge­ne­ra la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do es mul­ti­fa­cé­ti­co. Se nu­tre por un la­do de la des­con­fian­za en­dé­mi­ca y el des­cré­di­to ha­cia el con­jun­to del en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal que de­be­ría re­glar la vi­da en so­cie­dad. Por otro, en la fal­ta de un aba­ni­co de so­li­da­ri­da­des que elu­dan lo que po­dría­mos de­sig­nar co­mo “el par­ti­cu­la­ris­mo de lo uni­ver­sal”, es de­cir, el he­cho de que esas tra­ge­dias no pue­dan ser ins­crip­tas en una mis­ma he­ri­da co­mún. Una que pue­da sen­si­bi­li­zar­nos a to­dos, pa­ra que no exis­tan “ca­te­go­rías de víc­ti­mas” se­gún nues­tras con­vic­cio­nes o creen­cias po­lí­ti­cas.

Lo que quie­ro de­cir es que te­ne­mos que ser ca­pa­ces de im­pug­nar con de­ter­mi­na­ción esa idea de que hay “víc­ti­mas y víc­ti­mas”, ejem­pli­fi­ca­da por el des­afor­tu­na­do con­tras­te es­ta­ble­ci­do por H. Bo­na­fi­ni en­tre San­tia­go Mal­do­na­do y Jor­ge Ju­lio Ló­pez.

¿Se­re­mos ca­pa­ces de vol­ver a creer en una mis­ma idea de in­te­gri­dad, jus­ti­cia y re­pa­ra­ción? ¿Cuá­les son las ba­ses cul­tu­ra­les de esa po­si­bi­li­dad? ¿Qué se re­quie­re pa­ra lo­grar una di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca me­nos aten­ta a las mo­vi­das tác­ti­cas o fac­cio­sas que a una mi­ra­da lar­ga y ge­ne­ro­sa so­bre el fu­tu­ro del país? *So­ció­lo­ga. Analista de OP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.