De­mo­lien­do mi­tos

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - EU­GE­NIA

Un pre­si­den­te no pe­ro­nis­ta no ter­mi­na su man­da­to”, “Trump ja­más se­rá pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos” y “los me­dios tra­di­cio­na­les si­guen mar­can­do agen­da”: el año que pa­só desafió va­rios mi­tos en dis­tin­tos ám­bi­tos. A ni­vel na­cio­nal, Cam­bie­mos ga­nó las PA­SO, la eco­no­mía em­pe­zó a cre­cer, y to­do in­di­ca que no só­lo va a sa­lir pri­me­ro en las elec­cio­nes de oc­tu­bre –el pri­mer ofi­cia­lis­mo no pe­ro­nis­ta des­de 1985– sino que Mau­ri­cio Ma­cri es­tá en ca­rre­ra pa­ra la re­elec­ción. En Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump fue elec­to pre­si­den­te y go­bier­na des­de enero de es­te año. En el es­pa­cio me­diá­ti­co, a pe­sar de que la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do fue ca­si ig­no­ra­da por los dia­rios de ma­yor cir­cu­la­ción, a tra­vés de las re­des se di­fun­dió el re­cla­mo por su apa­ri­ción con vi­da.

Es­tos tres fe­nó­me­nos pue­den pa­re­cer in­co­ne­xos, pe­ro los une el rol que ju­ga­ron las re­des so­cia­les en su desa­rro­llo. No se pue­de pen­sar ni la vic­to­ria elec­to­ral de Ma­cri ni su go­bierno sin su pre­sen­cia en Fa­ce­book y Snap­chat. En las re­des, el Pre­si­den­te com­par­te en­cuen­tros con vo­tan­tes, lla­ma­dos a ciu­da­da­nos preo­cu­pa­dos y spots de pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal. Mi­nis­tros y se­cre­ta­rios pre­sen­tan po­lí­ti­cas y es­ta­dís­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les por Twit­ter y la pri­me­ra da­ma, Ju­lia­na Awa­da, pos­tea fo­tos de su vi­da fa­mi­liar en Ins­ta­gram. La ac­ti­vi­dad del pre­si­den­te de la Ar­gen­ti­na en re­des es par­te de una es­tra­te­gia cui­da­da y sin fi­su­ras. Le­jos de ser una crí­ti­ca, es­to re­sal­ta que Ma­cri y su equi­po se to­man es­te len­gua­je en se­rio.

En cam­bio, Trump usa Twit­ter pa­ra cri­ti­car en tiem­po real tan­to a per­so­nas co­mo pro­gra­mas de te­le­vi­sión y paí­ses con los que no es­tá de acuer­do. En el pro­ce­so, co­me­te erro­res ti­po­grá­fi­cos y de re­dac­ción, y tal vez com­pli­que el tra­ba­jo de los fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Estado, que de­ben sa­lir a ex­pli­car sus in­ter­ven­cio­nes. En ju­nio de 2016, Hi­llary Clin­ton le re­co­men­dó a Trump que “bo­rra­ra su cuen­ta”. Trump no le hi­zo ca­so, y co­mo se­ña­la Pa­blo Bocz­kows­ki, su­peró a la ex pri­me­ra da­ma en can­ti­dad de se­gui­do­res e in­ter­ac­cio­nes en Fa­ce­book y Twit­ter.

Tan­to Ma­cri co­mo Trump re­co­no­cen –ca­da uno en su es­ti­lo– el va­lor de la co­mu­ni­ca­ción con sim­pa­ti­zan­tes y po­ten­cia­les vo­tan­tes que no es­té me­dia­da por pe­rio­dis­tas. Las ven­tas de dia­rios caen de ma­ne­ra cons­tan­te. En 2016, se ven­die­ron me­nos ejem­pla­res de dia­rios en Ar­gen­ti­na que en cual­quier otro año des­de 1958. En Es­ta­dos Uni­dos, el pro­me­dio de ejem­pla­res de dia­rios por día pa­só de 63 mi­llo­nes en 1987 a 36 mi­llo­nes en 2016. La caí­da en la cir­cu­la­ción es­tá acom­pa­ña­da por la me­nor aten­ción a pro­gra­mas de ac­tua­li­dad. Por ejem­plo, dos ter­cios de los es­pec­ta­do­res de In­tra­ta­bles y Pe­rio­dis­mo pa­ra To­dos tie­nen más de 50 años. En es­te con­tex­to, co­mo ana­li­zan Na­ta­lia Aru­gue­te y Er­nes­to Cal­vo, a pe­sar de que los me­dios tra­di­cio­na­les, “ma­yo­ris­tas de la in­for­ma­ción”, ig­no­ra­ron la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do, Twit­ter y Fa­ce­book se mo­vi­li­za­ron. En me­nos de un mes, la pre­gun­ta “¿Dón­de es­tá San­tia­go Mal­do­na­do?” lle­gó a un mi­llón de tuits. La mar­cha ma­si­va del vier­nes 1º de sep­tiem­bre con­fir­mó el po­der de agen­da y con­vo­ca­to­ria de las re­des.

Co­mo en­con­tra­mos en una in­ves­ti­ga­ción en cur­so jun­to a mis co­le­gas del Cen­tro de Es­tu­dios so­bre Me­dios y So­cie­dad en Ar­gen­ti­na, los jó­ve­nes tien­den ca­da vez más a in­for­mar­se a tra­vés de re­des so­cia­les, con­sul­ta­das prin­ci­pal­men­te en el ce­lu­lar, dis­po­si­ti­vo ubi­cuo que los co­nec­ta con su círcu­lo ín­ti­mo pe­ro tam­bién con la ac­tua­li­dad. Si an­tes usá­ba­mos los me­dios, hoy vi­vi­mos en las re­des. Y en las re­des, can­di­da­tos y cau­sas en­cuen­tran su pú­bli­co y des­tru­yen mi­tos de una era que pa­só. Un pre­si­den­te no pe­ro­nis­ta pue­de go­ber­nar Ar­gen­ti­na, Trump pue­de ser pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, los me­dios tra­di­cio­na­les no con­tro­lan la agen­da. En es­tos 12 me­ses que pa­sa­ron, se con­so­li­da­ron es­tas trans­for­ma­cio­nes y se vis­lum­bra­ron otras por ve­nir. El fu­tu­ro es in­cier­to, y aun­que po­si­ble­men­te no lo va mos a leer en los dia­rios, es muy pro­ba­ble que lo vi­va­mos en las re­des. *Di­rec­to­ra de la Li­cen­cia­tu­ra en Co­mu­ni­ca­ción de San An­drés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.