Des­cu­bri­mien­tos, pu­bli­ca­cio­nes y re­cor­tes

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - EU­GE­NIA Ló­PEZ*

Ha­ce ya ca­si un año, en oc­tu­bre de 2016, se pu­bli­ca­ban dos tra­ba­jos ar­gen­ti­nos en el mis­mo nú­me­ro de Scien­ce, una de las re­vis­tas más pres­ti­gio­sas del mun­do, al­go así co­mo que dos pe­lí­cu­las ar­gen­ti­nas es­tu­vie­ran no­mi­na­das a los pre­mios Os­car. El ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por An­to­nia Ma­rín-Bur­gin y co­la­bo­ra­do­res ahon­da en el rol que tie­ne cier­to ti­po de neu­ro­nas que na­cen en el hi­po­cam­po del ce­re­bro adul­to; por su par­te, el tra­ba­jo de Mar­ti­na Le­gris y equi­po re­por­ta el des­cu­bri­mien­to del pri­mer sen­sor mo­le­cu­lar de tem­pe­ra­tu­ra en ve­ge­ta­les. Neu­ro­cien­cia y bio­lo­gía mo­le­cu­lar de plan­tas apro­ba­das con diez. Pe­ro el fes­te­jo de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca por es­te he­cho iné­di­to se vio em­pa­ña­do por una cre­cien­te preo­cu­pa­ción, ya que tam­bién en oc­tu­bre se anun­cia­ba un re­cor­te pre­su­pues­ta­rio en cien­cia y tec­no­lo­gía. Arran­ca­ba un año agi­ta­do.

El con­flic­to se acre­cen­tó cuan­do mu­chos pos­tu­lan­tes no pu­die­ron en­trar a la ca­rre­ra de in­ves­ti­ga­dor, pe­se a es­tar re­co­men­da­dos y te­ner to­dos los re­qui­si­tos aca­dé­mi­cos. Era fi­nes de di­ciem­bre, se acer­ca­ban las fies­tas, ha­cía ca­lor, pe­ro na­da de eso im­pi­dió que mu­chos in­ves­ti­ga­do­res, be­ca­rios y be­ca­rias, se ins­ta­la­ran en la ex­pla­na­da del Mi­nis­te­rio de Cien­cia re­cla­man­do una so­lu­ción.

Mien­tras tan­to, los ha­llaz­gos con­ti­nua­ron. Me­ca­nis­mos mo­le­cu­la­res que re­pa­ran el ADN, plas­ma ri­co en pla­que­tas, mé­to­dos efi­cien­tes de ex­trac­ción de li­tio, cla­ves de la fi­sio­lo­gía ce­lu­lar del Par­kin­son, in­mu­no­te­ra­pias pa­ra dis­tin­tos ti­pos de cán­cer, di­no­sau­rios ti­tá­ni­cos que ha­bi­ta­ron la Pa­ta­go­nia ha­ce mi­llo­nes de años y mu­chos otros apor­tes lo­ca­les al co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co. A prin­ci­pios de abril, se pu­bli­có un tra­ba­jo que tu­vo mu­cha re­per­cu­sión me­diá­ti­ca en nues­tro país y en el mun­do. No se tra­ta­ba de la cu­ra de nin­gu­na en­fer­me­dad o de un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que nos iba a per­mi­tir vi­vir mil años. En el me­dio de dis­cu­sio­nes en­tre cien­cia útil e inú­til, y de­cla­ra­cio­nes que cau­sa­ron po­lé­mi­ca so­bre el po­si­ble­men­te fal­so de­ba­te cien­cia bá­si­ca vs. cien­cia apli­ca­da, se pu­bli­có un ar­tícu­lo fascinante, in­ter­dis­ci­pli­na­rio y her­mo­so. Se tra­ta del ha­llaz­go del pri­mer an­fi­bio fluo­res­cen­te. El pa­per con la des­crip­ción de la fluo­res­cen­cia de es­ta ra­na es el re­sul­ta­do de un lar­go tra­ba­jo de años en que los au­to­res co­nec­tan la quí­mi­ca, la eco­lo­gía, la evo­lu­ción y los es­tu­dios de com­por­ta­mien­to, re­cor­dán­do­nos que el des­cu­bri­mien­to de la na­tu­ra­le­za no es­tá di­vi­di­do en com­par­ti­mien­tos es­tan­cos, y que las in­ter­co­ne­xio­nes en­tre in­ves­ti­ga­do­res son un re­fle­jo de lo com­ple­jo y ma­ra­vi­llo­so del uni­ver­so.

En ma­yo sa­lió a la luz Un li­bro so­bre dro­gas, es­cri­to por cien­tí­fi­cos de dis­tin­tas áreas y edi­ta­do por El Ga­to y la Ca­ja, mo­ti­va­dos por el ob­je­ti­vo de po­ner so­bre la me­sa el te­ma uti­li­zan­do evi­den­cias pa­ra dis­cu­tir. Es­ta es só­lo una mues­tra re­cien­te de las tan­tas se­ña­les que in­di­can có­mo de a po­co, ade­más de in­ves­ti­gar, cien­tí­fi­cos y cien­tí­fi­cas se es­tán ani­man­do a con­quis­tar otros es­pa­cios co­mo la po­lí­ti­ca y la co­mu­ni­ca­ción. Por­que no se tra­ta sim­ple­men­te de ‘apo­yar la cien­cia’ co­mo si fue­se un bra­zo es­cin­di­do de la so­cie­dad. El Estado y to­dos los ciu­da­da­nos po­dría­mos apo­yar­nos en la cien­cia y en las evi­den­cias pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes.

El úl­ti­mo año es­tu­vo lleno de des­cu­bri­mien­tos fas­ci­nan­tes, reconocimientos in­ter­na­cio­na­les de cien­tí­fi­cas y cien­tí­fi­cos ar­gen­ti­nos, pre­mios, pu­bli­ca­cio­nes en re­vis­tas de al­to im­pac­to, aplau­sos, me­da­llas y be­sos. Pe­ro tam­bién fue un año mo­vi­do en el que be­ca­rios e in­ves­ti­ga­do­res sa­lie­ron de sus la­bo­ra­to­rios en mu­chos sen­ti­dos. Sa­lie­ron a re­cla­mar, a pe­dir más pre­su­pues­to, más es­pa­cio, más car­gos, más sub­si­dios, y tam­bién sa­lie­ron a con­tar lo que ha­cen, o lo que ha­cen otros, o lo que ha­bría que ha­cer. Aman­tes de la cien­cia en ge­ne­ral se ani­ma­ron a con­tar por qué se in­ves­ti­ga lo que se in­ves­ti­ga, por qué es im­por­tan­te, por qué es di­ver­ti­do, por qué es in­tere­san­te, por qué es her­mo­so, por qué hay que ha­cer­lo y por qué hay que ha­cer­lo aún más. * Bió­lo­ga y ma­gís­ter en Neu­ro­cien­cia y Edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.