(No) Mar­che pre­so

Perfil (Domingo) - - CIENCIA - DIA­NA COHEN AGREST*

Na­die es cul­pa­ble. Los delincuentes po­bres por­que son el pro­duc­to de la in­jus­ti­cia so­cial, y los delincuentes ri­cos o en­ri­que­ci­dos por­que go­zan del man­to pro­tec­tor de la im­pu­ni­dad que fa­vo­re­ce a los per­so­na­jes li­ga­dos al po­der.

Con esa ma­triz ideo­ló­gi­ca y com­pli­ci­da­des en jue­go, no sor­pren­de que to­dos es­tén li­bres, ya sea por una Jus­ti­cia irre­me­dia­ble­men­te ofi­cia­lis­ta que es­pe­cu­la con un país di­vi­di­do, ya sea por un go­bierno al que le es fun­cio­nal man­te­ner el sta­tu quo. Por su par­te, es his­tó­ri­ca la in­ca­pa­ci­dad de la Jus­ti­cia pa­ra di­ri­mir con­flic­tos, pa­ra des­ar­ti­cu­lar las aso­cia­cio­nes ma­fio­sas y pa­ra es­cla­re­cer muer­tes y des­apa­ri­cio­nes en la era de­mo­crá­ti­ca.

En cuan­to a los otros de­li­tos, más nu­me­ro­sos y no me­nos do­lo­ro­sos, du­ran­te los úl­ti­mos me­ses se li­bra­ron ba­ta­llas des­de la so­cie­dad ci­vil que bus­ca­ron ter­mi­nar con la in­ver­sión ideo­ló­gi­ca de la víc­ti­ma y el vic­ti­ma­rio, pro­du­cién­do­se avan­ces le­gis­la­ti­vos pen­dien­tes des­de el año 1985, cuan­do la De­cla­ra­ción so­bre los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de Jus­ti­cia pa­ra las víc­ti­mas de de­li­tos y del abu­so de po­der, emi­ti­da por las Na­cio­nes Uni­das, fue apli­ca­da en la Ar­gen­ti­na ex­clu­si­va­men­te a las víc­ti­mas de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal mien­tras que ja­más aten­dió a las de de­li­to co­mún.

La san­ción re­cien­te de la Ley 27.372 da lu­gar a la crea­ción de un Cen­tro de Asis­ten­cia a las Víc­ti­mas de De­li­tos que ten­drá a su car­go la asis­ten­cia en de­li­tos de com­pe­ten­cia de la Jus­ti­cia fe­de­ral y en los de com­pe­ten­cia or­di­na­ria a re­que­ri­mien­to de las ju­ris­dic­cio­nes lo­ca­les.

En otros paí­ses, el fis­cal acu­sa y re­pre­sen­ta no só­lo al Estado sino a la víc­ti­ma. Por es­ta pe­cu­lia­ri­dad ju­rí­di­ca, nues­tro país de­be crear y re­gu­lar la fi­gu­ra del De­fen­sor Pú­bli­co de Víc­ti­mas, cu­ya fun­ción prin­ci­pal es la de brin­dar asis­ten­cia téc­ni­ca y pa­tro­ci­nio ju­rí­di­co en pro­ce­sos pe­na­les a quie­nes su­frie­ron de­li­tos gra­ves, cons­ti­tu­yen­do un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo que obli­ga al Estado a acom­pa­ñar a las fa­mi­lias su­mi­das en el do­lor y en el arri­bo de la ave­ri­gua­ción de la ver­dad. Y en res­pe­to al prin­ci­pio de igual­dad an­te la ley, in­ten­ta equi­pa­rar los de­re­chos de los impu­tados, quie­nes cuen­tan con un abo­ga­do gra­tui­to pro­por­cio­na­do por el Estado con los de las víc­ti­mas que ca­re­cen, has­ta el mo­men­to, de pa­tro­ci­nio ju­rí­di­co.

In­creí­ble pe­ro real, por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la De­fen­sa ja­más cum­plió de­bi­da­men­te con sus obli­ga­cio­nes de aten­der a las víc­ti­mas, pe­se a un ge­ne­ro­so pre­su­pues­to que con­tem­pla di­cha fun­ción.

Pa­ra sub­sa­nar tar­día­men­te es­ta asi­me­tría, emi­tió una re­so­lu­ción en la que se lla­ma a con­cur­so a los as­pi­ran­tes a los car­gos de de­fen­so­res.

Tras su lec­tu­ra uno se pre­gun­ta si la ley de víc­ti­mas es un ac­to de jus­ti­cia o to­do se li­mi­ta a una pul­sea­da de coop­ta­ción bu­ro­crá­ti­ca: en el ru­bro An­te­ce­den­tes del con­cur­so, de los cien pun­tos po­si­bles pa­ra la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción, só­lo diez de­be­rán es­tar ne­ce­sa­ria­men­te vin­cu­la­dos al ejer­ci­cio efec­ti­vo de la de­fen­sa.

Tan ne­ce­sa­ria co­mo di­fí­cil de im­ple­men­tar, la ley con­tem­pla la rea­li­za­ción de con­cur­sos por an­te­ce­den­tes y opo­si­ción a fin de que la se­lec­ción de los as­pi­ran­tes sea lo más idó­nea po­si­ble. La pre­gun­ta es: si las se­lec­cio­nes de los ma­gis­tra­dos no son trans­pa­ren­tes, y los car­gos son pre­mios re­par­ti­dos en­tre ami­gos, ¿por qué ra­zón van a ser­lo aho­ra? Y otro asun­to más: ¿có­mo pue­de un abo­ga­do sa­ca­pre­sos cam­biar­se de tra­je y acu­sar a quien siem­pre de­fen­dió?

Otro hi­to im­por­tan­te de es­tos úl­ti­mos me­ses fue la re­for­ma de la Ley 24.660 de Eje­cu­ción de la Pe­na: de aho­ra en más, los con­de­na­dos de de­li­tos gra­ves no po­drán go­zar de los be­ne­fi­cios com­pren­di­dos en el pe­río­do de prue­ba y tam­bién se li­mi­ta la li­ber­tad con­di­cio­nal.

Una vez más: la ma­yo­ría de los jue­ces fue­ron for­ma­dos en uni­ver­si­da­des abo­li­cio­nis­tas y, co­mo es sa­bi­do, es más fá­cil cam­biar la le­tra de la ley que sa­near los há­bi­tos de una pro­fe­sión que ob­tie­ne un ré­di­to eco­nó­mi­co con las ex­car­ce­la­cio­nes.

La Jus­ti­cia es el cán­cer de la Ar­gen­ti­na, con múl­ti­ples me­tás­ta­sis que al­can­zan los in­ters­ti­cios me­nos pen­sa­dos. En ese or­ga­nis­mo en­fer­mo, hoy por hoy los dos pun­tos cla­ves pa­ra me­jo­rar el en­tra­ma­do de la Jus­ti­cia pa­san por re­cu­pe­rar dos ins­ti­tu­cio­nes: el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y la Pro­cu­ra­ción Ge­ne­ral. ¿Y el res­to? El res­to se da­rá por aña­di­du­ra (o efec­to do­mi­nó). Hay que sa­near pri­me­ro es­tas dos ins­ti­tu­cio­nes, por­que sin Jus­ti­cia no hay re­pú­bli­ca, y sin re­pú­bli­ca, cae­re­mos en una nue­va for­ma de to­ta­li­ta­ris­mo. *Doc­to­ra en Fi­lo­so­fía y en­sa­yis­ta. Pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ci­vil Usi­na de Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.