Di­plo­ma­tu­ra en Pe­rio­dis­mo Di­gi­tal Per­fil-Aus­tral

Se lan­za una nue­va edi­ción del pos­gra­do es­pe­cia­li­za­do en es­tra­te­gias de me­dios on­li­ne y re­dac­ción pe­rio­dís­ti­ca mul­ti­pla­ta­for­ma. Prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les y cla­ses ma­gis­tra­les con los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas.

Perfil (Domingo) - - UNIVERSIDAD - FER­NAN­DO RUIZ*

Una for­ma fá­cil de sin­te­ti­zar el rol del pe­rio­dis­mo en nues­tra tur­bu­len­ta vi­da in­for­ma­ti­va co­mo so­cie­dad es de­cir que es el res­pon­sa­ble de ar­mar el rom­pe­ca­be­zas. Ese jue­go que nos en­tu­sias­mó de chi­cos, y a al­gu­nos in­clu­so de gran­des, es una per­fec­ta me­tá­fo­ra de lo que un me­dio pe­rio­dís­ti­co de ca­li­dad de­be ha­cer.

To­me­mo s el c a so de l a des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, y pen­se­mos có­mo nos cues­ta en­con­trar to­das las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas en un so­lo me­dio. Es co­mo si no­so­tros co­mo au­dien­cia fué­ra­mos los en­car­ga­dos de unir las pie­zas suel­tas. To­dos se sien­ten con de­re­cho a opi- nar, y mu­chos lo ha­cen con con­tun­den­cia, pe­ro po­cos se to­man el tra­ba­jo de unir to­das las par­tes que es­tán suel­tas.

Los fuer­tes tor­na­dos de opi­nión que exis­ten en el país em­pu­jan a gran par­te de los pe­rio­dis­tas a cons­truir opi­nio­nes sin pa­sar por la eta­pa de cons­truir pro­fe­sio­nal­men­te el rom­pe­ca­be­zas. La his­to­ria de la pro­fe­sión de­mues­tra que ale­jar­se de las bue­nas prác­ti­cas ter­mi­na per­ju­di­can­do la ca­li­dad de la con­vi­ven­cia.

No nos de­be­ría in­tere­sar la opi­nión del ca­so de na­die que no ha­ya ar­ma­do el rom­pe­ca­be­zas. No tie­ne va­lor la opi­nión de aquel que se aga­rra a las pie­zas que co­no­ce y no bus­ca las otras. Esa opi­nión no nos in­tere­sa, y de al­gún mo­do nos per­ju­di­ca la com­pren­sión. To­dos tie­nen de­re­cho a opi­nar pe­ro es men­ti­ra que to­das las opi­nio­nes va­len lo mis­mo: el periodista que ar­mó el rom­pe­ca­be­zas tie­ne una opi­nión de ma­yor va­lor. La opi­nión pa­ra un periodista es tam­bién una con­duc­ta con una enor­me exi­gen­cia pro­fe­sio­nal; no es en ab­so­lu­to li­bre, tie­ne que es­tar más ata­da al co­no­ci­mien­to que la de un ciu­da­dano co­mún.

¿Y có­mo se cons­tru­ye ese rom­pe­ca­be­zas? Son por lo me­nos dos re­glas. La pri­me­ra es con­sul­tar en for­ma ho­nes­ta a to­dos los in­vo­lu­cra­dos y

a los que pue­dan sa­ber al­go; y en se­gun­do lu­gar, ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción que nos dan, más allá de la con­fian­za o la sim­pa­tía que le po­da­mos te­ner a ca­da una de ellas.

Al­go que des­orien­ta mu­cho en el pe­rio­dis­mo, y en la vi­da dia­ria, es que las bue­nas per­so­nas mu­chas ve­ces cuen- tan men­ti­ras, y las per­so­nas me­nos bue­nas mu­chas ve­ces cuen­tan verdades. Por lo tan­to, to­dos tie­nen que pa­sar por los fil­tros de la ve­ri­fi­ca­ción. No hay fuen­te que no ten­ga que ser so­me­ti­da al de­tec­tor de men­ti­ras pro­fe­sio­nal. Eso nos per­mi­ti­ría te­ner una con­ver­sa­ción pú­bli­ca me­nos tó­xi­ca. Ese es nues­tro apor­te co­mo pro­fe­sión a la vi­da co­mu­ni­ta­ria.

En el en­torno di­gi­tal, es­to es más im­por­tan­te que nun­ca. Te­ne­mos más re­cur­sos pa­ra bus­car in­for­ma­ción, po­de­mos ha­cer los rom­pe­ca­be­zas más com­ple­jos y abar­ca­ti­vos de la his­to­ria del pe­rio­dis­mo, pe­ro cues­ta que se ha­gan. Las per­so­nas se afe­rran a los pe­da­ci­tos de reali­dad que co­no­cen y los de­fien­den co­mo si fue­ran is­lo­tes en los cua­les flo­tan en al­ta mar. Me­jor tec­no­lo­gía no ge­ne­ra au­to­má­ti­ca­men­te me­jor pe­rio­dis­mo. El es­ce­na­rio di­gi­tal po­ten­cia tan­to las vir­tu­des co­mo los vi­cios de la pro­fe­sión.

El fu­tu­ro del pe­rio­dis­mo es­tá en lo­grar res­pon­der a tres desafíos prin­ci­pa­les:

1. Cons­truir el rom­pe­ca­be­zas so­bre los asun­tos pú­bli­cos apro­ve­chan­do la mo­nu­men­tal ca­ja de he­rra­mien­tas que ofre­ce la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de con­tar las historias co­mo nun­ca an­tes.

2. Po­der co­mu­ni­car ese rom­pe­ca­be­zas a gran­des au­dien­cias. Una vez más hay que des-

El fu­tu­ro del pe­rio­dis­mo es­tá en cons­truir el rom­pe­ca­be­zas y trans­mi­tir­lo

ta­car que no hay pe­rio­dis­mo de ca­li­dad si no hay im­pac­to en la au­dien­cia, si no se lo­gra cap­tar la aten­ción pa­ra ha­cer lle­gar el men­sa­je. Es­to hoy se lla­ma desa­rro­llo de au­dien­cia.

3. Lo­grar que la co­mu­ni­ca­ción de ese rom­pe­ca­be­zas a gran­des au­dien­cias pro­duz­ca un in­gre­so eco­nó­mi­co su­fi­cien­te pa­ra dar­le so­li­dez y con­ti­nui­dad a la prác­ti­ca pe­rio­dís­ti­ca. Es­to hoy se lla­ma mo­ne­ti­za­ción.

Cual­quie­ra de esos tres desafíos que no re­sol­va­mos va a te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la so­cie­dad. Si so­mos bue­nos pa­ra cons­truir el rom­pe­ca­be­zas pe­ro no lo sa­be­mos co­mu­ni­car a una gran au­dien­cia, o si te­ne­mos una gran au­dien­cia pe­ro no po­de­mos fi­nan­ciar nues­tro tra­ba­jo, la pro­fe­sión en­tra­rá en cri­sis.

El apor­te de la uni­ver­si­dad es ayu­dar a que en esos tres desafíos sea­mos con­tem­po­rá­neos de los que los en­fren­tan en el mun­do. No es­tán cla­ras las al­ter­na­ti­vas que tie­ne el pe­rio­dis­mo pa­ra avan­zar. In­clu­so fra­ca­san aque­llos que cree­mos que do­mi­nan las cla­ves del es­ce­na­rio di­gi­tal.

No te­ne­mos du­da de la ne­ce­si­dad que la so­cie­dad tie­ne de con­tar con pe­rio­dis­mo pro­fe­sio­nal. To­dos los aná­li­sis so­bre la “mar­gi­na­li­za­ción” de la pro­fe­sión no son con­sis­ten­tes en ar­gu­men­tar so­bre una so­cie­dad sin pe­rio­dis­tas. La BBC ar­gu­men­tó en un re­cien­te in­for­me que el pe­rio­dis­mo es el prin­ci­pal ser­vi­cio pú­bli­co de una de­mo­cra­ca.

Des­de la uni­ver­si­dad que­re­mos ayu­dar a for­mar a la nue­va ge­ne­ra­ción de edi­to­res del pe­rio­dis­mo di­gi­tal, que son quie­nes van a te­ner que re­sol­ver esos desafíos. La for­ma en que con­ver­sa­mos co­mo so­cie­dad nos tie­ne que con­ven­cer de la ur­gen­cia de re­sol­ver­los.

Crear una co­mu­ni­dad in­ter­dis­ci­pli­na­ria de apren­di­za­je, muy co­nec­ta­da con la dis­cu­sión in­ter­na­cio­nal y a su vez con la pro­ble­má­ti­ca lo­cal, es nues­tra brú­ju­la en es­ta ta­rea.

El fu­tu­ro del pe­rio­dis­mo es­tá en cons­truir el rom­pe­ca­be­zas y trans­mi­tir­lo

CEDOC PER­FIL

EX­CE­LEN­CIA. Es­ta ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va cuen­ta con un al­to ni­vel aca­dé­mi­co y pres­ti­gio en Ar­gen­ti­na y otros paí­ses. Su cons­tan­te per­fec­cio­na­mien­to la ubi­ca en­tre las me­jo­res.

MAR­CE­LO ABALLAY

EDI­TO­RIAL. Los alum­nos rea­li­za­rán sus prác­ti­cas en es­te edi­fi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.