El jui­cio sen­tó pre­ce­den­te

Perfil (Domingo) - - POLICIALES - N.G.

La sen­ten­cia a Gonzalo Li­za­rral­de ter­mi­nó en po­lé­mi­ca. La fa­mi­lia de Pao­la tu­vo que lu­char pa­ra que el cri­men fue­ra ca­ta­lo­ga­do co­mo fe­mi­ci­dio y re­vo­car los ar­gu­men­tos que ha­bía da­do el juez en pri­me­ra ins­tan­cia. El 7 de oc­tu­bre de 2015, el ju­ra­do po­pu­lar de la Cá­ma­ra 11ª del Cri­men con­de­nó a re­clu­sión per­pe­tua a Li­za­rral­de por el cri­men de Pao­la ca­li­fi­ca­do por ale­vo­sía y por ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio de su hi­ja Mar­ti­na. Pe­ro los jue­ces qui­ró­fano y des­pués fue da­da de al­ta. Su pa­dre la ha­bía acu­chi­lla­do tres ve­ces. “Por suer­te es­tá muy bien de sa­lud. Se­gui­mos con la reha­bi­li­ta­ción de la he­ri­da que tie­ne en la par­te ba­ja del cue­llo, a la al­tu­ra de la trá­quea, que es la más pro­fun­da. Y am­bas es­ta­mos con tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co. Ella pa­ra ir afron­tan­do lo que pa­só y yo pa­ra ha­cer­le fren­te a to­do: des­de sus pre­gun­tas, has­ta có­mo tra­tar ca­da te­ma cuan­do se va pre­sen­tan­do”, co­men­ta su abue­la.

Hoy Mar­ti­na ha­bla de su ci­ca­triz, la mues­tra y les cuen­ta a sus com­pa­ñe­ri­tos de jar­dín no die­ron lu­gar al agra­van­te de fe­mi­ci­dio ar­gu­men­tan­do que víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio no te­nían una re­la­ción es­ta­ble (se co­no­cían des­de ha­cía seis me­ses) y por­que Pao­la “no era su­mi­sa”.

“No se tra­ta­ba de una mu­jer que se co­lo­ca­ba a sí mis­ma en el rol fi­ja­do so­cio­cul­tu­ral­men­te pa­ra el gé­ne­ro fe­me­nino, que to­le­ra y so­por­ta to­da con­duc­ta abu­si­va del hom­bre, sino que se mos­tró co­mo una per­so­na de­ci­di­da a de­fen­der su de­re­cho y los de su hi­ja”, re­sol­vie­ron los jue­ces.

El abo­ga­do de la fa­mi­lia de Pao­la, Juan Carlos Sar­mien­to, ape­ló la re­so­lu­ción. En mar­zo pa­sa­do, el TSJ re­sol­vió que fue un fe­mi­ci­dio. En la re­so­lu­ción se fun­da­men­tó que “no es ne­ce­sa­ria la exis­ten­cia de un víncu­lo (de pa­re­ja) pa­ra que ha­ya fe­mi­ci­dio” y que “no es ne­ce­sa­rio cen­trar­se en el aná­li­sis de si la víc­ti­ma es vul­ne­ra­ble”. que tie­ne una “las­ti­ma­du­ra”. “Tal vez en al­gún mo­men­to po­da­mos ha­cer­le una ci­ru­gía es­té­ti­ca pa­ra que se le no­te me­nos la mar­ca, por­que yo creo que pue­de lle­gar a sen­tir­se mal cuan­do sea gran­de”, afir­ma Nor­ma.

To­das las no­ches, Mar­ti­na en­cuen­tra a su ma­má en una es­tre­lla. Y su abue­la se emo­cio­na ca­da vez que eso pa­sa: “Le ha­bla­mos del amor con que Pao­la la crió, le con­ta­mos có­mo era, la men­cio­na­mos to­do el tiem­po. Gra­cias a Dios, por el pa­dre no pre­gun­ta. Hoy no sa­bría qué res­pon­der­le, no es fá­cil ex­pli­car­le lo que él hi­zo”.

CEDOC PER­FIL

LI­ZA­RRAL­DE. Fue juz­ga­do y con­de­na­do en el año 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.